Canto Del Novio Dorang Y La Novia Cheongjeong(陶郎书生青璟新娘之歌)

Canto Del Novio Dorang Y La Novia Cheongjeong

Palabra clave

도랑선비청정각시노래 ( 陶郎书生青璟新娘之歌 )

Ubicación de la enciclopedia

Literatura Popular de Corea > Cuento > Sinhwa

Autor KimHeonsun(金憲宣)

El mito chamánico “Dorangseonbicheongjeonggaksinora” narra la historia de Cheongjeonggaksi y el sacrificio que ella hace para reunirse con su novio que murió en la noche de su boda. Este cuento se recita durante el ritual para apaciguar a los espíritus de los muertos llamado mangmukgut que tiene lugar en la provincia de Hamgyeong-do donde el novio, Dorang y la novia, Cheongjeong son adorados como deidades que se encargan de las almas humanas.

El padre de la novia Cheongjeong era Hwadeokjunggunhwangcheolsa y la madre de ella era la señora Guto. Se acordó que ella se casaría con un hombre de una aristocrática familia llamado Dorangseonbi. A la llegada del novio a la casa de la novia para celebrar la boda, él se sentía como si algo hubiera estado agarrando la parte posterior de su cabeza y se sentía enfermo de repente perdiendo la consciencia. La novia llamó a un chamán mayor para que oficiara un ritual para su novio, después del cual el chamán dijo que la enfermedad que padecía el novio se había causado por las impurezas de las sedad de tres colores que el novio había recibido como regalos de boda. Cuando los tejidos de seda fueron quemados, el novio recuperó la conciencia parcialmente, pero su enfermedad no mostró ninguna señal de curarse, y en mitad de la noche, el novio se decidió a volver a la casa de su familia diciendo a su novia que si él no volvía a ella para la hora de osi del día siguiente, un hombre del pelo corto llegaría del otro lado del paso de la montaña, lo que significaría su muerte.

Desde entonces hasta la hora de sasi, la novia elevó las plegarias al dios celestial llamado Hanun y a Buda junto a un cuenco del agua fresca del pozo llamada jeonghwasu, pidiendo por la seguridad de su novio. Pero en la noche, en la hora de haesi, un hombre del pelo corto vino y le dijo a la novia que el novio había muerto. La novia del pelo esparcido se dirijo a sus suegros donde ella no hizo nada pero sí lloró bebiendo solamente agua por tres días. Incluso tras el enterramiento del cadáver de su novio, ella seguía llorando. Estos lúgubres sonidos que la novia hacía llegaron a los oídos del Emperador de Jade, que él ordenó al santo de Hwanggeumsan averiguar qué había pasado. El santo visitó a la novia, Cheongjeong y pidió limosnas, entonces ella respondió que ella de daría el dinero si él le permitía ver a su novio solo una vez más. Emocionado por su devoción, el santo le dio un cuenco hecho con la calabaza vacía y seca y le dijo recoger el agua fresca del pozo e ir a la tumba de su novio llevando su vestido de novia para rezar allí por tres días con una manta colocada delante de la tumba. Después de haber rezado por tres días, el novio apareció frente a ella, pero cuando ella intentó agarrar la muñeca de él, el novio desapareció. La novia llamó al monje divino en voz alta orando para que ella pudiera ver su novio otra vez. Al escuchar esta oración, el santo de Hwanggeumsan le enseñó lo que tenía que hacer para ver a su novio: arrancarse y colocar los pelos en una cuerda con tres mil nudos, llevarla al templo de Geumsangsa ubicado en el monte de Annaesan y atar un extremo de la cuerda a la sala de oraciones del templo con el otro extremo colgado en el aire. El santo le siguió diciendo que después de hacer un agujero en cada palma de sus manos y colocar la cuerda a través del agujero, si ella podía aguantar el dolor sin gritar incluso cuando las tres mil chicas pequeñas levantarían y bajarían la cuerda con toda su fuerza, ella podría ver a su novio. La novia hizo como se había indicado por el monje divino y finalmente, el novio apareció, pero cuando ella intentó tocarle, él desapareció otra vez. La novia lloró de tristeza y el monje divino le enseñó de nuevo otra manera de ver a su novio: exprimir aceite de cinco mal (1mal=18litros) de semillas de sésamo, perilla y ricino, extenderse el aceite sobre las manos hasta que se agote el aceite y rezar en el templo después de haberse quemado los diez dedos. La novia hizo como se había indicado y elevó las plegarias con sus diez dedos ardientes. Al verla, Yeomnadaewang del inframundo ordenó al novio, Dorang ir a extinguir el incendio en el templo de Geumsangsa, por lo que el novio apareció detrás de Buda en el templo, pero como la novia intentó abrazarle, él desapareció otra vez. Cuando la novia solicitó otra vez, el monje divino le enseñó otra manera de ver a su novio: construir un paso en el monte de Annaesan hacia el templo de Geumsangsa sin utilizar ninguna herramienta. Ella empezó a trabajar con sus dedos medio quemados para construir un sendero arrancando malas hierbas y moviendo rocas, pero al llegar a la cumbre de la montaña, ella se desmayó. Después de un largo tiempo, ella recuperó la consciencia y comenzó a trabajar de nuevo, cuando ella vio a un chico de sombrero de paja que estaba subiendo del otro lado de la montaña. Al verlo de cerca, ella se dio cuenta que el chico era su novio al que ella había esperado mucho para verlo. Determinada a no separarse de él jamás, ella había fingido no verlo hasta que él se acercó y lo apretó fuerte sin dejarle ir esta vez. El novio reconoció a su novia y le dijo: “Tu devoción ha conmovido al cielo y Yeomnadaewang me ha ordenado construir este paso. Cuando se haya terminado la construcción, podré renacer en el mundo de los humanos. Ahora que el sendero ya se ha construido, podemos vivir juntos”.

