festividad del noveno día del noveno mes lunar(重陽節)

festividad del noveno día del noveno mes lunar

Palabra clave

중양절 ( 重陽節 , Jungyangjeol )

Ubicación de la enciclopedia

costumbres estacionales de Corea > OTOÑO > Septiembre > Vacaciones estacionales

Autor JungSeungmo(鄭勝謨)

Se llamaba de este modo a la festividad del noveno día del noveno mes lunar. Los días en que coinciden el número del día con el del mes lunar, tal como ocurre el 3 del tercer mes, el 5 del quinto mes, el 7 del séptimo mes y el 9 del noveno mes, se consideran auspiciosos por estar compuestos de dobles números impares, es decir, doblemente llenos de energía positiva. De todas las fechas festivas citadas, se consideraba como la más importante al Jungyangjeol, que también se llamaba día Junggu (lit. doble nueve) y en algunas regiones, Gwil. Se decía que las golondrinas que habían migrado desde el sur a la península coreana el 3 del tercer mes lunar regresaban el 9 del noveno mes a su lugar de origen. Viendo a las bandadas de golondrinas que partían volando alto por el cielo otoñal, los agricultores se apresuraban a terminar las labores de cosecha.

A partir de la dinastía Silla (57 a. C.-935 d. C.) el rey y su corte celebraban anualmente este día con una gran reunión; y en la dinastía Goryeo (918-1392) se realizaba un banquete oficial. Durante la dinastía Joseon (1392-1910), el rey Sejong declaró oficialmente los días Jungsam (tercer día del tercer mes lunar) y Junggu como festividades nacionales y, concediéndole una especial importancia a Junggu, trasladó a esta fecha el banquete giroyeon que ofrecía anualmente a los miembros de edad avanzada de la corte en el día de Chuseok (fiesta de la cosecha, 15 del octavo mes lunar). Además, a modo de conmemoración, se designó también este día como el día del examen oficial gwageo, el cual rendían una vez al año los nobles para llegar a ser funcionarios públicos.

En Jungyangjeol o Junggu se celebraban diversos eventos en todos los órdenes. A nivel nacional, a partir de la dinastía Goryeo el rey presidía una ceremonia oficial en la que se rendía culto a los ancestros, tal como se hacía en Jeongjo (la mañana del primer día del año nuevo lunar), Dano (el 5 del quinto mes lunar) y Chuseok (fiesta de la cosecha, 15 del octavo mes lunar). Los particulares también rendían culto a los antepasados o visitaban sus tumbas. Bajo la creencia de que era un día lleno de energía positiva, la gente hacía deunggo (lit. alcanzar la altura), es decir, subían a una montaña llevando consigo una faltriquera llena de frutos del Cornus officinalis y, una vez alcanzada la cima, bebían una copa de licor hecho a base de crisantemos y lanzaban al vacío sus sombreros. También practicaban el sangguk, que era apreciar la belleza y el aroma del crisantemo; y el beomguk o hwanghwa beomju, que era beber licor de crisantemo o un licor en el que flotaban pétalos de esta flor. Todas estas costumbres relacionadas con el cristantemo se deben a la creencia de que esta flor era beneficiosa para alcanzar la longevidad. También se hacían eventos de siju, que consistía en componer poemas y compartir licores. Los habitantes de Seúl solían subir al monte Namsan o al Bukaksan y en la cima compartían una comida entre los presentes. Por la costumbre de practicar tales actividades y reuniones en Junggyangjeol, los funcionarios públicos se tomaban este día de licencia. Debido en parte a la ausencia de los funcionarios, pero sobre todo por ser una festividad nacional, estaba prohibido realizar ejecuciones de condenados este día.

Jungyangjeol es la época en que florecen plenamente los crisantemos. Por esta razón, se bebía licor de crisantemo o gukhwaju y se comía gukhwajeon, que era un panqueque de arroz glutinoso adornado con pétalos amarillos de crisantemo. El modo de preparar este panqueque era similar al del panqueque de azalea que se hacía el tres del tercer mes lunar, y ambos recibían el nombre de hwajeon (lit. panqueque de flores). También se preparaba este día el hwachae, que era un refresco frío de cristantemos. En la preparación de todos estos alimentos se utilizaba una variedad de crisantemo autóctona llamada gamguk (lit. crisantemo dulce, Chrysanthemum indicum), porque tenía un buen aroma y se mantenía fresco durante mucho tiempo.

