Heo Mok(许穆)

Heo Mok

Palabra clave

허목 ( 许穆 , Heo Mok )

Ubicación de la enciclopedia

Literatura Popular de Corea > Cuento > Jeonseol

Autor KimTaesoo(金泰水)

La leyenda de “Heo Mok” narra la historia de Heo Mok (seudónimo, Misu), un estudioso y político que vivió a mediados de Joseon.

Uno de los cuentos más conocidos acerca de las características de Heo Mok, como un profeta excéntrico y un dedicado funcionario, es la narrativa de Exterminio de la Serpiente que comprende tres anécdotas distintas. La primer anécdota narra la historia de Heo quien servía como magistrado de un condado de la provincia de Gyeonggi-do. Cuando él se enteró acerca de la práctica de ofrecer a una mujer de diecinueve años cada año como sacrificio a la deidad guardiana del pueblo para garantizar la seguridad, Heo se disfrazó de mujer joven y mató a la serpiente gigante cuando entró al santuario. En la segunda anécdota, el hermano mayor de Heo tuvo un hijo en su edad avanzada, pero Heo se dio cuenta de que ese niño era la reencarnación de la serpiente a la que él había matado, así que le advirtió a su hermano de que el niño debía morir, en caso contrario, la familia entera sería derrotada. Sin embargo, el hermano de Heo se negó. De este modo, Heo pudo evitar sufrir daños rompiendo la relación con su clan. La tercer anécdota, representa las últimas palabras de Heo Mok a su hijo dándole instrucciones de enterrar su cadáver en un lugar secreto y usar un cuerpo fingido para el funeral para sustituirlo por su cuerpo real tres años después. Cuando el hijo de Heo abrió la tumba de su padre tres años más tarde, descubrió que el cuerpo falso había sido desgarrado en pedazos por la serpiente. Las narrativas respecto a Heo Mok se han transmitido en todas las partes del país. En Samcheok, existe un cuento de Heo Mok que erigió una lápida en el mar este, en Cheongju, a fin de controlar los daños causados por maremotos; y predijo que su sucesor, quien pertenecía a la fracción política opuesta, destruiría la lápida, entonces Heo hizo una lápida más para evitar daños en la comunidad-. Otro ejemplo, es la historia sobre Heo que por órdenes del rey, fue a capturar un cien faisanes vivos y lo logró con la ayuda del espíritu del monte de Dutasan, y envió al palacio un saco lleno de aves protegidas por un talismán. También existe un cuento en el que Heo Mok ofreció piedras a sus parientes y amigos quienes habían acudido a él pidiendo su ayuda, y las piedras resultaron ser jades (o piedras preciosas). Las leyendas de figuras históricas no lo describen como exactitud histórica sino reflejo de imaginaciones y deseos del pueblo, lo cual se evidencia en las narrativas de Heo Mo, como un funcionario que soluciona problemas para la gente. En otras palabras, la clase social oprimida deseaba tener un funcionario local que fuera justo y sabio en su juicio, y que poseyera poderes sobrenaturales para reducir las dificultades que tenía la gente en su vida.

Heo Mok

Heo Mok
Palabra clave

허목 ( 许穆 , Heo Mok )

Ubicación de la enciclopedia

Literatura Popular de Corea > Cuento > Jeonseol

Autor KimTaesoo(金泰水)

La leyenda de “Heo Mok” narra la historia de Heo Mok (seudónimo, Misu), un estudioso y político que vivió a mediados de Joseon.

Uno de los cuentos más conocidos acerca de las características de Heo Mok, como un profeta excéntrico y un dedicado funcionario, es la narrativa de Exterminio de la Serpiente que comprende tres anécdotas distintas. La primer anécdota narra la historia de Heo quien servía como magistrado de un condado de la provincia de Gyeonggi-do. Cuando él se enteró acerca de la práctica de ofrecer a una mujer de diecinueve años cada año como sacrificio a la deidad guardiana del pueblo para garantizar la seguridad, Heo se disfrazó de mujer joven y mató a la serpiente gigante cuando entró al santuario. En la segunda anécdota, el hermano mayor de Heo tuvo un hijo en su edad avanzada, pero Heo se dio cuenta de que ese niño era la reencarnación de la serpiente a la que él había matado, así que le advirtió a su hermano de que el niño debía morir, en caso contrario, la familia entera sería derrotada. Sin embargo, el hermano de Heo se negó. De este modo, Heo pudo evitar sufrir daños rompiendo la relación con su clan. La tercer anécdota, representa las últimas palabras de Heo Mok a su hijo dándole instrucciones de enterrar su cadáver en un lugar secreto y usar un cuerpo fingido para el funeral para sustituirlo por su cuerpo real tres años después. Cuando el hijo de Heo abrió la tumba de su padre tres años más tarde, descubrió que el cuerpo falso había sido desgarrado en pedazos por la serpiente. Las narrativas respecto a Heo Mok se han transmitido en todas las partes del país. En Samcheok, existe un cuento de Heo Mok que erigió una lápida en el mar este, en Cheongju, a fin de controlar los daños causados por maremotos; y predijo que su sucesor, quien pertenecía a la fracción política opuesta, destruiría la lápida, entonces Heo hizo una lápida más para evitar daños en la comunidad-. Otro ejemplo, es la historia sobre Heo que por órdenes del rey, fue a capturar un cien faisanes vivos y lo logró con la ayuda del espíritu del monte de Dutasan, y envió al palacio un saco lleno de aves protegidas por un talismán. También existe un cuento en el que Heo Mok ofreció piedras a sus parientes y amigos quienes habían acudido a él pidiendo su ayuda, y las piedras resultaron ser jades (o piedras preciosas). Las leyendas de figuras históricas no lo describen como exactitud histórica sino reflejo de imaginaciones y deseos del pueblo, lo cual se evidencia en las narrativas de Heo Mo, como un funcionario que soluciona problemas para la gente. En otras palabras, la clase social oprimida deseaba tener un funcionario local que fuera justo y sabio en su juicio, y que poseyera poderes sobrenaturales para reducir las dificultades que tenía la gente en su vida.