Sopa de Frijoles Rojos(红豆粥)

Sopa de Frijoles Rojos

Palabra clave

팥죽 ( 红豆粥 , Patjuk )

Ubicación de la enciclopedia

Creencias Populares de Corea > Creencia doméstica > Ofrendas Rituales

Autor JooYoungha(周永河)

Patjuk es el término que hace referencia a gachas de frijol rojo servidas cada solsticio de invierno llamado Dongji; se ofrecen como una comida sacrificial; o se esparce para evitar la mala fortuna.

Para hacer el potaje de frijol rojo, se ponen los frijoles rojos en agua hirviendo, después de lo cual se aplastan los frijoles bien cocidos y se les agrega el arroz glutinoso para que sean más pegajosos. La práctica de comer el puré de frijol rojo se remonta a finales del reino Goryeo (918-1392), cuando el libro chino 〈Jinchu suishiji〉 fue introducido. El color rojo se consideraba tradicionalmente como un color que alejaba los malos espíritus, por lo que los frijoles rojos poseían el mismo poder. La sección de las gachas de frijol rojo de dicho registro dice lo siguiente: “la figura legendaria Gonggongshi tenía un hijo que era tonto, y él murió en el solsticio de invierno y se convirtió en un espíritu de la viruela. Él tenía miedo a los frijoles rojos, por lo que cada solsticio de invierno se cocina la sopa de frijoles rojos llamada patjuk para mantenerlo alejado”. A finales de la dinastía Joseon, la práctica fue extendida ampliamente, que la gente ofrecía la patguk como comida sacrificial en los santuarios y en varios rincones de su casa donde residían los dioses protectores del hogar. De vez en cuando se salpica dicha comida alrededor de la entrada de un hogar o incluso dentro del hogar para los dioses domésticos. En la provincia de Gyeonggi-do, solía tener lugar un ritual en el santuario ofreciendo las patjuk, después de lo cual los platos soperos fueron ofrecidos a los dioses del hogar que permanecían en las habitaciones, salas abiertas y terraza donde se guardaban vasijas de barro para salsas. Por otro lado, en la provincia de Gyeongsang-do, en el solsticio de invierno, las patjuk se esparcían en el patio y pozo de casa con ramas de pino. Las gachas de frijoles rojos se rocían alrededor del árbol más viejo y grande que estaba ubicado en la entrada de la aldea a fin de alejar los malos espíritus y fantasmas.

Sopa de Frijoles Rojos

Sopa de Frijoles Rojos
Palabra clave

팥죽 ( 红豆粥 , Patjuk )

Ubicación de la enciclopedia

Creencias Populares de Corea > Creencia doméstica > Ofrendas Rituales

Autor JooYoungha(周永河)

Patjuk es el término que hace referencia a gachas de frijol rojo servidas cada solsticio de invierno llamado Dongji; se ofrecen como una comida sacrificial; o se esparce para evitar la mala fortuna.

Para hacer el potaje de frijol rojo, se ponen los frijoles rojos en agua hirviendo, después de lo cual se aplastan los frijoles bien cocidos y se les agrega el arroz glutinoso para que sean más pegajosos. La práctica de comer el puré de frijol rojo se remonta a finales del reino Goryeo (918-1392), cuando el libro chino 〈Jinchu suishiji〉 fue introducido. El color rojo se consideraba tradicionalmente como un color que alejaba los malos espíritus, por lo que los frijoles rojos poseían el mismo poder. La sección de las gachas de frijol rojo de dicho registro dice lo siguiente: “la figura legendaria Gonggongshi tenía un hijo que era tonto, y él murió en el solsticio de invierno y se convirtió en un espíritu de la viruela. Él tenía miedo a los frijoles rojos, por lo que cada solsticio de invierno se cocina la sopa de frijoles rojos llamada patjuk para mantenerlo alejado”. A finales de la dinastía Joseon, la práctica fue extendida ampliamente, que la gente ofrecía la patguk como comida sacrificial en los santuarios y en varios rincones de su casa donde residían los dioses protectores del hogar. De vez en cuando se salpica dicha comida alrededor de la entrada de un hogar o incluso dentro del hogar para los dioses domésticos. En la provincia de Gyeonggi-do, solía tener lugar un ritual en el santuario ofreciendo las patjuk, después de lo cual los platos soperos fueron ofrecidos a los dioses del hogar que permanecían en las habitaciones, salas abiertas y terraza donde se guardaban vasijas de barro para salsas. Por otro lado, en la provincia de Gyeongsang-do, en el solsticio de invierno, las patjuk se esparcían en el patio y pozo de casa con ramas de pino. Las gachas de frijoles rojos se rocían alrededor del árbol más viejo y grande que estaba ubicado en la entrada de la aldea a fin de alejar los malos espíritus y fantasmas.