Esposa Caracola(田螺新娘)

Esposa Caracola

Palabra clave

우렁각시 ( 田螺新娘 )

Ubicación de la enciclopedia

Literatura Popular de Corea > Cuento > Mindam

Autor KimDaesook(金大琡)

El cuento “Ureonggaksi” narra la historia de un hombre que se casa con una joven que viene de un caparazón de caracol, pero se la pierde tras haber roto un tabú. Las narrativas acerca de los caracoles auspiciosos han sido documentadas en China a partir de los antiguos tiempos, incluyendo el cuento “Novia Caracola” registrado tanto en la Colección de los Cuentos Extraños Jiyiji, como en la Colección de los Registros Añadidos de Lo Extraño, Shoushenhouji, compilada por Deng Yuanzuo en algún momento entre 365 a. C. y 474 d. C.

Hace mucho tiempo, vivía un solterón que cuidaba a su madre envejecida por su cuenta, pero era demasiado pobre para tener una esposa. Un día, mientras estaba trabajando en el arrozal, él mismo dijo: “¿Con quién compartiré todo el arroz?”, y él oyó una voz contestando: “Conmigo, por supuesto”. Asustado, él repitió su pregunta, y la voz contestó otra vez: “Conmigo, por supuesto”. Él miró alrededor pero no vio nada, excepto un caparazón de caracol junto al arrozal, y lo trajo a casa y lo guardó en lo profundo del armario. Desde entonces, cada vez que él y su madre regresaron a casa del campo, había comida esperando a ellos, comida caliente y deliciosa con faisán frito y arroz recién cocido al vapor. Confundido, el solterón se escondió tras haber fingido ir a trabajar y vio a una joven bella como un hada saliendo del caparazón de caracol guardado en el armario y preparando la comida. El solterón no pudo suprimir su emoción y dio un salto abrazando a la joven y proponiéndole matrimonio La joven dijo que aún no había llegado el momento de casarse y le pidió que la espere por tres días (o tres meses o tres años). Sin embargo, el solterón se puso impaciente y le convenció casarse con él ese día. Con el miedo a perderla, él se mantenía cerca de ella, prohibiéndole a salir de la casa. Un día, la joven caracola –ahora la esposa del solterón- preparó el almuerzo para su esposo que estaba trabajando en el campo. Su suegra quería quedarse en la casa y comer el arroz crujiente, pegado al fondo de la olla, así que envió a su nuera al campo llevando el almuerzo de su hijo. En su camino al campo, la esposa vio la procesión del magistrado y se escondió en el bosque, pero el magistrado se dio cuenta de una luz brillante que venía del bosque, y ordenó a su siervo ir y averiguar qué estaba pasando, diciéndole que si era una flor, la recogiera, si era el agua, la recogiera, si era una persona, la trajera. Cuando el siervo la vio a ella, la esposa estaba temblando con la canasta de almuerzo puesta junto a sus pies. Ella le pidió al siervo dejarle ir, pero el siervo la llevó a donde estaba parado el palanquín del magistrado, y al final, el magistrado la llevó. El esposo fue a la oficina del magistrado para buscar a su esposa, pero no pudo logarlo y murió de tristeza, después de lo que se transformó en un azulejo. La esposa se negó a servir al magistrado y murió después de haber rechazado la comida, transformándose en un peine de dientes finos. Hay algunas variaciones de este relato que concluyen con un final feliz. Cuando la esposa se negó a sonreí en cautividad, el magistrado aceptó su solicitud de organizar un banquete, y cuando su esposo asistió al banquete y bailó llevando un vestido de plumas azules, ella se sonrió finalmente. El magistrado pidió al esposo intercambiar su vestido, y el esposo aceptó. Justo después de que el esposo se puso la túnica real de dragón del magistrado, la esposa le dijo suba al pabellón de la oficina, lo que resultó en la expulsión del magistrado y nombramiento para que el esposo tomara el cargo de magistrado, tras lo cual el esposo y la esposa vivieron felices. Este relato toma prestada la estructura de los ritos de iniciación y las narrativas de sufrimientos femeninos, con la diferencia del grado de obstáculos según los estatus sociales, la esposa caracola se describe como un hada del cielo enviada al mundo humano como un castigo. Esta unión entre dos partes muy desiguales, adquirida por la ruptura de tabú, termina con la tragedia provocada por la clase dirigente. En la narrativa, la mujer se presenta como un objeto de valor importante en la vida del hombre, un objeto que está en riesgo de pérdida y/o robo.

