comienzo de la primavera(立春)

comienzo de la primavera

Palabra clave

입춘 ( 立春 , Ipchun )

Ubicación de la enciclopedia

costumbres estacionales de Corea > Enero > Enero > Términos estacionales

Autor KimSeungchan(金承璨)

Siendo la primera de las 24 divisiones estacionales del ciclo solar, Ipchun tiene lugar entre Daehan (lit. gran frío) y Usu (lit. primeras lluvias del año). Generalmente, corresponde al 4 de febrero del calendario gregoriano. Es el día en que la longitud eclíptica del sol alcanza los 315º y empieza la primavera. Suele ocurrir en el primer mes del calendario lunar, pero en ocasiones se produce dos veces: uno en el último mes del año viejo y otro en el primero del año nuevo lunar. En este caso se le llama jaebongchun y su significado literal es “repetición de la primavera”.

En esta fecha se realizan numerosos ritos y actividades relacionados con la agricultura. Cuando llega el día de Ipchun, tanto en las ciudades como en las comarcas rurales se acostumbra pegar tiras de papel con mensajes de bienvenida a la primavera en la puerta o en la columna principal de las casas y edificios. Antiguamente, en los palacios se solía seleccionar los mejores poemas escritos por hombres doctos de la Corte sobre temas que pudieran traer la buena suerte. Estos poemas, que eran transcritos en papeles decorados con dibujos de flores de loto y que se adherían a los pilares y balaústres del interior del palacio, recibían el nombre de chuncheopja (lit. nota de primavera). En los palacios reales y en las comunidades regionales también se celebraban ceremonias, tales como el Ipchun harye (ceremonia de felicitación para la primavera), la colocación de bueyes de madera o barro en la entrada de las viviendas y otros ritos chamánicos para celebrar la llegada de la primavera.

En el día de Ipchun existía la tradición de consumir alimentos propios de esta celebración, los cuales se denominaban Ipchun jeolsik. Uno de los platos represetantivos de la realeza fue el osinban, un plato a base de cinco vegetales frescos, de sabor acre y picante, que se servía en la mesa del rey; mientras la gente llana comía por lo general el sesaengchae, una serie de platos elaborados con vegetales de primavera.

Por otra parte, en la región de Hamgyeong (actual Corea del Norte) la mayoría de los hogares preferían el myeongtae sundae, abadejos rellenos de carne y verduras. En Yeoryang sesigi (Almanaque de costumbres y festividades estacionales de la capital) se describe una práctica ampliamente realizada en el sector rural el día de Ipchun. Se trataba de augurar la buena o mala cosecha del año en curso desenterrando las raíces de cebada: Si la raíz extraída tenía más de tres ramificaciones, se predecía un año de bonanza; si eran dos, un año normal dentro del promedio de otros años, y si tenía solo una, año de mala cosecha. Asimismo, si en Ipchun el día estaba despejado y sin viento, se auguraba un año de bienestar en todos los aspectos: abundante cosecha, salud y estabilidad en el hogar. No obstante, si nevaba, llovía o hacía mucho viento, era señal de mala cosecha.

Al ser la primera de las 24 divisiones estacionales del ciclo solar, eran muchos los ritos y las celebraciones que se realizaban con la esperanza de asegurarse buena suerte para todo el año. Hoy en día, aparte de la costumbre de pegar letreros de bienvenida a la primavera, que aún pervive, la mayoría de estas tradiciones han desaparecido.

comienzo de la primavera

comienzo de la primavera
Palabra clave

입춘 ( 立春 , Ipchun )

Ubicación de la enciclopedia

costumbres estacionales de Corea > Enero > Enero > Términos estacionales

Autor KimSeungchan(金承璨)

Siendo la primera de las 24 divisiones estacionales del ciclo solar, Ipchun tiene lugar entre Daehan (lit. gran frío) y Usu (lit. primeras lluvias del año). Generalmente, corresponde al 4 de febrero del calendario gregoriano. Es el día en que la longitud eclíptica del sol alcanza los 315º y empieza la primavera. Suele ocurrir en el primer mes del calendario lunar, pero en ocasiones se produce dos veces: uno en el último mes del año viejo y otro en el primero del año nuevo lunar. En este caso se le llama jaebongchun y su significado literal es “repetición de la primavera”.

En esta fecha se realizan numerosos ritos y actividades relacionados con la agricultura. Cuando llega el día de Ipchun, tanto en las ciudades como en las comarcas rurales se acostumbra pegar tiras de papel con mensajes de bienvenida a la primavera en la puerta o en la columna principal de las casas y edificios. Antiguamente, en los palacios se solía seleccionar los mejores poemas escritos por hombres doctos de la Corte sobre temas que pudieran traer la buena suerte. Estos poemas, que eran transcritos en papeles decorados con dibujos de flores de loto y que se adherían a los pilares y balaústres del interior del palacio, recibían el nombre de chuncheopja (lit. nota de primavera). En los palacios reales y en las comunidades regionales también se celebraban ceremonias, tales como el Ipchun harye (ceremonia de felicitación para la primavera), la colocación de bueyes de madera o barro en la entrada de las viviendas y otros ritos chamánicos para celebrar la llegada de la primavera.

En el día de Ipchun existía la tradición de consumir alimentos propios de esta celebración, los cuales se denominaban Ipchun jeolsik. Uno de los platos represetantivos de la realeza fue el osinban, un plato a base de cinco vegetales frescos, de sabor acre y picante, que se servía en la mesa del rey; mientras la gente llana comía por lo general el sesaengchae, una serie de platos elaborados con vegetales de primavera.

Por otra parte, en la región de Hamgyeong (actual Corea del Norte) la mayoría de los hogares preferían el myeongtae sundae, abadejos rellenos de carne y verduras. En Yeoryang sesigi (Almanaque de costumbres y festividades estacionales de la capital) se describe una práctica ampliamente realizada en el sector rural el día de Ipchun. Se trataba de augurar la buena o mala cosecha del año en curso desenterrando las raíces de cebada: Si la raíz extraída tenía más de tres ramificaciones, se predecía un año de bonanza; si eran dos, un año normal dentro del promedio de otros años, y si tenía solo una, año de mala cosecha. Asimismo, si en Ipchun el día estaba despejado y sin viento, se auguraba un año de bienestar en todos los aspectos: abundante cosecha, salud y estabilidad en el hogar. No obstante, si nevaba, llovía o hacía mucho viento, era señal de mala cosecha.

Al ser la primera de las 24 divisiones estacionales del ciclo solar, eran muchos los ritos y las celebraciones que se realizaban con la esperanza de asegurarse buena suerte para todo el año. Hoy en día, aparte de la costumbre de pegar letreros de bienvenida a la primavera, que aún pervive, la mayoría de estas tradiciones han desaparecido.