día de la Gran Luna Llena del primer mes lunar(正月十五)

Palabra clave

정월대보름 ( 正月十五 , Jeongwol Daeboreum )

Ubicación de la enciclopedia

costumbres estacionales de Corea > Enero > Enero > Vacaciones estacionales

Se denomina así al quince del primer mes lunar, día en que sale la primera luna llena del Año Nuevo. Otros nombres de esta misma fecha son Sangwon (lit. alto comienzo, denominación taoísta del día), Ogiil (lit. aniversario de la muerte del cuervo) y Daldo (lit. tristeza y ansiedad). A diferencia del Seol (primer día del Año Nuevo Lunar), cuando se realizan ritos más privados, en Jeongwol Daeboreum las ceremonias son de carácter más comunitario, como el dongje (rito dedicado al espíritu protector de una comunidad), que es un acontecimiento folclórico clave para consolidar los lazos entre los vecinos de un pueblo.

En los días próximos a la salida de la primera luna llena se puede disfrutar de las animadas interpretaciones de nongakdae (bandas campesina de música instrumental), que van de casa en casa deseando suerte para el año. Esta costumbre es llamada de diversas maneras: jisin bapgi (lit. pisar al dios de la tierra) en general, maegu (enterrar a espíritus malos) en la provincia de Jeolla y geollip (mendigar granos o dinero) en la región central del país, además de otras denominaciones. Sin embargo, se trata de una tradición que no se registró en las provincias de Pyeongang y Hamgyeong, donde no existían estas bandas musicales.

El gisebae o salutación de año nuevo con estandartes es otra ceremonia realizada generalmente en Jeongwol Daeboreum. Las bandas musicales de campesinos y los estandartes simbólicos de cada aldea se congregan este día para saludarse el uno al otro conforme a la jerarquía que existe entre ellos. Es acompañada por las funciones musicales de nongakdae, que alardean de su destreza musical, y veces desembocan en una pelea en torno al orden de saludo por no estar bien definido el rango entre los poblados. Es una tradición que se ha transmitido principalmente en la provincia de Jeolla del Norte.

Por otra parte, se cree que los árboles frutales, tales como el caqui, la jujuba y la pera oriental, entre otros, dan muchos frutos si se los poda y se les pone una piedra entre las ramas el día de Jeongwol Daeboreum o un día antes. También existe una costumbre llamada bokto humchigi (robar tierra afortunada), que consiste en tomar a escondidas la tierra que hay dentro del patio de un hogar rico y pegarla en el fogón de la propia casa, ya que se cree que con dicha tierra se trae también la fortuna de la que goza el acaudalado. En la víspera de este día de la Gran Luna Llena, la gente aguarda para oír el primer canto del gallo. Inmediatamente después, sacan el agua de un pozo, creyendo que el primero que lo hace conseguirá la mejor cosecha del año. El nombre de esta costumbre es yongal tteugi (lit. recoger el huevo de dragón).

Según los almanaques antiguos, la gente, tanto de la capital como del campo, se dirigía a algún puente a caminar sobre él, pues se creía que así tendrían unas piernas más sanas. La costumbre viene del hecho de que en coreano ambas palabras -puente y pierna- se pronuncian de la misma manera. Asimismo, existía la tradición de hacer algo nueve veces en la víspera y en el día de Jeongwol Daeboreum, como por ejemplo, llevar a hombro nueve montones de madera o hacer nueve cuerdas de paja, actos que se hacían con el deseo de llegar a tener una gran riqueza. Las mujeres lavaban nueve prendas de vestir y los estudiantes escribían nueve ensayos y nueve oraciones, costumbres todas que fomentaban la perseverancia en el trabajo de la gente común.

