Campana Emille(阿妈米钟)

Campana Emille

Palabra clave

에밀레종 ( 阿妈米钟 , Emillejong )

Ubicación de la enciclopedia

Literatura Popular de Corea > Cuento > Jeonseol

Autor OhSejung(吳世晶)

La leyenda “Emillejong” cuenta la historia de un campana divina del Rey Seongdeok el Grande, que también se llama como Campana Emille, cuya construcción terminó en el sexto año del reinado del Rey Hyeogong (770) de Silla, y el sacrificio de un niño en la construcción de la campana, debido a un lapsus linguae de su madre al responder a la solicitud de donación por parte de un monje. No queda ningún registro oficial acerca de este incidente, pero el cuento aparece tanto en los registros documentados por los misioneros cristianos en el siglo XIX como en las grabaciones orales de narrativas que se han realizado a partir del período colonial japonés.

En el templo de Bongdeoksa, el fracaso en la elaboración de una campana nueva seguía siendo motivo de mucha preocupación. Uno de los monjes recorrió por la aldea para recaudar donaciones de dinero o chatarras metálicas. Cuando él se encontró a una mujer que llevaba a un niño en la espalda, el monje le pidió una donación, pero la mujer contestó que ella era pobre y tenía nada que donar bromeando que él podría llevar a su niño, porque el pequeño era su única posesión. El monje regresó al templo sin conseguir ni una donación, y el proyecto de crear una campana continuó fallando hasta el momento en que él recibió una revelación divina que la campana podría completarse solamente con el sacrificio de un niño. El monje volvió a la casa de mujer y llevó a su hijo consigo para ponerlo en el horno que contenía el metal fundido. Cuando la obra de la campana fue finalmente completada, el espíritu desconsolado del niño hizo el sonido de la campana como “emille”, que significaba “mamá”. Esta leyenda comparte unas similitudes con la narrativa de columna humana: por ejemplo el entierro de una persona en proceso de fundación y el sacrificio humano que se ofrece para comunicar con los seres divinos. Eso puede leerse como un argumento de la necesidad de gran sacrificio por parte de los humanos en caso de hacer una campana divina, o como una expresión de la percepción pública acerca de tales proyectos de construcción de campanas grandes.

Campana Emille

Campana Emille
Palabra clave

에밀레종 ( 阿妈米钟 , Emillejong )

Ubicación de la enciclopedia

Literatura Popular de Corea > Cuento > Jeonseol

Autor OhSejung(吳世晶)

La leyenda “Emillejong” cuenta la historia de un campana divina del Rey Seongdeok el Grande, que también se llama como Campana Emille, cuya construcción terminó en el sexto año del reinado del Rey Hyeogong (770) de Silla, y el sacrificio de un niño en la construcción de la campana, debido a un lapsus linguae de su madre al responder a la solicitud de donación por parte de un monje. No queda ningún registro oficial acerca de este incidente, pero el cuento aparece tanto en los registros documentados por los misioneros cristianos en el siglo XIX como en las grabaciones orales de narrativas que se han realizado a partir del período colonial japonés.

En el templo de Bongdeoksa, el fracaso en la elaboración de una campana nueva seguía siendo motivo de mucha preocupación. Uno de los monjes recorrió por la aldea para recaudar donaciones de dinero o chatarras metálicas. Cuando él se encontró a una mujer que llevaba a un niño en la espalda, el monje le pidió una donación, pero la mujer contestó que ella era pobre y tenía nada que donar bromeando que él podría llevar a su niño, porque el pequeño era su única posesión. El monje regresó al templo sin conseguir ni una donación, y el proyecto de crear una campana continuó fallando hasta el momento en que él recibió una revelación divina que la campana podría completarse solamente con el sacrificio de un niño. El monje volvió a la casa de mujer y llevó a su hijo consigo para ponerlo en el horno que contenía el metal fundido. Cuando la obra de la campana fue finalmente completada, el espíritu desconsolado del niño hizo el sonido de la campana como “emille”, que significaba “mamá”. Esta leyenda comparte unas similitudes con la narrativa de columna humana: por ejemplo el entierro de una persona en proceso de fundación y el sacrificio humano que se ofrece para comunicar con los seres divinos. Eso puede leerse como un argumento de la necesidad de gran sacrificio por parte de los humanos en caso de hacer una campana divina, o como una expresión de la percepción pública acerca de tales proyectos de construcción de campanas grandes.