Anciano Olvidadizo

Anciano Olvidadizo

Palabra clave

건망증 심한 사람 ( Forgetful Old Man )

Ubicación de la enciclopedia

Literatura Popular de Corea > Cuento > Mindam

Autor KimNakhyo(金洛孝)

Este cuento narra la historia de los hechos vergonzosos que ocurren debido a la enfermedad del olvido de un anciano y su búsqueda de identidad.

Un hombre que tenía un problema de amnesia por su vejez se alivió del vientre tras haber colgado su sombrero de crin en el lugar donde él podría chocarlo y hacerlo caer cuando él se levantara. Después de haber sacado las heces, el sombrero cayó, y él dijo: “Qué suerte tengo yo, encontré este sombrero”. Y luego, él volteó a ver su excremento humeante, y dijo: “¡Alguien acabó de defecar aquí!”. Esa noche, el anciano encontró una casa para pasar la noche, donde un monje también se estaba alojando. El anciano le preguntó al monje en qué templo estaba él, y el monje le dijo el nombre del templo al que el monje pertenecía. Pero el anciano olvidó rápidamente de lo que había dicho el monje y le preguntó la misma pregunta toda la noche de manera repetida. El monje se frustró, hasta cuando por fin amaneció, él cortó la coleta del anciano y huyó. El anciano se despertó y se dio cuenta de que él había perdido su coleta, lo que le condujo a creer que él era un monje budista. Él dijo al hombre de la casa: “Yo veo que el monje está aquí, pero ¿a dónde he ido?”, y el hombre de la casa se quedó boquiabierto. Completamente confundido, el anciano preguntó a un transeúnte que tenía una coleta: “¿Eres yo?”, y ese transeúnte siguió caminando soltando insultos contra el anciano. El olvido es también un motivo central en el cuento del poeta Kim Baek-gok. El padre del Kim Baekgok tuvo un sueño en que él se encontró con un dragón que estaba a punto de ascender al cielo, pero él quiso decir: “Oye, es un dragón”, pero en cambio, él dijo: “¿Eres un dragón?”. El dragón protestó que el padre del Baek-gok había tenido una intención de decir que él no estaba cualificado para ser dragón, después de lo cual Baek-gok nació. Debido a su error de hacer un comentario desagradable sobre el dragón, él tenía un hijo poco inteligente, y en realidad, Baek-gok era un niño lento y distraído, lo cual resultó en numerosas anécdotas de leer una factura mil veces, volviendo a casa justo después de salir de casa, preguntar la misma cosa a un monje. El cuento puede verse como un relato fantástico, pero al mismo tiempo, como una historia de un hombre que supera las deficiencias.

Esta narrativa se caracteriza por los detalles y motivos distintivos incluyendo heces, sombrero de crin, preguntas repetidas a un monje y coleta cortada, que son los elementos relacionados con la historia humorística que nos da una pregunta filosófica: “¿Quién soy yo?”. Este tema es especialmente conmovedor, considerando que el cuento se formó en un tiempo en que la sociedad hizo más en lo colectivo que lo individual.

Anciano Olvidadizo

Anciano Olvidadizo
Palabra clave

건망증 심한 사람 ( Forgetful Old Man )

Ubicación de la enciclopedia

Literatura Popular de Corea > Cuento > Mindam

Autor KimNakhyo(金洛孝)

Este cuento narra la historia de los hechos vergonzosos que ocurren debido a la enfermedad del olvido de un anciano y su búsqueda de identidad.

Un hombre que tenía un problema de amnesia por su vejez se alivió del vientre tras haber colgado su sombrero de crin en el lugar donde él podría chocarlo y hacerlo caer cuando él se levantara. Después de haber sacado las heces, el sombrero cayó, y él dijo: “Qué suerte tengo yo, encontré este sombrero”. Y luego, él volteó a ver su excremento humeante, y dijo: “¡Alguien acabó de defecar aquí!”. Esa noche, el anciano encontró una casa para pasar la noche, donde un monje también se estaba alojando. El anciano le preguntó al monje en qué templo estaba él, y el monje le dijo el nombre del templo al que el monje pertenecía. Pero el anciano olvidó rápidamente de lo que había dicho el monje y le preguntó la misma pregunta toda la noche de manera repetida. El monje se frustró, hasta cuando por fin amaneció, él cortó la coleta del anciano y huyó. El anciano se despertó y se dio cuenta de que él había perdido su coleta, lo que le condujo a creer que él era un monje budista. Él dijo al hombre de la casa: “Yo veo que el monje está aquí, pero ¿a dónde he ido?”, y el hombre de la casa se quedó boquiabierto. Completamente confundido, el anciano preguntó a un transeúnte que tenía una coleta: “¿Eres yo?”, y ese transeúnte siguió caminando soltando insultos contra el anciano. El olvido es también un motivo central en el cuento del poeta Kim Baek-gok. El padre del Kim Baekgok tuvo un sueño en que él se encontró con un dragón que estaba a punto de ascender al cielo, pero él quiso decir: “Oye, es un dragón”, pero en cambio, él dijo: “¿Eres un dragón?”. El dragón protestó que el padre del Baek-gok había tenido una intención de decir que él no estaba cualificado para ser dragón, después de lo cual Baek-gok nació. Debido a su error de hacer un comentario desagradable sobre el dragón, él tenía un hijo poco inteligente, y en realidad, Baek-gok era un niño lento y distraído, lo cual resultó en numerosas anécdotas de leer una factura mil veces, volviendo a casa justo después de salir de casa, preguntar la misma cosa a un monje. El cuento puede verse como un relato fantástico, pero al mismo tiempo, como una historia de un hombre que supera las deficiencias.

Esta narrativa se caracteriza por los detalles y motivos distintivos incluyendo heces, sombrero de crin, preguntas repetidas a un monje y coleta cortada, que son los elementos relacionados con la historia humorística que nos da una pregunta filosófica: “¿Quién soy yo?”. Este tema es especialmente conmovedor, considerando que el cuento se formó en un tiempo en que la sociedad hizo más en lo colectivo que lo individual.