En este día también se realiza una variedad de predicciones para adivinar la bonanza o no de la cosecha. Una de ellas es quemar el daljip o “casa de la luna”, que construían los jóvenes sobre una colina con pajas, follajes de pino o maderas amontonadas. A esta “casa de la luna”, que suele tener la forma de una choza pequeña, se le prende fuego entre gritos de júbilo una vez que sale la luna. A veces, se ponen bambúes dentro del daljip para espantar a los espíritus malignos con el estrépito provocado por la explosión de dichas plantas. Si el daljip se quema en su totalidad, esto es interpretado como un signo de buena cosecha para el año. También se pronostica la buena o mala cosecha del año mirando la forma y la dirección en que el daljip se viene abajo abrasada por el fuego. Existe, por otra parte, un tipo de adivinanza que se hace dando de comer a las vacas. En la víspera de Jeongwol Daeboreum, a parte de las tres comidas habituales, se les ofrece una cuarta, donde se añade el ogokbap (arroz hecho a base de cinco granos). Si lo primero que comen las vacas es el arroz, se interpreta como buena señal para la cosecha de este grano; y, si son las legumbres, es un pronóstico positivo para la cosecha del algodón.

En Jeongwol Daeboreum, se sueltan las cometas que se han venido volando desde principios del año nuevo. Antes de echarlas al vuelo y cortarles el hilo para que puedan alejarse, escriben sobre ellas palabras como songaek (adiós al infortunio) o songaek yeongbok (adiós al infortunio y bienvenida a la buena fortuna) u otras por el estilo. Se cree que con la cometa desaparece también la mala suerte que pueda tener el dueño ese año. De ahí que se le llame aekmagiyeon (cometa para prevenir la mala fortuna).

Otra costumbre muy típica de Jeongwol Daboreum es “la venta del calor estival”, que consiste en vender por adelantado el calor de verano de uno, basta decir “Te vendo mi calor” a alguien con quien uno se cruce ese día por la mañana. El que haya conseguido vender su calor de esta manera ya no sufrirá de él ese año.

En Jeongwol Daeboreum se toma gwibalgisul (licor que afina el oído). La gente bebe por la manaña del día en cuestión una copa de este licor, frío y sin calentar, con el deseo de que se le agudice el oído y, a la vez, poder oír solo buenas noticias durante todo el año. Otra costumbre muy típica de este día es la de bureom kkaegi, que consiste en romper nueces con el deseo de tener dientes sanos. Asimismo, en Jeongwol Daeboreum, se toman platos de arroz glutinoso cocido y yakbab (lit. arroz medicinal), con dátiles, castañas, aceite, miel, salsa de soja y piñones. Se comen también platos de namul, hechos con verduras desecadas el verano del año anterior, tales como rodajas o rebanadas de calabacín, rábano, berenjena y hongos o brotes de helechos, pues se decía que los que cocinen o coman estos platos el 14 o 15 de enero lunar no sufrirán de calor estival.

Otra delicia que se puede saborear en Jeongwol Daeboreum es bokssam o ssam de la suerte, que es arroz cocido y envuelto en algas secas u hojas de chwinamul (Aster scaber). Todos estos platos se sirven en abundantes cantidades acompañando al ogokbap, el arroz hecho a base de cinco granos.

Muchos de los juegos que se hacen en Jeongwol Daeboreum son juegos colectivos. El juldarigi, juego del tira y afloja de la cuerda, es el ejemplo más típico de juego grupal que se hace este día de la primera luna llena. El juego de gossaum (juego de lucha con cuerdas en forma de argolla) es un tipo de preludio del juldarigi y se realizó hasta tiempos muy recientes en las localidades de Jangheung, Gangjin y Yeoungam, de la provincia de Jeolla del Sur. El triunfo en este juego es para el grupo que con su go, el lazo circular y grande en la parte delantera de la cuerda, echa abajo el de su contraparte. Una vez concluido el juego, se inicia el tira y afloja, entrelazando los go de las dos cuerdas. En Chilseokdong, distrito Nam-gu, de la ciudad metropolitana de Gwangju, el juego de gossaum se ha desarrollado como un juego independiente.

El namusoe ssaum (lucha de bueyes de madera), también llamado como soemori daegi (lucha de cabezas de buey), es un juego folclórico de gran escala que se realiza solo en Yeongsan, condado de Changnyeong-gun, provincia Gyeongsang del Sur. Aunque en estos días tiene lugar el primero de marzo, día del Movimiento de la Independencia, antiguamente se realizaba en Jeongwol Daeboreum. En 1968 el juego fue declarado como Patrimonio Cultural Intangible de Importancia. El namusoe o buey de madera es una estructura de maderas entrelazadas de 495 cm de longitud y 385 cm de altura. El equipo vencedor es el que empuja y echa abajo el buey de madera del equipo contrario, siendo éstos el equipo del este y el del oeste. El juego tiene similitudes con el gossaum o chajeon nori (lucha de carros de batalla) por ser una competición simple pero intensa.

