Cheoyong(处容)

Cheoyong

Palabra clave

처용 ( 处容 , Cheoyong )

Ubicación de la enciclopedia

Literatura Popular de Corea > Cuento > Jeonseol

Autor ShinJaehong(申載弘)

La leyenda “Cheoyong” narra la historia de Cheoyong, el hijo del dragón del mar este, quien servía en el palacio real de Silla, y fue definido como el dios de la puerta, Munsin después que él derrotó a la deidad de la viruela, Yeoksin que asaltó a la esposa de Cheoyong. El cuento tiene como telón de fondo el reinado del Rey Heonggang (875-886), el cuadragésimo noveno soberano de Silla.

De regreso de Ulsan al palacio real, una espesa niebla apareció ante el Rey Heongang de modo repentino. El funcionario del servicio meteorológico informó que la neblina fue causada por el dragón del mar este, y el rey ordenó construir un templo en su honor (se cree que el templo se llama Manghaesa o Sinbangsa). Después de la construcción del templo, la niebla se disipó, y el dragón del mar este apareció con sus siete hijos que estaban cantando y bailando. Uno de los siete hijos llamado Cheoyong siguió al Rey Heongang hacia Seorabeol para ayudarle a resolver asuntos nacionales. El rey casó a Cheoyong con una hermosa mujer nombrándole para ocupar la posición oficial de noveno rango de geupgan. Un día, la esposa de Cheoyong fue violada por Yeoksin, y tras presenciarlo, Cheoyong empezó a cantar y bailar retirándose. El cantó se conoce hoy en día como Cheoyongga, que significa “canto de Cheoyong”, el cual le hizo a Yeoksin caer de rodillas ante él y prometió que nunca entraría por cualquier puerta en que se pegara un retrato de cara de Cheoyong. Desde entonces, la gente ha pegado un retrato de Cheoyong en sus puertas para ahuyentar calamidades y atraer buena fortuna. Este cuento registrado en la Memorabilia de los Tres Reinos 《Samgungnyusa》, desarrollado a través del proceso de transmitirse en forma oral como la leyenda de roca de Cheoyongam que se encuentra en Ulsan.

En la isla de Jeju-do, se creía que Yeoksin se rindió a Cheoyong, quien era el dios dragón, Yongsin. En la provincia de Gyeongsangbuk-do, existen varios cuentos acerca de un héroe militar llamado Cheoyongnang que derrotó al dragón negro que había aparecido en las aguas cercanas a la costa de Yeongdeok y provocó problemas. Existen muchas especulaciones de la identidad de Cheoyeong, desde Yongsin, chamán o miembro del grupo de jóvenes aristócratas guerreros denominados Hwarang, hasta hijo de una familia influyente o comerciante musulmán, y la narrativa se interpreta a menudo en relación con el culto a Yongsin, chamanismo coreano o ideología de Hwarang.

La relación entre Cheoyong, su esposa y Yeoksin hace una trama dramática, la cual podría leerse como una brujería para superar la epidemia de viruela, o como una adaptación de un escándalo sexual que ocurrió en realidad. La leyenda posee los grandes significados literarios, folclóricos y artísticos, no solo como una historia que se representa en la letra de la canción Cheoyongga, sino también como un arte interpretativa tradicional con el tema de “ahuyentar fantasmas y atraer buena suerte”.

Cheoyong

Cheoyong
Palabra clave

처용 ( 处容 , Cheoyong )

Ubicación de la enciclopedia

Literatura Popular de Corea > Cuento > Jeonseol

Autor ShinJaehong(申載弘)

La leyenda “Cheoyong” narra la historia de Cheoyong, el hijo del dragón del mar este, quien servía en el palacio real de Silla, y fue definido como el dios de la puerta, Munsin después que él derrotó a la deidad de la viruela, Yeoksin que asaltó a la esposa de Cheoyong. El cuento tiene como telón de fondo el reinado del Rey Heonggang (875-886), el cuadragésimo noveno soberano de Silla.

De regreso de Ulsan al palacio real, una espesa niebla apareció ante el Rey Heongang de modo repentino. El funcionario del servicio meteorológico informó que la neblina fue causada por el dragón del mar este, y el rey ordenó construir un templo en su honor (se cree que el templo se llama Manghaesa o Sinbangsa). Después de la construcción del templo, la niebla se disipó, y el dragón del mar este apareció con sus siete hijos que estaban cantando y bailando. Uno de los siete hijos llamado Cheoyong siguió al Rey Heongang hacia Seorabeol para ayudarle a resolver asuntos nacionales. El rey casó a Cheoyong con una hermosa mujer nombrándole para ocupar la posición oficial de noveno rango de geupgan. Un día, la esposa de Cheoyong fue violada por Yeoksin, y tras presenciarlo, Cheoyong empezó a cantar y bailar retirándose. El cantó se conoce hoy en día como Cheoyongga, que significa “canto de Cheoyong”, el cual le hizo a Yeoksin caer de rodillas ante él y prometió que nunca entraría por cualquier puerta en que se pegara un retrato de cara de Cheoyong. Desde entonces, la gente ha pegado un retrato de Cheoyong en sus puertas para ahuyentar calamidades y atraer buena fortuna. Este cuento registrado en la Memorabilia de los Tres Reinos 《Samgungnyusa》, desarrollado a través del proceso de transmitirse en forma oral como la leyenda de roca de Cheoyongam que se encuentra en Ulsan.

En la isla de Jeju-do, se creía que Yeoksin se rindió a Cheoyong, quien era el dios dragón, Yongsin. En la provincia de Gyeongsangbuk-do, existen varios cuentos acerca de un héroe militar llamado Cheoyongnang que derrotó al dragón negro que había aparecido en las aguas cercanas a la costa de Yeongdeok y provocó problemas. Existen muchas especulaciones de la identidad de Cheoyeong, desde Yongsin, chamán o miembro del grupo de jóvenes aristócratas guerreros denominados Hwarang, hasta hijo de una familia influyente o comerciante musulmán, y la narrativa se interpreta a menudo en relación con el culto a Yongsin, chamanismo coreano o ideología de Hwarang.

La relación entre Cheoyong, su esposa y Yeoksin hace una trama dramática, la cual podría leerse como una brujería para superar la epidemia de viruela, o como una adaptación de un escándalo sexual que ocurrió en realidad. La leyenda posee los grandes significados literarios, folclóricos y artísticos, no solo como una historia que se representa en la letra de la canción Cheoyongga, sino también como un arte interpretativa tradicional con el tema de “ahuyentar fantasmas y atraer buena suerte”.