De regreso a casa, cuando el novio Doran y la novia Cheongjeong cruzaban un puente, primero la novia seguida por el novio, la súbita ráfaga de viento empujó al novio fuera del puente para que cayera en el agua bajo el puente. En ese momento, el novio le dijo a su novia: “Si quieres vivir conmigo, tienes que volver a casa y tomar una tela de seda que tiene una longitud de tres ja (1ja=30, 3cm) y tres chi (1chi =3, 03cm). Y ata un extremo de la tela al enebro espinoso plantado por mi trastatarabuelo y el otro extremo a tu cuello para terminar con tu vida. Ir al inframundo es la única manera de estar juntos. Mi vida tiene que ir de esta manera como un castigo por la avaricia y asesinatos cometidos por mi abuelo”.

Dándose cuenta que así era cómo debería morir, la novia Cheongjeong hizo tal como su novio le había enseñado. El Emperador de Jade le ordenó a Buda del templo de Geumsangsa escribir una carta a la novia Cheongjeong, explicando que ella era el ser humano más dedicado bajo el cielo, y que ella merecía ir al mejor lugar existente. En el submundo, la novia se reunió con su novio y vivía un momento de felicidad. Y ella renació en el mundo de los mortales donde ella fue deificada.

El tema literario de este mito chamánico parece concentrarse en el amor conyugal. La profunda devoción de la novia Cheongjeong emociona al cielo, lo que permite que este matrimonio formado en el mundo de los humanos continúe durante cientos de miles de años y la pareja es venerada como los dioses ancestrales o los progenitores. Desde un punto de vista religiosa o cultural, el enfoque parece estar centrado en la profunda devoción del ser humano, a pesar de que el propósito puede variar. Los temas como hacer un sendero o atarse de manos con una cuerda se originan en las narrativas budistas, que son los actos simbólicos que significan el dolor que debe ser aguantado y la devoción que debe ser ofrecida por los creyentes del budismo para entrar en la Tierra Pura Occidental. El reflejo de estos elementos budistas en un mito chamánico demuestra que la devoción humana se considera importante al elevar plegarias a los dioses chamánicos. En términos literarios, religiosos o culturales, los coreanos creen que la devoción humana puede permitir a la gente tener grandes poderes espirituales con los que hasta los seres débiles o los seres inferiores podrán soportar enormes dolores y llegar a la Tierra Pura Occidental para reunirse con los muertos. La Canción del Novio Dorang y la Novia Cheongjeong tiene un significado importante por el hecho de que el cuento representa vívidamente las características universales y sentimientos profundos de los coreanos.

