saludos de Año Nuevo Lunar(歲拜)

Palabra clave

세배 ( 歲拜 , Sebae )

Ubicación de la enciclopedia

costumbres estacionales de Corea > Enero > Enero > Vacaciones estacionales

Autor ChoiInhak(崔仁鶴)

Es una reverencia que se les rinde a los mayores de la familia, arrodillados y con el cuerpo inclinado hasta el suelo, el día de Año Nuevo Lunar, nada más finalizar el charye o rito de ofrenda a los antepasados. Se ofrece por orden de ancianidad como primer saludo del año. En las zonas rurales, se saluda primero a los mayores de la casa; una vez realizada la visita a las tumbas de los antepasados, a los parientes mayores y, por último, a los ancianos del pueblo. Mientras la visita se realice dentro de los primeros cinco días de año nuevo, no se considera falta de cortesía. Los jóvenes acompañan sus reverencias con estas palabras: “Que tenga un año afortunado”. Entonces, los mayores responden diciendo: “Que se cumplan todos tus deseos” o cualquier otro deseo adecuado a la ocasión, que recibe el nombre de deokdam.

Si alguna casa de la aldea está de luto, hay que visitarla primero, hacer reverencias delante del altar del fallecido y saludar al deudo principal. Luego, a los parientes, cuyas visitas se realizan por orden de edad y posición dentro del linaje familiar y finalmente a las personas mayores de la comunidad, a los que también se les reverencia por orden de edad y de rango en el linaje. Las personas que están de luto no deben salir de sus casas hasta la primera luna llena del año. Por otra parte, el saludo que se realiza la última noche del año lunar recibe el nombre de mugeun sebae (sebae “viejo”) .

Cuando se recibe a un visitante en Año Nuevo Lunar, es costumbre ofrecer a los adultos tteokguk, sopa de pastel de arroz, o licor; y a los niños, algo de dinero o tteok, pastel de arroz, y frutas. El dinero que se regala a los más pequeños de la famlia en Año Nuevo Lunar se llama bokdon (dinero de la buena fortuna) y tiene un valor simbólico, por lo que no debe ser una suma grande y, por poco que sea, hay que apreciarlo como si fuera mucho.

El primer saludo de Año Nuevo Lunar, bien sea sebae o deokdam, incluye algún tipo de conjuro, por lo que podemos decir que se basan en la creencia de que las palabras tienen un poder mágico. El deseo de que sea un año afortunado es en el fondo una felicitación de antemano. Formulando estos deseos se anticipa que será un año sin desgracias ni incidentes y que se cumplirá todo lo que se anhela. De ahí, los parabienes. Los deseos se expresan siempre en función de quien recibe el saludo, se relacionan con él o con su entorno familiar, y tienen que ver principalmente con sus anhelos personales.

saludos de Año Nuevo Lunar

saludos de Año Nuevo Lunar
Palabra clave

세배 ( 歲拜 , Sebae )

Ubicación de la enciclopedia

costumbres estacionales de Corea > Enero > Enero > Vacaciones estacionales

Autor ChoiInhak(崔仁鶴)

Es una reverencia que se les rinde a los mayores de la familia, arrodillados y con el cuerpo inclinado hasta el suelo, el día de Año Nuevo Lunar, nada más finalizar el charye o rito de ofrenda a los antepasados. Se ofrece por orden de ancianidad como primer saludo del año. En las zonas rurales, se saluda primero a los mayores de la casa; una vez realizada la visita a las tumbas de los antepasados, a los parientes mayores y, por último, a los ancianos del pueblo. Mientras la visita se realice dentro de los primeros cinco días de año nuevo, no se considera falta de cortesía. Los jóvenes acompañan sus reverencias con estas palabras: “Que tenga un año afortunado”. Entonces, los mayores responden diciendo: “Que se cumplan todos tus deseos” o cualquier otro deseo adecuado a la ocasión, que recibe el nombre de deokdam.

Si alguna casa de la aldea está de luto, hay que visitarla primero, hacer reverencias delante del altar del fallecido y saludar al deudo principal. Luego, a los parientes, cuyas visitas se realizan por orden de edad y posición dentro del linaje familiar y finalmente a las personas mayores de la comunidad, a los que también se les reverencia por orden de edad y de rango en el linaje. Las personas que están de luto no deben salir de sus casas hasta la primera luna llena del año. Por otra parte, el saludo que se realiza la última noche del año lunar recibe el nombre de mugeun sebae (sebae “viejo”) .

Cuando se recibe a un visitante en Año Nuevo Lunar, es costumbre ofrecer a los adultos tteokguk, sopa de pastel de arroz, o licor; y a los niños, algo de dinero o tteok, pastel de arroz, y frutas. El dinero que se regala a los más pequeños de la famlia en Año Nuevo Lunar se llama bokdon (dinero de la buena fortuna) y tiene un valor simbólico, por lo que no debe ser una suma grande y, por poco que sea, hay que apreciarlo como si fuera mucho.

El primer saludo de Año Nuevo Lunar, bien sea sebae o deokdam, incluye algún tipo de conjuro, por lo que podemos decir que se basan en la creencia de que las palabras tienen un poder mágico. El deseo de que sea un año afortunado es en el fondo una felicitación de antemano. Formulando estos deseos se anticipa que será un año sin desgracias ni incidentes y que se cumplirá todo lo que se anhela. De ahí, los parabienes. Los deseos se expresan siempre en función de quien recibe el saludo, se relacionan con él o con su entorno familiar, y tienen que ver principalmente con sus anhelos personales.