Mito De Dangun(檀君神话)

Mito De Dangun

Palabra clave

단군신화 ( 檀君神话 , Dangunsinhwa )

Ubicación de la enciclopedia

Literatura Popular de Corea > Cuento > Sinhwa

Autor SeoDaeseok(徐大錫)

El relato “Dangunsinhwa” es el primer mito de la soberanía en la mitología coreana, que cuenta la historia sobre la fundación del primer reino en la península coreana, Gojoseon.

El mito de Dangun es registrado del modo siguiente en la sección del reino Gojosen del capítulo “Gii” de la Memorabilia de los Tres Reinos 《Samgungnyusa》: hace muchos años, el dios celestial llamado Hwanin se enteró de que su hijo llamado Hwanung tenía un gran interés en el mundo de los seres humanos bajo el cielo. Al mirar hacia abajo, alrededor del monte de Taebaeksan, Hwanin consideró que era un lugar ideal para fundar un reino, por lo tanto dio a su hijo los tres sellos celestiales llamados cheonbuin y le ordenó irse a gobernar la tierra donde vivían los mortales. Entones, Hwanung descendió a la cumbre del monte de Taebaeksan junto con una multitud de trescientos súbditos incluyendo el dios del viento, el dios de la lluvia y el dios de las nubes donde él empezó a encargarse de los 360 oficios del mundo humano incluyendo granos, vidas, enfermedades, castigos y noción del bien y del mal. En esa época, un oso y un tigre vivían en una misma cueva rezando repetidas veces a Hwanung para que se hiciera realidad su deseo. Al escuchar las plegarias elevadas por estos dos animales, Hwanung les entregó un manojo de artemisa y veinte dientes de ajo, y les dijo: “Si logran en el interior de una cueva sin exponerse al sol durante cien días, su deseo de convertirse en humanos se hará realidad”. El oso aguantó hasta el final, y después de 21 días, se convirtió en una hermosa mujer, pero el tigre se marchó antes de tiempo, por lo que no pudo obtener un cuerpo humano. La mujer osa llamada que tenía el nombre de Ungnyeo rezaba cada día bajo el árbol divino llamado sindansu para pedir que ella pudiera tener un hijo, pero no había nadie que se casara con ella. Compadecido Hwanung, se convirtió en un hombre y se casó con Ungnyeo. De este matrimonio, nació un niño llamado Dangun Wanggeom. Dangun estableció una capital en la fortaleza de Pyongyang y llamó a su reino Joseon. La capital fue trasladada de Pyongyang al monte de Baekaksan, luego a Asadal, al final a la Fortaleza de Pyongyang otra vez. Cuando pasaron los 1.500 años a partir del primer año del reinado de Dangun, la dinastía Zhou envió al príncipe Yin llamado Jizi a gobernar el reino Joseon, por lo que Dangun se dirigió a Jangdanggyeong, y luego a Asadal donde él fue deificado como el dios de la montaña llamado Sansin a los 1.908 años de edad.

A diferencia de 《Samgungnyusa》, el poema histórico 《Jewangungi》 provee un cuento ligeramente diferente acerca del nacimiento de Dangun, en el cual el hijo de Hwanin llamado Danung Cheonwang, desciende sobre la cumbre del monte de Taebaeksan, bajo el sindansu donde él da un fármaco a su nieta para que ella se convierta en una persona y la casa con el dios del árbol divino llamado Dansusin. Dangun es un hijo que es fruto de ese matrimonio.

El mito de Dangun puede ser categorizado como la unión del Padre del Cielo y la Madre de la Tierra llamada Cheonbujimo, lo que indica que la narrativa fue creada tras el establecimiento del patriarcado en la península coreana. El protagonista de la historia es Hwanung, pero se llama como “mito de Dangun”, ya que Dangun se considera como el progenitor de los coreanos, debido a que la población de la ciudad divina llamada Sinsi creada por Hwanung era étnicamente diferente a de la del reino Joseon fundado por Dangun. En otras palabras, es probable que el reino Joseon de Dangun se formó mediante la alianza entre la ciudad Sinsi de Hwanung y el clan totémico del oso representado por Ungnye con las poblaciones considerablemente expandidas: la población inmigrante de Sinsi caracterizada por el culto al sol y a la agricultura y el grupo indígena de Joseon caracterizado por el culto al oso y subyugado por la gente de Sinsi. El cuento de Dangun convertido en el dios de la montaña de Asadal, significa que él fue adorado por generaciones posteriores por medio de rituales religiosos. Además en el relato, aparecen los tres sellos celestiales como símbolos de soberanía, los que son interpretados generalmente como el espejo divino llamado singyeong, que representa la forma de gobernar a la gente y se encuentra en las tumbas de muchos jefes de las tribus antiguas en la península coreana en forma de espejo de bronce; la espada divina llamada singeom, la que es del monarca representando el liderazgo militar; y el sonajero divino llamado sillyeong o el tambor divino llamado singo, los que son accesorios sagrados, utilizados en los rituales a fin de llamar la atención de los dioses antes de informarles sobre asuntos humanos.