Por otra parte, a partir de Jungyangjeol todos estaban muy ocupados por las labores del campo porque era cuando los hombres cosechaban el arroz y las mujeres cosechaban la batata y sembraban el ajo. Los trabajos de preparar el abono y desaguar y eliminar las malas hierbas del arrozal eran labores que realizaban conjuntamente. Además, según las regiones, también se realizaba la recolección de algodón, o bien la siembra o bien la cosecha de la soja, el frijol rojo, el mijo, el sorgo, el nabo, la col china y otros. Por esta razón, en la mayoría de las zonas rurales no se festejaba el Jungyangjeol con actividades especiales sino que se trabajaba igual que cualquier día corriente.

Las familias que no habían alcanzado ofrecer en Chuseok los alimentos recientemente cosechados a sus antepasados, lo hacían en Junggu. A esta costumbre de ofrecer frutas o cereales de última cosecha se la llamaba cheonsin. En algunas regiones lo hacían como un rito en honor al dios tutelar del hogar o seongju, ofreciéndole pasteles hechos con arroz recién cosechado. En la región de Goheung, provincia de Jeolla del Sur, se realizaba el gwilje, que era una rendición de culto a los ancestros de más allá de la quinta generación. En el pasado, había un chamán por cada dos o tres aldeas y en Jungyangjeol era costumbre que la gente le hiciera una donación de dinero o siju. Lo hacían para no carecer de la asistencia del chamán ante eventuales problemas o dificultades.

Debido a lo temprano que caía la festividad de Chuseok, muchas veces era difícil ofrecer alimentos recientemente cosechados en el rito de veneración a los ancestros que se realizaba este día, pero existía la posibilidad de remediar esa falta realizando el rito en Jungyangjeol, cuando se completaban las labores de la cosecha. A esta costumbre se la conocía por el nombre de Junggu charye (ofrenda a los antepasados en Junggu). Por otra parte, los datos de que en Jungyangjeol se celebraba el banquete giroyeon que se ofrecía a los miembros de edad avanzada de la corte y de que se tomaba licor de crisantemo que era beneficioso para mantener la salud y alcanzar la longevidad, nos proporcionan la evidencia de que tanto el gobierno como el pueblo percibían este día festivo como un día de respeto a los mayores.

festividad del noveno día del noveno mes lunar

festividad del noveno día del noveno mes lunar
Palabra clave

중양절 ( 重陽節 , Jungyangjeol )

Ubicación de la enciclopedia

costumbres estacionales de Corea > OTOÑO > Septiembre > Vacaciones estacionales

Autor JungSeungmo(鄭勝謨)

Se llamaba de este modo a la festividad del noveno día del noveno mes lunar. Los días en que coinciden el número del día con el del mes lunar, tal como ocurre el 3 del tercer mes, el 5 del quinto mes, el 7 del séptimo mes y el 9 del noveno mes, se consideran auspiciosos por estar compuestos de dobles números impares, es decir, doblemente llenos de energía positiva. De todas las fechas festivas citadas, se consideraba como la más importante al Jungyangjeol, que también se llamaba día Junggu (lit. doble nueve) y en algunas regiones, Gwil. Se decía que las golondrinas que habían migrado desde el sur a la península coreana el 3 del tercer mes lunar regresaban el 9 del noveno mes a su lugar de origen. Viendo a las bandadas de golondrinas que partían volando alto por el cielo otoñal, los agricultores se apresuraban a terminar las labores de cosecha.

A partir de la dinastía Silla (57 a. C.-935 d. C.) el rey y su corte celebraban anualmente este día con una gran reunión; y en la dinastía Goryeo (918-1392) se realizaba un banquete oficial. Durante la dinastía Joseon (1392-1910), el rey Sejong declaró oficialmente los días Jungsam (tercer día del tercer mes lunar) y Junggu como festividades nacionales y, concediéndole una especial importancia a Junggu, trasladó a esta fecha el banquete giroyeon que ofrecía anualmente a los miembros de edad avanzada de la corte en el día de Chuseok (fiesta de la cosecha, 15 del octavo mes lunar). Además, a modo de conmemoración, se designó también este día como el día del examen oficial gwageo, el cual rendían una vez al año los nobles para llegar a ser funcionarios públicos.

