Soltero Árbol Y Gran Diluvio

Soltero Árbol Y Gran Diluvio

Palabra clave

목도령과 대홍수 ( Tree Bachelor and the Great Flood )

Ubicación de la enciclopedia

Literatura Popular de Corea > Cuento > Mindam

Autor OhSejung(吳世晶)

Este cuento narra la historia de Mokdoryeong que nació entre un hada del cielo y un árbol, quien se convirtió en el progenitor de la raza humana.

Hace mucho tiempo, un hada descendió del cielo, y tras haber experimentado una comunión con el espíritu de un árbol (o un dios del árbol), ella dio a luz a un hijo, al que ella llamó Mokdoryeong (Soltero Árbol). El hada volvió al cielo, y poco después, cayeron fuertes lluvias que provocaron las inundaciones afectando a todo el Universo. El padre árbol fue a la deriva llevando a Mokdoryeong en su tronco. Cuando ellos se encontraron en un hormiguero y una nube de mosquitos arrastrados por el agua, el niño los rescató. Más tarde, ellos vieron a un niño pidiendo ayuda, y Mokdoryeong quiso salvarlo, sin embargo el árbol se opuso, pero Mokdoryeong se sintió muy mal al ver al niño y lo rescató. Muy pronto, el árbol llegó a la cima de una montaña, donde una mujer anciana vivía con su hija adoptiva (o criada).

Tanto Mokdoryeong como el niño rescatado querían casarse con la chica. En un intento de casarse con ella, el niño rescatado hizo trampa para que Mokdoryeong se sometiera a la prueba de recoger granos en un campo de arena, y él no pudo pasar la prueba sin la ayuda de las hormigas a las que él había rescatado de la inundación. Luego, la anciana desafió a Mokdoryeong a encontrar a su hija en una habitación llena de mujeres, y esta vez, los mosquitos aparecieron y guiaron a Mokdoryeong hacia dónde estaba ella. A Mokdoryeong se le permitió contraer matrimonio con la hija de la anciana, y el niño rescatado se casó con una de las otras mujeres. Esa gran inundación resultó en la extinción del género humano, pero las dos parejas se convirtieron en los progenitores de una nueva raza humana. Lo notable de esta narrativa es la personalidad y el linaje divino como el hijo de un ser celestial y un árbol del nuevo progenitor, Mokdoryeong, un rasgo compartido con otros progenitores mitológicos como Dangun y Jumong. Tras el nacimiento de Mokdoryeong, su madre lo abandona y regresa al mundo celestial, y cuando empieza el diluvio, Mokdoryeong es criado por su padre, lo que indica que el nuevo progenitor es uno que sigue sus raíces terrestres más que su fundamento celestial. La personalidad de Mokdoryeong se revela a través de su relación con el niño, quien es su rival. Mientras el niño representa los valores seculares y malvados instintos, Mokdoryeong representa los valores de la naturaleza y bondad. Especialmente, su carácter demostrativo como un progenitor de la humanidad es la manera de llevar a cabo su tarea dada y derrotar a su rival mediante la comunicación con las criaturas rescatadas por él. También cabe señalar que no solo Mokdoryeong, sino también el niño rescatado que prepara una trampa contra su salvador llegan a ser progenitores de la nueva humanidad. En otras palabras, la raza humana que apareció después del diluvio son descendientes no solo del hombre bueno, Mokdoryeong, sino también del hombre malo, lo que explica los orígenes del bien y del mal, dos características primordiales de seres humanos. En la mayoría de las mitologías coreanas, los personajes de progenitores nacen de la unión del padre terrestre y la madre celestial. Pese a la diferencia, el resto de las narrativas acerca de Mokdoryeong siguen el motivo estructural de progenitores y mitos de la fundación, desde el nacimiento raro y padres divinos hasta el viaje, encuentro con un cónyuge y ayuda de animales.

Soltero Árbol Y Gran Diluvio

Soltero Árbol Y Gran Diluvio
Palabra clave

목도령과 대홍수 ( Tree Bachelor and the Great Flood )

Ubicación de la enciclopedia

Literatura Popular de Corea > Cuento > Mindam

Autor OhSejung(吳世晶)

Este cuento narra la historia de Mokdoryeong que nació entre un hada del cielo y un árbol, quien se convirtió en el progenitor de la raza humana.

Hace mucho tiempo, un hada descendió del cielo, y tras haber experimentado una comunión con el espíritu de un árbol (o un dios del árbol), ella dio a luz a un hijo, al que ella llamó Mokdoryeong (Soltero Árbol). El hada volvió al cielo, y poco después, cayeron fuertes lluvias que provocaron las inundaciones afectando a todo el Universo. El padre árbol fue a la deriva llevando a Mokdoryeong en su tronco. Cuando ellos se encontraron en un hormiguero y una nube de mosquitos arrastrados por el agua, el niño los rescató. Más tarde, ellos vieron a un niño pidiendo ayuda, y Mokdoryeong quiso salvarlo, sin embargo el árbol se opuso, pero Mokdoryeong se sintió muy mal al ver al niño y lo rescató. Muy pronto, el árbol llegó a la cima de una montaña, donde una mujer anciana vivía con su hija adoptiva (o criada).

Tanto Mokdoryeong como el niño rescatado querían casarse con la chica. En un intento de casarse con ella, el niño rescatado hizo trampa para que Mokdoryeong se sometiera a la prueba de recoger granos en un campo de arena, y él no pudo pasar la prueba sin la ayuda de las hormigas a las que él había rescatado de la inundación. Luego, la anciana desafió a Mokdoryeong a encontrar a su hija en una habitación llena de mujeres, y esta vez, los mosquitos aparecieron y guiaron a Mokdoryeong hacia dónde estaba ella. A Mokdoryeong se le permitió contraer matrimonio con la hija de la anciana, y el niño rescatado se casó con una de las otras mujeres. Esa gran inundación resultó en la extinción del género humano, pero las dos parejas se convirtieron en los progenitores de una nueva raza humana. Lo notable de esta narrativa es la personalidad y el linaje divino como el hijo de un ser celestial y un árbol del nuevo progenitor, Mokdoryeong, un rasgo compartido con otros progenitores mitológicos como Dangun y Jumong. Tras el nacimiento de Mokdoryeong, su madre lo abandona y regresa al mundo celestial, y cuando empieza el diluvio, Mokdoryeong es criado por su padre, lo que indica que el nuevo progenitor es uno que sigue sus raíces terrestres más que su fundamento celestial. La personalidad de Mokdoryeong se revela a través de su relación con el niño, quien es su rival. Mientras el niño representa los valores seculares y malvados instintos, Mokdoryeong representa los valores de la naturaleza y bondad. Especialmente, su carácter demostrativo como un progenitor de la humanidad es la manera de llevar a cabo su tarea dada y derrotar a su rival mediante la comunicación con las criaturas rescatadas por él. También cabe señalar que no solo Mokdoryeong, sino también el niño rescatado que prepara una trampa contra su salvador llegan a ser progenitores de la nueva humanidad. En otras palabras, la raza humana que apareció después del diluvio son descendientes no solo del hombre bueno, Mokdoryeong, sino también del hombre malo, lo que explica los orígenes del bien y del mal, dos características primordiales de seres humanos. En la mayoría de las mitologías coreanas, los personajes de progenitores nacen de la unión del padre terrestre y la madre celestial. Pese a la diferencia, el resto de las narrativas acerca de Mokdoryeong siguen el motivo estructural de progenitores y mitos de la fundación, desde el nacimiento raro y padres divinos hasta el viaje, encuentro con un cónyuge y ayuda de animales.