Canto Del Novio Dorang Y La Novia Cheongjeong

Canto Del Novio Dorang Y La Novia Cheongjeong
Palabra clave

도랑선비청정각시노래 ( 陶郎书生青璟新娘之歌 )

Ubicación de la enciclopedia

Literatura Popular de Corea > Cuento > Sinhwa

Autor KimHeonsun(金憲宣)

El mito chamánico “Dorangseonbicheongjeonggaksinora” narra la historia de Cheongjeonggaksi y el sacrificio que ella hace para reunirse con su novio que murió en la noche de su boda. Este cuento se recita durante el ritual para apaciguar a los espíritus de los muertos llamado mangmukgut que tiene lugar en la provincia de Hamgyeong-do donde el novio, Dorang y la novia, Cheongjeong son adorados como deidades que se encargan de las almas humanas.

El padre de la novia Cheongjeong era Hwadeokjunggunhwangcheolsa y la madre de ella era la señora Guto. Se acordó que ella se casaría con un hombre de una aristocrática familia llamado Dorangseonbi. A la llegada del novio a la casa de la novia para celebrar la boda, él se sentía como si algo hubiera estado agarrando la parte posterior de su cabeza y se sentía enfermo de repente perdiendo la consciencia. La novia llamó a un chamán mayor para que oficiara un ritual para su novio, después del cual el chamán dijo que la enfermedad que padecía el novio se había causado por las impurezas de las sedad de tres colores que el novio había recibido como regalos de boda. Cuando los tejidos de seda fueron quemados, el novio recuperó la conciencia parcialmente, pero su enfermedad no mostró ninguna señal de curarse, y en mitad de la noche, el novio se decidió a volver a la casa de su familia diciendo a su novia que si él no volvía a ella para la hora de osi del día siguiente, un hombre del pelo corto llegaría del otro lado del paso de la montaña, lo que significaría su muerte.

Desde entonces hasta la hora de sasi, la novia elevó las plegarias al dios celestial llamado Hanun y a Buda junto a un cuenco del agua fresca del pozo llamada jeonghwasu, pidiendo por la seguridad de su novio. Pero en la noche, en la hora de haesi, un hombre del pelo corto vino y le dijo a la novia que el novio había muerto. La novia del pelo esparcido se dirijo a sus suegros donde ella no hizo nada pero sí lloró bebiendo solamente agua por tres días. Incluso tras el enterramiento del cadáver de su novio, ella seguía llorando. Estos lúgubres sonidos que la novia hacía llegaron a los oídos del Emperador de Jade, que él ordenó al santo de Hwanggeumsan averiguar qué había pasado. El santo visitó a la novia, Cheongjeong y pidió limosnas, entonces ella respondió que ella de daría el dinero si él le permitía ver a su novio solo una vez más. Emocionado por su devoción, el santo le dio un cuenco hecho con la calabaza vacía y seca y le dijo recoger el agua fresca del pozo e ir a la tumba de su novio llevando su vestido de novia para rezar allí por tres días con una manta colocada delante de la tumba. Después de haber rezado por tres días, el novio apareció frente a ella, pero cuando ella intentó agarrar la muñeca de él, el novio desapareció. La novia llamó al monje divino en voz alta orando para que ella pudiera ver su novio otra vez. Al escuchar esta oración, el santo de Hwanggeumsan le enseñó lo que tenía que hacer para ver a su novio: arrancarse y colocar los pelos en una cuerda con tres mil nudos, llevarla al templo de Geumsangsa ubicado en el monte de Annaesan y atar un extremo de la cuerda a la sala de oraciones del templo con el otro extremo colgado en el aire. El santo le siguió diciendo que después de hacer un agujero en cada palma de sus manos y colocar la cuerda a través del agujero, si ella podía aguantar el dolor sin gritar incluso cuando las tres mil chicas pequeñas levantarían y bajarían la cuerda con toda su fuerza, ella podría ver a su novio. La novia hizo como se había indicado por el monje divino y finalmente, el novio apareció, pero cuando ella intentó tocarle, él desapareció otra vez. La novia lloró de tristeza y el monje divino le enseñó de nuevo otra manera de ver a su novio: exprimir aceite de cinco mal (1mal=18litros) de semillas de sésamo, perilla y ricino, extenderse el aceite sobre las manos hasta que se agote el aceite y rezar en el templo después de haberse quemado los diez dedos. La novia hizo como se había indicado y elevó las plegarias con sus diez dedos ardientes. Al verla, Yeomnadaewang del inframundo ordenó al novio, Dorang ir a extinguir el incendio en el templo de Geumsangsa, por lo que el novio apareció detrás de Buda en el templo, pero como la novia intentó abrazarle, él desapareció otra vez. Cuando la novia solicitó otra vez, el monje divino le enseñó otra manera de ver a su novio: construir un paso en el monte de Annaesan hacia el templo de Geumsangsa sin utilizar ninguna herramienta. Ella empezó a trabajar con sus dedos medio quemados para construir un sendero arrancando malas hierbas y moviendo rocas, pero al llegar a la cumbre de la montaña, ella se desmayó. Después de un largo tiempo, ella recuperó la consciencia y comenzó a trabajar de nuevo, cuando ella vio a un chico de sombrero de paja que estaba subiendo del otro lado de la montaña. Al verlo de cerca, ella se dio cuenta que el chico era su novio al que ella había esperado mucho para verlo. Determinada a no separarse de él jamás, ella había fingido no verlo hasta que él se acercó y lo apretó fuerte sin dejarle ir esta vez. El novio reconoció a su novia y le dijo: “Tu devoción ha conmovido al cielo y Yeomnadaewang me ha ordenado construir este paso. Cuando se haya terminado la construcción, podré renacer en el mundo de los humanos. Ahora que el sendero ya se ha construido, podemos vivir juntos”.

