Origen Del Dios De La Puerta(门前本解)

Origen Del Dios De La Puerta

Palabra clave

문전본풀이 ( 门前本解 , Munjeonbonpuri )

Ubicación de la enciclopedia

Literatura Popular de Corea > Cuento > Sinhwa

Autor ParkKyungsin(朴敬伸)

“Munjeonbonpuri” es un mito chamánico que se ha transmitido en la isla de Jeju-do y cuenta la historia del origen del dios de la puerta, Munsin. El canto épico se recita como parte de rituales comunitarios en la isla y el título también se refiere al segmento ritual.

El estudioso llamado Nam de la aldea Manseon y la Señora Yeosan de la aldea Yeosan vivían en pobreza con sus siete hijos. Un día, la Señora Yeosan propuso a su marido trabajar en el negocio de los granos, así que Nam subió a un barco. A la llegada del barco a la aldea Odong del reino Odong, Nam fue engañado por la hija del espíritu maligno, Noijedawgwiil y terminó perdiendo todo su dinero. En fin, él vivía sin esa mujer, apenas sobrevivía comiendo solamente gachas de salvado de avena y perdió completamente la vista después de unos años en que había padecido malnutrición. Tras largo tiempo de espera, la Señora Yeosan subió a un barco que su hijo había construido para encontrar a Nam y llegó al reino Odong donde ella escuchó la canción sobre el paradero de Nam que se cantaba por los niños en todas las partes del país. En la casa de Nam, la Señora Yeosan pidió una habitación para pasar la noche, pero Nam, que ya se convirtió en ciego no podía reconocer a su esposa y la rechazó. La señora persistió y finalmente pudo estar en una choza de barro donde ella cocinó el arroz y lo llevó a su marido perdido por mucho tiempo. Después de haber tomado unas cucharadas, Nam rompió a llorar y empezó a contar la historia de que en la aldea Namseon, él había sido un estudioso llamado Nam y su esposa era la Señora Yeosan. Él siguió diciendo que había vivido con su esposa comiendo el arroz blanco pero se había marchado de casa para trabajar en el negocio de los granos. En fin, él había perdido todo el dinero por un fraude cometido por la hija de Noiljedaegwiil. Al escuchar lo que decía su marido, la Señora Yeosan reveló su identidad por lo que ellos fueron reunificados. La hija de Noiljedaegwiil se enteró del hecho por lo cual invitó a la Señora Yeosan a bañarse con ella en un pozo ubicado en el río Jucheongang donde ella ayudó a la Señora Yeosan a lavarle la espalda y la empujó al agua para matarla. Luego, la hija de Noiljedaegwiil cambió su apariencia por la de Yeosan y le dijo a Nam:"la hija de Noiljedaegwiil era una mujer muy mala, la empujé al pozo del río Jucheongang y la maté”. Nam lo creyó y ellos volvieron a su pueblo natal juntos. Cuando la pareja llegó a la aldea Namseon, los siete hijos se dieron cuenta que esa mujer no era su madre. La hija de Noiljedaegwiil se dio cuenta de eso, por lo tanto engañó a los siete hijos para matarlos del modo siguiente: quejándose de que ella estaba sufriendo un terrible dolor estomacal, envió a Nam a una hechicera que ofrecía sesiones de adivinación llevando un bolso de paja sobre la cabeza en la avenida principal Tras la partida de Nam hacia allá, la hija de Noiljedaegwiil tomó un atajo a la avenida principal y se sentó sobre el bolso de paja que había llevado sobre la cabeza para actuar como si hubiera sido una hechicera. Al ver a Nam, ella le dijo que la única manera de curar a su esposa era alimentarla con los hígados de los siete hijos. Nam, el hombre estúpido creyó lo que decía ella y regresó a casa para afilar su cuchillo a fin de matar a sus propios hijos. Pero su vecina de la casa al lado, la bruja del monte de Cheongtaesan que había venido a la casa de Nam para pedir prestado el fuego se enteró de por qué Nam estaba afilando su cuchillo y se lo avisó a los siete hijos. El hijo menor hizo un truco a su padre diciendo que él traería los hígados de los seis hermanos y su padre podría matarlo después de que él volviera con los hígados de sus hermanos. El séptimo hijo fue a donde sus hermanos y los llevó a la montaña. Cansados, los siete hermanos dormitaban en la montaña, de repente su madre apareció en su sueño y dijo: “Un corzo asará por ustedes, si lo rodean e intentan matarlo, les serán entregadas las indicaciones”. Y precisamente un corzo estaba pasando y cuando los hermanos intentaron matarlo, entonces el corzo les dijo que siete jabalís vendrían pronto, y que los hermanos deberían dejar vivir a la mamá jabalí pero sacar los hígados de los jabalíes bebés. Poco después, los jabalíes llegaron a donde los hermanos estaban esperando, al verlos, los hermanos sacaron los hígados de los jabalíes bebés. De vuelta a casa, el hijo menor entró en el interior para dar los hígados de jabalíes a la hija de Noiljedaegwiil después de haberles enseñado a sus seis hermanos que entraran corriendo cuando él gritara. Pero cuando el séptimo hijo echó un vistazo a través de la abertura de la puerta, la hija de Noiljedaegwiil pretendió comer los hígados pero en realidad ella los escondió debajo de su asiento. El hijo menor arrastró por el cabello a la hija de Noiljedaegwiil, gritando a sus hermanos y alertando a los habitantes sobre su crimen. Nam huyó al oír esa alerta, pero su cuello quedó atrapado en el travesaño de madera de la puerta llamado jeongnang. Tras su muerte, Nam fue deificado como el dios del pilar llamado Jumokjisin y la hija de Noiljedaegwiil se colgó a sí misma en el retrete exterior, luego se convirtió en la diosa de la letrina llamada Cheukdobuin. Los siete hermanos se dirigieron al jardín occidental de flores llamado seocheonkkotbat y cogieron las flores de la resurrección para que su madre volviera a la vida.

