Práctica De Ofrecer Pedacitos De La Comida Sacrificial A Los Malos Espíritus(獻食)

Práctica De Ofrecer Pedacitos De La Comida Sacrificial A Los Malos Espíritus

Palabra clave

헌식 ( 獻食 )

Ubicación de la enciclopedia

Ritos de Paso de Corea > Ritos de Paso de Corea > Jerye

Autor KimTaesoo(金泰水)

Acto que consiste en ofrecer pedacitos de la comida sacrificial a los fantasmas y espíritus errantes durante el ritual.

La creencia india de que los espíritus ancestrales pueden ser liberados de su existencia deplorable a través de recordatorios y ofrendas, llamada siagwi se convirtió en un rito celebrado para ofrecer alimentos sacrificios a los fantasmas hambrientos llamados agwi y a los demás fantasmas y dioses menores en Corea.

A estos fantasmas y dioses, se les incluyen los espíritus errantes, espíritus de las mujeres que murieron al dar a luz y espíritus de la gente que falleció injustamente. Por lo tanto, dichos espíritus sienten rencor hacia el mundo de los vivos, así que son considerados como algo que puede dañar a los seres vivos. Por esta razón, existe una gran variedad de rituales para apaciguar a estos espíritus y evitar que algo malo se les ocurra a los vivos que se han transmitido hasta la fecha de formas distintas. Primero, la gente prepara una mesa pequeña de ofrendas solamente para los fantasmas y dioses menores al realizar un ritual ancestral. Es la manera más común en las provincias de Chungcheong-do y Jeolla-do. Por supuesto, hay diferencias entre las regiones. Los alimentos sacrificiales se preparan sencillamente, incluyendo el pastel de arroz y licor. Segundo, se ofrecen los pedacitos de comida sacrificial a los fantasmas y dioses menores después del ritual ancestral, lo que se practica en todas las regiones de Corea.

Los dioses tutelares se veneran, así como los fantasmas y dioses menores que sienten rencor hacia el mundo de los seres vivos se atienden en los rituales coreanos. Esta costumbre de ofrecer comida a los espíritus errantes y hambrientos refleja bien la idea coreana de mantener relaciones fluidas, para la cual hay que evitar hacerle a alguien sentirse mal. Los coreanos ya han aprendido con la experiencia que aunque miles personas ayudan a que algo ocurra, ellos no podrán tener éxito, si una persona que siente resentimiento o rencor lo impide. Es decir, los coreanos creen que todo será en vano si los fantasmas y dioses menores no se atienden bien en los rituales, sin importar lo bueno que se veneren los dioses tutelares.

Práctica De Ofrecer Pedacitos De La Comida Sacrificial A Los Malos Espíritus

Práctica De Ofrecer Pedacitos De La Comida Sacrificial A Los Malos Espíritus
Palabra clave

헌식 ( 獻食 )

Ubicación de la enciclopedia

Ritos de Paso de Corea > Ritos de Paso de Corea > Jerye

Autor KimTaesoo(金泰水)

Acto que consiste en ofrecer pedacitos de la comida sacrificial a los fantasmas y espíritus errantes durante el ritual.

La creencia india de que los espíritus ancestrales pueden ser liberados de su existencia deplorable a través de recordatorios y ofrendas, llamada siagwi se convirtió en un rito celebrado para ofrecer alimentos sacrificios a los fantasmas hambrientos llamados agwi y a los demás fantasmas y dioses menores en Corea.

A estos fantasmas y dioses, se les incluyen los espíritus errantes, espíritus de las mujeres que murieron al dar a luz y espíritus de la gente que falleció injustamente. Por lo tanto, dichos espíritus sienten rencor hacia el mundo de los vivos, así que son considerados como algo que puede dañar a los seres vivos. Por esta razón, existe una gran variedad de rituales para apaciguar a estos espíritus y evitar que algo malo se les ocurra a los vivos que se han transmitido hasta la fecha de formas distintas. Primero, la gente prepara una mesa pequeña de ofrendas solamente para los fantasmas y dioses menores al realizar un ritual ancestral. Es la manera más común en las provincias de Chungcheong-do y Jeolla-do. Por supuesto, hay diferencias entre las regiones. Los alimentos sacrificiales se preparan sencillamente, incluyendo el pastel de arroz y licor. Segundo, se ofrecen los pedacitos de comida sacrificial a los fantasmas y dioses menores después del ritual ancestral, lo que se practica en todas las regiones de Corea.

Los dioses tutelares se veneran, así como los fantasmas y dioses menores que sienten rencor hacia el mundo de los seres vivos se atienden en los rituales coreanos. Esta costumbre de ofrecer comida a los espíritus errantes y hambrientos refleja bien la idea coreana de mantener relaciones fluidas, para la cual hay que evitar hacerle a alguien sentirse mal. Los coreanos ya han aprendido con la experiencia que aunque miles personas ayudan a que algo ocurra, ellos no podrán tener éxito, si una persona que siente resentimiento o rencor lo impide. Es decir, los coreanos creen que todo será en vano si los fantasmas y dioses menores no se atienden bien en los rituales, sin importar lo bueno que se veneren los dioses tutelares.