De regreso a casa, cuando el novio Doran y la novia Cheongjeong cruzaban un puente, primero la novia seguida por el novio, la súbita ráfaga de viento empujó al novio fuera del puente para que cayera en el agua bajo el puente. En ese momento, el novio le dijo a su novia: “Si quieres vivir conmigo, tienes que volver a casa y tomar una tela de seda que tiene una longitud de tres ja (1ja=30, 3cm) y tres chi (1chi =3, 03cm). Y ata un extremo de la tela al enebro espinoso plantado por mi trastatarabuelo y el otro extremo a tu cuello para terminar con tu vida. Ir al inframundo es la única manera de estar juntos. Mi vida tiene que ir de esta manera como un castigo por la avaricia y asesinatos cometidos por mi abuelo”.

Dándose cuenta que así era cómo debería morir, la novia Cheongjeong hizo tal como su novio le había enseñado. El Emperador de Jade le ordenó a Buda del templo de Geumsangsa escribir una carta a la novia Cheongjeong, explicando que ella era el ser humano más dedicado bajo el cielo, y que ella merecía ir al mejor lugar existente. En el submundo, la novia se reunió con su novio y vivía un momento de felicidad. Y ella renació en el mundo de los mortales donde ella fue deificada.

El tema literario de este mito chamánico parece concentrarse en el amor conyugal. La profunda devoción de la novia Cheongjeong emociona al cielo, lo que permite que este matrimonio formado en el mundo de los humanos continúe durante cientos de miles de años y la pareja es venerada como los dioses ancestrales o los progenitores. Desde un punto de vista religiosa o cultural, el enfoque parece estar centrado en la profunda devoción del ser humano, a pesar de que el propósito puede variar. Los temas como hacer un sendero o atarse de manos con una cuerda se originan en las narrativas budistas, que son los actos simbólicos que significan el dolor que debe ser aguantado y la devoción que debe ser ofrecida por los creyentes del budismo para entrar en la Tierra Pura Occidental. El reflejo de estos elementos budistas en un mito chamánico demuestra que la devoción humana se considera importante al elevar plegarias a los dioses chamánicos. En términos literarios, religiosos o culturales, los coreanos creen que la devoción humana puede permitir a la gente tener grandes poderes espirituales con los que hasta los seres débiles o los seres inferiores podrán soportar enormes dolores y llegar a la Tierra Pura Occidental para reunirse con los muertos. La Canción del Novio Dorang y la Novia Cheongjeong tiene un significado importante por el hecho de que el cuento representa vívidamente las características universales y sentimientos profundos de los coreanos.