Desde entonces, los hermanos adoraban a su madre como el dios de la cocina llamado Jowangsin, y ellos mismos servían como sus oficiantes divinos. El mito munjeonbonpuri narra la historia sobre varios dioses que se encargan de las varias partes de un hogar y sus orígenes. El mito se recita generalmente como parte de rituales comunitarios en la isla de Jeju-do y de ritos chamánicos que se llevan a cabo antes de la construcción de una casa nueva, o después de la expansión, o como parte de rituales durante los cuales la gente reza frotándose las manos en año nuevo. La historia también puede verse como un cuento popular, una versión similar que se ha transmitido en las diferentes regiones con diferentes nombres incluyendo “salpuri” de la provincia de Hamgyeong-do; “seongsingut” de la provincia de Pyeongando; y “chilseonggut” o “chilseongpuri” de la provincia de Chungcheongnam-do y la provincia de Gyeongsang-do.

Origen Del Dios De La Puerta

Origen Del Dios De La Puerta
Palabra clave

문전본풀이 ( 门前本解 , Munjeonbonpuri )

Ubicación de la enciclopedia

Literatura Popular de Corea > Cuento > Sinhwa

Autor ParkKyungsin(朴敬伸)

“Munjeonbonpuri” es un mito chamánico que se ha transmitido en la isla de Jeju-do y cuenta la historia del origen del dios de la puerta, Munsin. El canto épico se recita como parte de rituales comunitarios en la isla y el título también se refiere al segmento ritual.