Esposa Caracola

Esposa Caracola
Palabra clave

우렁각시 ( 田螺新娘 )

Ubicación de la enciclopedia

Literatura Popular de Corea > Cuento > Mindam

Autor KimDaesook(金大琡)

El cuento “Ureonggaksi” narra la historia de un hombre que se casa con una joven que viene de un caparazón de caracol, pero se la pierde tras haber roto un tabú. Las narrativas acerca de los caracoles auspiciosos han sido documentadas en China a partir de los antiguos tiempos, incluyendo el cuento “Novia Caracola” registrado tanto en la Colección de los Cuentos Extraños Jiyiji, como en la Colección de los Registros Añadidos de Lo Extraño, Shoushenhouji, compilada por Deng Yuanzuo en algún momento entre 365 a. C. y 474 d. C.

Hace mucho tiempo, vivía un solterón que cuidaba a su madre envejecida por su cuenta, pero era demasiado pobre para tener una esposa. Un día, mientras estaba trabajando en el arrozal, él mismo dijo: “¿Con quién compartiré todo el arroz?”, y él oyó una voz contestando: “Conmigo, por supuesto”. Asustado, él repitió su pregunta, y la voz contestó otra vez: “Conmigo, por supuesto”. Él miró alrededor pero no vio nada, excepto un caparazón de caracol junto al arrozal, y lo trajo a casa y lo guardó en lo profundo del armario. Desde entonces, cada vez que él y su madre regresaron a casa del campo, había comida esperando a ellos, comida caliente y deliciosa con faisán frito y arroz recién cocido al vapor. Confundido, el solterón se escondió tras haber fingido ir a trabajar y vio a una joven bella como un hada saliendo del caparazón de caracol guardado en el armario y preparando la comida. El solterón no pudo suprimir su emoción y dio un salto abrazando a la joven y proponiéndole matrimonio La joven dijo que aún no había llegado el momento de casarse y le pidió que la espere por tres días (o tres meses o tres años). Sin embargo, el solterón se puso impaciente y le convenció casarse con él ese día. Con el miedo a perderla, él se mantenía cerca de ella, prohibiéndole a salir de la casa. Un día, la joven caracola –ahora la esposa del solterón- preparó el almuerzo para su esposo que estaba trabajando en el campo. Su suegra quería quedarse en la casa y comer el arroz crujiente, pegado al fondo de la olla, así que envió a su nuera al campo llevando el almuerzo de su hijo. En su camino al campo, la esposa vio la procesión del magistrado y se escondió en el bosque, pero el magistrado se dio cuenta de una luz brillante que venía del bosque, y ordenó a su siervo ir y averiguar qué estaba pasando, diciéndole que si era una flor, la recogiera, si era el agua, la recogiera, si era una persona, la trajera. Cuando el siervo la vio a ella, la esposa estaba temblando con la canasta de almuerzo puesta junto a sus pies. Ella le pidió al siervo dejarle ir, pero el siervo la llevó a donde estaba parado el palanquín del magistrado, y al final, el magistrado la llevó. El esposo fue a la oficina del magistrado para buscar a su esposa, pero no pudo logarlo y murió de tristeza, después de lo que se transformó en un azulejo. La esposa se negó a servir al magistrado y murió después de haber rechazado la comida, transformándose en un peine de dientes finos. Hay algunas variaciones de este relato que concluyen con un final feliz. Cuando la esposa se negó a sonreí en cautividad, el magistrado aceptó su solicitud de organizar un banquete, y cuando su esposo asistió al banquete y bailó llevando un vestido de plumas azules, ella se sonrió finalmente. El magistrado pidió al esposo intercambiar su vestido, y el esposo aceptó. Justo después de que el esposo se puso la túnica real de dragón del magistrado, la esposa le dijo suba al pabellón de la oficina, lo que resultó en la expulsión del magistrado y nombramiento para que el esposo tomara el cargo de magistrado, tras lo cual el esposo y la esposa vivieron felices. Este relato toma prestada la estructura de los ritos de iniciación y las narrativas de sufrimientos femeninos, con la diferencia del grado de obstáculos según los estatus sociales, la esposa caracola se describe como un hada del cielo enviada al mundo humano como un castigo. Esta unión entre dos partes muy desiguales, adquirida por la ruptura de tabú, termina con la tragedia provocada por la clase dirigente. En la narrativa, la mujer se presenta como un objeto de valor importante en la vida del hombre, un objeto que está en riesgo de pérdida y/o robo.