El seokjeon (combate a pedradas) es otro juego grupal de este día de la primera luna llena, en el cual dos equipos luchan tirándose pequeñas piedras, convencidos de que los ganadores obtendrán la mejor cosecha del año. En la noche de Jeongwol Daeborem, los jóvenes juegan al hwaetbul ssaum (combate de antorchas), dando gritos y provocando a los residentes de poblados cercanos. Esto, con frecuencia, acaba en peleas callejeras, a puñetazos y hasta quemando la ropa. El juego tiene como perdedor al grupo que se retira primero, se queda sin antorchas o estas se apagan.

El notdari bapgi (cruzar el puente de latón) es un juego de mujeres que se celebra en el momento más álgido del día. Las mujeres forman una fila agachándose y cogiéndose de la cintura formando un puente humano, por el cual camina, al ritmo de una canción, una muchacha elegida como princesa y vestida de gala, mientras la asisten dos ayudantes a los lados. Las danzas de máscaras, llamadas deulnoreum (representaciones a campo abierto), de localidades como Busanjin, Dongrae y Suyeong, y conocidas como ogwangdae (cinco bufones) en Tongyeong y Goseong, provincia de Gyeongsang, originalmente tuvieron lugar en la noche del catorce o el quince de enero lunar.

Antiguamente en Tongyeong había danzas-teatro de máscaras, se tocaba el maegu (kkwaenggwari o gong pequeño de mano) en la nochevieja lunar y las bandas de música folclórica iban de casa en casa hasta el día de Jeongwol Daeboreum, acompañadas de un junggwangdae o bufón con máscara de monje depravado que ahuyentaba los espíritus malignos. Sin embargo, estas representaciones se convirtieron más tarde en parte del festival de primavera, celebrado entre marzo y abril, y del festival de las hojas otoñales, en el mes de septiembre.

día de la Gran Luna Llena del primer mes lunar

día de la Gran Luna Llena del primer mes lunar
Palabra clave

정월대보름 ( 正月十五 , Jeongwol Daeboreum )

Ubicación de la enciclopedia

costumbres estacionales de Corea > Enero > Enero > Vacaciones estacionales

Autor

Se denomina así al quince del primer mes lunar, día en que sale la primera luna llena del Año Nuevo. Otros nombres de esta misma fecha son Sangwon (lit. alto comienzo, denominación taoísta del día), Ogiil (lit. aniversario de la muerte del cuervo) y Daldo (lit. tristeza y ansiedad). A diferencia del Seol (primer día del Año Nuevo Lunar), cuando se realizan ritos más privados, en Jeongwol Daeboreum las ceremonias son de carácter más comunitario, como el dongje (rito dedicado al espíritu protector de una comunidad), que es un acontecimiento folclórico clave para consolidar los lazos entre los vecinos de un pueblo.

En los días próximos a la salida de la primera luna llena se puede disfrutar de las animadas interpretaciones de nongakdae (bandas campesina de música instrumental), que van de casa en casa deseando suerte para el año. Esta costumbre es llamada de diversas maneras: jisin bapgi (lit. pisar al dios de la tierra) en general, maegu (enterrar a espíritus malos) en la provincia de Jeolla y geollip (mendigar granos o dinero) en la región central del país, además de otras denominaciones. Sin embargo, se trata de una tradición que no se registró en las provincias de Pyeongang y Hamgyeong, donde no existían estas bandas musicales.

El gisebae o salutación de año nuevo con estandartes es otra ceremonia realizada generalmente en Jeongwol Daeboreum. Las bandas musicales de campesinos y los estandartes simbólicos de cada aldea se congregan este día para saludarse el uno al otro conforme a la jerarquía que existe entre ellos. Es acompañada por las funciones musicales de nongakdae, que alardean de su destreza musical, y veces desembocan en una pelea en torno al orden de saludo por no estar bien definido el rango entre los poblados. Es una tradición que se ha transmitido principalmente en la provincia de Jeolla del Norte.