Mito De Dangun

Mito De Dangun
Palabra clave

단군신화 ( 檀君神话 , Dangunsinhwa )

Ubicación de la enciclopedia

Literatura Popular de Corea > Cuento > Sinhwa

Autor SeoDaeseok(徐大錫)

El relato “Dangunsinhwa” es el primer mito de la soberanía en la mitología coreana, que cuenta la historia sobre la fundación del primer reino en la península coreana, Gojoseon.

El mito de Dangun es registrado del modo siguiente en la sección del reino Gojosen del capítulo “Gii” de la Memorabilia de los Tres Reinos 《Samgungnyusa》: hace muchos años, el dios celestial llamado Hwanin se enteró de que su hijo llamado Hwanung tenía un gran interés en el mundo de los seres humanos bajo el cielo. Al mirar hacia abajo, alrededor del monte de Taebaeksan, Hwanin consideró que era un lugar ideal para fundar un reino, por lo tanto dio a su hijo los tres sellos celestiales llamados cheonbuin y le ordenó irse a gobernar la tierra donde vivían los mortales. Entones, Hwanung descendió a la cumbre del monte de Taebaeksan junto con una multitud de trescientos súbditos incluyendo el dios del viento, el dios de la lluvia y el dios de las nubes donde él empezó a encargarse de los 360 oficios del mundo humano incluyendo granos, vidas, enfermedades, castigos y noción del bien y del mal. En esa época, un oso y un tigre vivían en una misma cueva rezando repetidas veces a Hwanung para que se hiciera realidad su deseo. Al escuchar las plegarias elevadas por estos dos animales, Hwanung les entregó un manojo de artemisa y veinte dientes de ajo, y les dijo: “Si logran en el interior de una cueva sin exponerse al sol durante cien días, su deseo de convertirse en humanos se hará realidad”. El oso aguantó hasta el final, y después de 21 días, se convirtió en una hermosa mujer, pero el tigre se marchó antes de tiempo, por lo que no pudo obtener un cuerpo humano. La mujer osa llamada que tenía el nombre de Ungnyeo rezaba cada día bajo el árbol divino llamado sindansu para pedir que ella pudiera tener un hijo, pero no había nadie que se casara con ella. Compadecido Hwanung, se convirtió en un hombre y se casó con Ungnyeo. De este matrimonio, nació un niño llamado Dangun Wanggeom. Dangun estableció una capital en la fortaleza de Pyongyang y llamó a su reino Joseon. La capital fue trasladada de Pyongyang al monte de Baekaksan, luego a Asadal, al final a la Fortaleza de Pyongyang otra vez. Cuando pasaron los 1.500 años a partir del primer año del reinado de Dangun, la dinastía Zhou envió al príncipe Yin llamado Jizi a gobernar el reino Joseon, por lo que Dangun se dirigió a Jangdanggyeong, y luego a Asadal donde él fue deificado como el dios de la montaña llamado Sansin a los 1.908 años de edad.

A diferencia de 《Samgungnyusa》, el poema histórico 《Jewangungi》 provee un cuento ligeramente diferente acerca del nacimiento de Dangun, en el cual el hijo de Hwanin llamado Danung Cheonwang, desciende sobre la cumbre del monte de Taebaeksan, bajo el sindansu donde él da un fármaco a su nieta para que ella se convierta en una persona y la casa con el dios del árbol divino llamado Dansusin. Dangun es un hijo que es fruto de ese matrimonio.

El mito de Dangun puede ser categorizado como la unión del Padre del Cielo y la Madre de la Tierra llamada Cheonbujimo, lo que indica que la narrativa fue creada tras el establecimiento del patriarcado en la península coreana. El protagonista de la historia es Hwanung, pero se llama como “mito de Dangun”, ya que Dangun se considera como el progenitor de los coreanos, debido a que la población de la ciudad divina llamada Sinsi creada por Hwanung era étnicamente diferente a de la del reino Joseon fundado por Dangun. En otras palabras, es probable que el reino Joseon de Dangun se formó mediante la alianza entre la ciudad Sinsi de Hwanung y el clan totémico del oso representado por Ungnye con las poblaciones considerablemente expandidas: la población inmigrante de Sinsi caracterizada por el culto al sol y a la agricultura y el grupo indígena de Joseon caracterizado por el culto al oso y subyugado por la gente de Sinsi. El cuento de Dangun convertido en el dios de la montaña de Asadal, significa que él fue adorado por generaciones posteriores por medio de rituales religiosos. Además en el relato, aparecen los tres sellos celestiales como símbolos de soberanía, los que son interpretados generalmente como el espejo divino llamado singyeong, que representa la forma de gobernar a la gente y se encuentra en las tumbas de muchos jefes de las tribus antiguas en la península coreana en forma de espejo de bronce; la espada divina llamada singeom, la que es del monarca representando el liderazgo militar; y el sonajero divino llamado sillyeong o el tambor divino llamado singo, los que son accesorios sagrados, utilizados en los rituales a fin de llamar la atención de los dioses antes de informarles sobre asuntos humanos.