El estudioso llamado Nam de la aldea Manseon y la Señora Yeosan de la aldea Yeosan vivían en pobreza con sus siete hijos. Un día, la Señora Yeosan propuso a su marido trabajar en el negocio de los granos, así que Nam subió a un barco. A la llegada del barco a la aldea Odong del reino Odong, Nam fue engañado por la hija del espíritu maligno, Noijedawgwiil y terminó perdiendo todo su dinero. En fin, él vivía sin esa mujer, apenas sobrevivía comiendo solamente gachas de salvado de avena y perdió completamente la vista después de unos años en que había padecido malnutrición. Tras largo tiempo de espera, la Señora Yeosan subió a un barco que su hijo había construido para encontrar a Nam y llegó al reino Odong donde ella escuchó la canción sobre el paradero de Nam que se cantaba por los niños en todas las partes del país. En la casa de Nam, la Señora Yeosan pidió una habitación para pasar la noche, pero Nam, que ya se convirtió en ciego no podía reconocer a su esposa y la rechazó. La señora persistió y finalmente pudo estar en una choza de barro donde ella cocinó el arroz y lo llevó a su marido perdido por mucho tiempo. Después de haber tomado unas cucharadas, Nam rompió a llorar y empezó a contar la historia de que en la aldea Namseon, él había sido un estudioso llamado Nam y su esposa era la Señora Yeosan. Él siguió diciendo que había vivido con su esposa comiendo el arroz blanco pero se había marchado de casa para trabajar en el negocio de los granos. En fin, él había perdido todo el dinero por un fraude cometido por la hija de Noiljedaegwiil. Al escuchar lo que decía su marido, la Señora Yeosan reveló su identidad por lo que ellos fueron reunificados. La hija de Noiljedaegwiil se enteró del hecho por lo cual invitó a la Señora Yeosan a bañarse con ella en un pozo ubicado en el río Jucheongang donde ella ayudó a la Señora Yeosan a lavarle la espalda y la empujó al agua para matarla. Luego, la hija de Noiljedaegwiil cambió su apariencia por la de Yeosan y le dijo a Nam:"la hija de Noiljedaegwiil era una mujer muy mala, la empujé al pozo del río Jucheongang y la maté”. Nam lo creyó y ellos volvieron a su pueblo natal juntos. Cuando la pareja llegó a la aldea Namseon, los siete hijos se dieron cuenta que esa mujer no era su madre. La hija de Noiljedaegwiil se dio cuenta de eso, por lo tanto engañó a los siete hijos para matarlos del modo siguiente: quejándose de que ella estaba sufriendo un terrible dolor estomacal, envió a Nam a una hechicera que ofrecía sesiones de adivinación llevando un bolso de paja sobre la cabeza en la avenida principal Tras la partida de Nam hacia allá, la hija de Noiljedaegwiil tomó un atajo a la avenida principal y se sentó sobre el bolso de paja que había llevado sobre la cabeza para actuar como si hubiera sido una hechicera. Al ver a Nam, ella le dijo que la única manera de curar a su esposa era alimentarla con los hígados de los siete hijos. Nam, el hombre estúpido creyó lo que decía ella y regresó a casa para afilar su cuchillo a fin de matar a sus propios hijos. Pero su vecina de la casa al lado, la bruja del monte de Cheongtaesan que había venido a la casa de Nam para pedir prestado el fuego se enteró de por qué Nam estaba afilando su cuchillo y se lo avisó a los siete hijos. El hijo menor hizo un truco a su padre diciendo que él traería los hígados de los seis hermanos y su padre podría matarlo después de que él volviera con los hígados de sus hermanos. El séptimo hijo fue a donde sus hermanos y los llevó a la montaña. Cansados, los siete hermanos dormitaban en la montaña, de repente su madre apareció en su sueño y dijo: “Un corzo asará por ustedes, si lo rodean e intentan matarlo, les serán entregadas las indicaciones”. Y precisamente un corzo estaba pasando y cuando los hermanos intentaron matarlo, entonces el corzo les dijo que siete jabalís vendrían pronto, y que los hermanos deberían dejar vivir a la mamá jabalí pero sacar los hígados de los jabalíes bebés. Poco después, los jabalíes llegaron a donde los hermanos estaban esperando, al verlos, los hermanos sacaron los hígados de los jabalíes bebés. De vuelta a casa, el hijo menor entró en el interior para dar los hígados de jabalíes a la hija de Noiljedaegwiil después de haberles enseñado a sus seis hermanos que entraran corriendo cuando él gritara. Pero cuando el séptimo hijo echó un vistazo a través de la abertura de la puerta, la hija de Noiljedaegwiil pretendió comer los hígados pero en realidad ella los escondió debajo de su asiento. El hijo menor arrastró por el cabello a la hija de Noiljedaegwiil, gritando a sus hermanos y alertando a los habitantes sobre su crimen. Nam huyó al oír esa alerta, pero su cuello quedó atrapado en el travesaño de madera de la puerta llamado jeongnang. Tras su muerte, Nam fue deificado como el dios del pilar llamado Jumokjisin y la hija de Noiljedaegwiil se colgó a sí misma en el retrete exterior, luego se convirtió en la diosa de la letrina llamada Cheukdobuin. Los siete hermanos se dirigieron al jardín occidental de flores llamado seocheonkkotbat y cogieron las flores de la resurrección para que su madre volviera a la vida.

Desde entonces, los hermanos adoraban a su madre como el dios de la cocina llamado Jowangsin, y ellos mismos servían como sus oficiantes divinos. El mito munjeonbonpuri narra la historia sobre varios dioses que se encargan de las varias partes de un hogar y sus orígenes. El mito se recita generalmente como parte de rituales comunitarios en la isla de Jeju-do y de ritos chamánicos que se llevan a cabo antes de la construcción de una casa nueva, o después de la expansión, o como parte de rituales durante los cuales la gente reza frotándose las manos en año nuevo. La historia también puede verse como un cuento popular, una versión similar que se ha transmitido en las diferentes regiones con diferentes nombres incluyendo “salpuri” de la provincia de Hamgyeong-do; “seongsingut” de la provincia de Pyeongando; y “chilseonggut” o “chilseongpuri” de la provincia de Chungcheongnam-do y la provincia de Gyeongsang-do.