Por otra parte, se cree que los árboles frutales, tales como el caqui, la jujuba y la pera oriental, entre otros, dan muchos frutos si se los poda y se les pone una piedra entre las ramas el día de Jeongwol Daeboreum o un día antes. También existe una costumbre llamada bokto humchigi (robar tierra afortunada), que consiste en tomar a escondidas la tierra que hay dentro del patio de un hogar rico y pegarla en el fogón de la propia casa, ya que se cree que con dicha tierra se trae también la fortuna de la que goza el acaudalado. En la víspera de este día de la Gran Luna Llena, la gente aguarda para oír el primer canto del gallo. Inmediatamente después, sacan el agua de un pozo, creyendo que el primero que lo hace conseguirá la mejor cosecha del año. El nombre de esta costumbre es yongal tteugi (lit. recoger el huevo de dragón).

Según los almanaques antiguos, la gente, tanto de la capital como del campo, se dirigía a algún puente a caminar sobre él, pues se creía que así tendrían unas piernas más sanas. La costumbre viene del hecho de que en coreano ambas palabras -puente y pierna- se pronuncian de la misma manera. Asimismo, existía la tradición de hacer algo nueve veces en la víspera y en el día de Jeongwol Daeboreum, como por ejemplo, llevar a hombro nueve montones de madera o hacer nueve cuerdas de paja, actos que se hacían con el deseo de llegar a tener una gran riqueza. Las mujeres lavaban nueve prendas de vestir y los estudiantes escribían nueve ensayos y nueve oraciones, costumbres todas que fomentaban la perseverancia en el trabajo de la gente común.

En este día también se realiza una variedad de predicciones para adivinar la bonanza o no de la cosecha. Una de ellas es quemar el daljip o “casa de la luna”, que construían los jóvenes sobre una colina con pajas, follajes de pino o maderas amontonadas. A esta “casa de la luna”, que suele tener la forma de una choza pequeña, se le prende fuego entre gritos de júbilo una vez que sale la luna. A veces, se ponen bambúes dentro del daljip para espantar a los espíritus malignos con el estrépito provocado por la explosión de dichas plantas. Si el daljip se quema en su totalidad, esto es interpretado como un signo de buena cosecha para el año. También se pronostica la buena o mala cosecha del año mirando la forma y la dirección en que el daljip se viene abajo abrasada por el fuego. Existe, por otra parte, un tipo de adivinanza que se hace dando de comer a las vacas. En la víspera de Jeongwol Daeboreum, a parte de las tres comidas habituales, se les ofrece una cuarta, donde se añade el ogokbap (arroz hecho a base de cinco granos). Si lo primero que comen las vacas es el arroz, se interpreta como buena señal para la cosecha de este grano; y, si son las legumbres, es un pronóstico positivo para la cosecha del algodón.

En Jeongwol Daeboreum, se sueltan las cometas que se han venido volando desde principios del año nuevo. Antes de echarlas al vuelo y cortarles el hilo para que puedan alejarse, escriben sobre ellas palabras como songaek (adiós al infortunio) o songaek yeongbok (adiós al infortunio y bienvenida a la buena fortuna) u otras por el estilo. Se cree que con la cometa desaparece también la mala suerte que pueda tener el dueño ese año. De ahí que se le llame aekmagiyeon (cometa para prevenir la mala fortuna).

Otra costumbre muy típica de Jeongwol Daboreum es “la venta del calor estival”, que consiste en vender por adelantado el calor de verano de uno, basta decir “Te vendo mi calor” a alguien con quien uno se cruce ese día por la mañana. El que haya conseguido vender su calor de esta manera ya no sufrirá de él ese año.

En Jeongwol Daeboreum se toma gwibalgisul (licor que afina el oído). La gente bebe por la manaña del día en cuestión una copa de este licor, frío y sin calentar, con el deseo de que se le agudice el oído y, a la vez, poder oír solo buenas noticias durante todo el año. Otra costumbre muy típica de este día es la de bureom kkaegi, que consiste en romper nueces con el deseo de tener dientes sanos. Asimismo, en Jeongwol Daeboreum, se toman platos de arroz glutinoso cocido y yakbab (lit. arroz medicinal), con dátiles, castañas, aceite, miel, salsa de soja y piñones. Se comen también platos de namul, hechos con verduras desecadas el verano del año anterior, tales como rodajas o rebanadas de calabacín, rábano, berenjena y hongos o brotes de helechos, pues se decía que los que cocinen o coman estos platos el 14 o 15 de enero lunar no sufrirán de calor estival.

