combate a pedradas(石戰)

Palabra clave

석전 ( 石戰 , Seokjeon )

Ubicación de la enciclopedia

costumbres estacionales de Corea > Enero > Enero > Vacaciones estacionales

Autor JungSeungmo(鄭勝謨)

Juego tradicional de grupo que consiste en arrojarse piedras entre dos equipos. Los participantes del combate provienen de dos aldeas vecinas que se enfrentan ubicándose a ambos lados de un arroyo o de una calle ancha. Gana el equipo que logre hacer retroceder antes al bando contrario. El juego es conocido también como pyeonjeon (lit. batalla entre bandos), seokjeon nori (lit. juego de combate a pedradas) y dolpalmae nori (juego de arrojarse piedras). Suele realizarse en la noche de la Gran Luna Llena o Jeongwol Daeborum (15 del primer mes lunar), pero en algunas zonas se hace al día siguiente.

Según el libro Dongguk sesigi (Registro de las costumbres estacionales de Corea, 1849), los habitantes de Seúl que vivían fuera de las tres puertas de la ciudad (Namdaemun, Seodaemun y Seosomun) y los de Ahyeon formaban dos bandos y se enfrentaban en la colina de Mallidong blandiendo palos, lanzándose piedras y gritando. El juego –que en el libro es llamado pyeonssaum (batalla entre bandos)- terminaba cuando uno de los dos grupos escapaba desperdigándose por los alrededores. Decían que si ganaba el equipo que vivía fuera de las tres puertas de Seúl, se producían abundantes cosechas en la región de Gyeonggi, región que rodea la capital; en cambio, si ganaba el bando de Ahyeon, había cosechas abundantes en todo el país: “Como la gente podía resultar herida e incluso muerta y la ley no estipulaba ninguna indemnización por los daños recibidos, las autoridades de Joseon prohibieron estos juegos, pero la costumbre continuó a pesar de los esfuerzos por erradicarla”

Este juego grupal es una costumbre de raíces ancestrales que refleja la naturaleza intrépida del pueblo coreano. En tiempos de guerra e invasiones, los hombres que tenían experiencia en estos combates a pedradas eran reclutados para ayudar al ejército y muchas veces cumplían un papel importante en las batallas reales. Por medio de este juego se olvidaba de las vicisitudes de la vida y, al mismo tiempo, expresar su deseo de tener un año abundante en cosechas y libre de enfermedades.

combate a pedradas

combate a pedradas
Palabra clave

석전 ( 石戰 , Seokjeon )

Ubicación de la enciclopedia

costumbres estacionales de Corea > Enero > Enero > Vacaciones estacionales

Autor JungSeungmo(鄭勝謨)

Juego tradicional de grupo que consiste en arrojarse piedras entre dos equipos. Los participantes del combate provienen de dos aldeas vecinas que se enfrentan ubicándose a ambos lados de un arroyo o de una calle ancha. Gana el equipo que logre hacer retroceder antes al bando contrario. El juego es conocido también como pyeonjeon (lit. batalla entre bandos), seokjeon nori (lit. juego de combate a pedradas) y dolpalmae nori (juego de arrojarse piedras). Suele realizarse en la noche de la Gran Luna Llena o Jeongwol Daeborum (15 del primer mes lunar), pero en algunas zonas se hace al día siguiente.

Según el libro Dongguk sesigi (Registro de las costumbres estacionales de Corea, 1849), los habitantes de Seúl que vivían fuera de las tres puertas de la ciudad (Namdaemun, Seodaemun y Seosomun) y los de Ahyeon formaban dos bandos y se enfrentaban en la colina de Mallidong blandiendo palos, lanzándose piedras y gritando. El juego –que en el libro es llamado pyeonssaum (batalla entre bandos)- terminaba cuando uno de los dos grupos escapaba desperdigándose por los alrededores. Decían que si ganaba el equipo que vivía fuera de las tres puertas de Seúl, se producían abundantes cosechas en la región de Gyeonggi, región que rodea la capital; en cambio, si ganaba el bando de Ahyeon, había cosechas abundantes en todo el país: “Como la gente podía resultar herida e incluso muerta y la ley no estipulaba ninguna indemnización por los daños recibidos, las autoridades de Joseon prohibieron estos juegos, pero la costumbre continuó a pesar de los esfuerzos por erradicarla”

Este juego grupal es una costumbre de raíces ancestrales que refleja la naturaleza intrépida del pueblo coreano. En tiempos de guerra e invasiones, los hombres que tenían experiencia en estos combates a pedradas eran reclutados para ayudar al ejército y muchas veces cumplían un papel importante en las batallas reales. Por medio de este juego se olvidaba de las vicisitudes de la vida y, al mismo tiempo, expresar su deseo de tener un año abundante en cosechas y libre de enfermedades.