En Jungyangjeol o Junggu se celebraban diversos eventos en todos los órdenes. A nivel nacional, a partir de la dinastía Goryeo el rey presidía una ceremonia oficial en la que se rendía culto a los ancestros, tal como se hacía en Jeongjo (la mañana del primer día del año nuevo lunar), Dano (el 5 del quinto mes lunar) y Chuseok (fiesta de la cosecha, 15 del octavo mes lunar). Los particulares también rendían culto a los antepasados o visitaban sus tumbas. Bajo la creencia de que era un día lleno de energía positiva, la gente hacía deunggo (lit. alcanzar la altura), es decir, subían a una montaña llevando consigo una faltriquera llena de frutos del Cornus officinalis y, una vez alcanzada la cima, bebían una copa de licor hecho a base de crisantemos y lanzaban al vacío sus sombreros. También practicaban el sangguk, que era apreciar la belleza y el aroma del crisantemo; y el beomguk o hwanghwa beomju, que era beber licor de crisantemo o un licor en el que flotaban pétalos de esta flor. Todas estas costumbres relacionadas con el cristantemo se deben a la creencia de que esta flor era beneficiosa para alcanzar la longevidad. También se hacían eventos de siju, que consistía en componer poemas y compartir licores. Los habitantes de Seúl solían subir al monte Namsan o al Bukaksan y en la cima compartían una comida entre los presentes. Por la costumbre de practicar tales actividades y reuniones en Junggyangjeol, los funcionarios públicos se tomaban este día de licencia. Debido en parte a la ausencia de los funcionarios, pero sobre todo por ser una festividad nacional, estaba prohibido realizar ejecuciones de condenados este día.

Jungyangjeol es la época en que florecen plenamente los crisantemos. Por esta razón, se bebía licor de crisantemo o gukhwaju y se comía gukhwajeon, que era un panqueque de arroz glutinoso adornado con pétalos amarillos de crisantemo. El modo de preparar este panqueque era similar al del panqueque de azalea que se hacía el tres del tercer mes lunar, y ambos recibían el nombre de hwajeon (lit. panqueque de flores). También se preparaba este día el hwachae, que era un refresco frío de cristantemos. En la preparación de todos estos alimentos se utilizaba una variedad de crisantemo autóctona llamada gamguk (lit. crisantemo dulce, Chrysanthemum indicum), porque tenía un buen aroma y se mantenía fresco durante mucho tiempo.

Por otra parte, a partir de Jungyangjeol todos estaban muy ocupados por las labores del campo porque era cuando los hombres cosechaban el arroz y las mujeres cosechaban la batata y sembraban el ajo. Los trabajos de preparar el abono y desaguar y eliminar las malas hierbas del arrozal eran labores que realizaban conjuntamente. Además, según las regiones, también se realizaba la recolección de algodón, o bien la siembra o bien la cosecha de la soja, el frijol rojo, el mijo, el sorgo, el nabo, la col china y otros. Por esta razón, en la mayoría de las zonas rurales no se festejaba el Jungyangjeol con actividades especiales sino que se trabajaba igual que cualquier día corriente.

Las familias que no habían alcanzado ofrecer en Chuseok los alimentos recientemente cosechados a sus antepasados, lo hacían en Junggu. A esta costumbre de ofrecer frutas o cereales de última cosecha se la llamaba cheonsin. En algunas regiones lo hacían como un rito en honor al dios tutelar del hogar o seongju, ofreciéndole pasteles hechos con arroz recién cosechado. En la región de Goheung, provincia de Jeolla del Sur, se realizaba el gwilje, que era una rendición de culto a los ancestros de más allá de la quinta generación. En el pasado, había un chamán por cada dos o tres aldeas y en Jungyangjeol era costumbre que la gente le hiciera una donación de dinero o siju. Lo hacían para no carecer de la asistencia del chamán ante eventuales problemas o dificultades.

Debido a lo temprano que caía la festividad de Chuseok, muchas veces era difícil ofrecer alimentos recientemente cosechados en el rito de veneración a los ancestros que se realizaba este día, pero existía la posibilidad de remediar esa falta realizando el rito en Jungyangjeol, cuando se completaban las labores de la cosecha. A esta costumbre se la conocía por el nombre de Junggu charye (ofrenda a los antepasados en Junggu). Por otra parte, los datos de que en Jungyangjeol se celebraba el banquete giroyeon que se ofrecía a los miembros de edad avanzada de la corte y de que se tomaba licor de crisantemo que era beneficioso para mantener la salud y alcanzar la longevidad, nos proporcionan la evidencia de que tanto el gobierno como el pueblo percibían este día festivo como un día de respeto a los mayores.