Otra delicia que se puede saborear en Jeongwol Daeboreum es bokssam o ssam de la suerte, que es arroz cocido y envuelto en algas secas u hojas de chwinamul (Aster scaber). Todos estos platos se sirven en abundantes cantidades acompañando al ogokbap, el arroz hecho a base de cinco granos.

Muchos de los juegos que se hacen en Jeongwol Daeboreum son juegos colectivos. El juldarigi, juego del tira y afloja de la cuerda, es el ejemplo más típico de juego grupal que se hace este día de la primera luna llena. El juego de gossaum (juego de lucha con cuerdas en forma de argolla) es un tipo de preludio del juldarigi y se realizó hasta tiempos muy recientes en las localidades de Jangheung, Gangjin y Yeoungam, de la provincia de Jeolla del Sur. El triunfo en este juego es para el grupo que con su go, el lazo circular y grande en la parte delantera de la cuerda, echa abajo el de su contraparte. Una vez concluido el juego, se inicia el tira y afloja, entrelazando los go de las dos cuerdas. En Chilseokdong, distrito Nam-gu, de la ciudad metropolitana de Gwangju, el juego de gossaum se ha desarrollado como un juego independiente.

El namusoe ssaum (lucha de bueyes de madera), también llamado como soemori daegi (lucha de cabezas de buey), es un juego folclórico de gran escala que se realiza solo en Yeongsan, condado de Changnyeong-gun, provincia Gyeongsang del Sur. Aunque en estos días tiene lugar el primero de marzo, día del Movimiento de la Independencia, antiguamente se realizaba en Jeongwol Daeboreum. En 1968 el juego fue declarado como Patrimonio Cultural Intangible de Importancia. El namusoe o buey de madera es una estructura de maderas entrelazadas de 495 cm de longitud y 385 cm de altura. El equipo vencedor es el que empuja y echa abajo el buey de madera del equipo contrario, siendo éstos el equipo del este y el del oeste. El juego tiene similitudes con el gossaum o chajeon nori (lucha de carros de batalla) por ser una competición simple pero intensa.

El seokjeon (combate a pedradas) es otro juego grupal de este día de la primera luna llena, en el cual dos equipos luchan tirándose pequeñas piedras, convencidos de que los ganadores obtendrán la mejor cosecha del año. En la noche de Jeongwol Daeborem, los jóvenes juegan al hwaetbul ssaum (combate de antorchas), dando gritos y provocando a los residentes de poblados cercanos. Esto, con frecuencia, acaba en peleas callejeras, a puñetazos y hasta quemando la ropa. El juego tiene como perdedor al grupo que se retira primero, se queda sin antorchas o estas se apagan.

El notdari bapgi (cruzar el puente de latón) es un juego de mujeres que se celebra en el momento más álgido del día. Las mujeres forman una fila agachándose y cogiéndose de la cintura formando un puente humano, por el cual camina, al ritmo de una canción, una muchacha elegida como princesa y vestida de gala, mientras la asisten dos ayudantes a los lados. Las danzas de máscaras, llamadas deulnoreum (representaciones a campo abierto), de localidades como Busanjin, Dongrae y Suyeong, y conocidas como ogwangdae (cinco bufones) en Tongyeong y Goseong, provincia de Gyeongsang, originalmente tuvieron lugar en la noche del catorce o el quince de enero lunar.

Antiguamente en Tongyeong había danzas-teatro de máscaras, se tocaba el maegu (kkwaenggwari o gong pequeño de mano) en la nochevieja lunar y las bandas de música folclórica iban de casa en casa hasta el día de Jeongwol Daeboreum, acompañadas de un junggwangdae o bufón con máscara de monje depravado que ahuyentaba los espíritus malignos. Sin embargo, estas representaciones se convirtieron más tarde en parte del festival de primavera, celebrado entre marzo y abril, y del festival de las hojas otoñales, en el mes de septiembre.