Hwaetbulssaum

Hwaetbulssaum

Palabra clave

횃불싸움 ( Hwaetbul Ssaum )

Ubicación de la enciclopedia

Artes Folclóricas de Corea > Juegos Folclóricos Coreanos

Autor NamSungjin(南聖辰)

Una competencia con antorchas realizada por niños en campos y montañas de zonas rurales al anochecer del Jeongwol Deboreum (día del primer plenilunio).

La lucha de las antorchas, o hwaetbulssaum, generalmente se realiza junto con otras ceremonias como el jwibul nori (la quema del campo), el dalmaji (el recibimiento de la luna), y el daljiptaeugi (la quema de la casa de la luna), el día del Jeongwol Daeboreum, celebrado el 14 o 15 del primer mes del calendario lunar. Esta competencia se practicaba más en las villas rurales donde había muchas montañas y, cuando la lucha se extiende por todas partes de la región, el área entera se llena con antorchas, dándole un paisaje bélico.

Desde unos días antes del evento, los niños y los jóvenes preparan la cantidad necesaria de antorchas utilizando materiales como bambú, tréboles, tallos de cáñamo, tallos de absenta, resina del pino, etc., los cuales se atan juntos y se colocan en la punta del palo que será el mango de la antorcha. En la versión de esta lucha celebrada en la región suroeste del país, a veces se fabrican las antorchas con trigo sumergido en residuos de miel, o con una bola de algodón enaceitado enrollado en un palo. Estos materiales posibilitan que la llama continúe ardiendo a pesar de que se mueva la antorcha de lado a lado.

La lucha se celebra entre las aldeas y el número de los participantes varía según el tamaño de la población de cada una. Por la noche del Jeongwol Daeboreum, los niños salen llevando sus antorchas y dan giros sujetándolas con ambas manos con los brazos extendidos para quemar el campo a modo de jwibul (la quema del campo para erradicar malos insectos y hierbajos). El fuego de las antorchas enciende la parte de la hierba seca para que el jwibul se realice sobre el campo y se extienda hasta llegar a la frontera con el pueblo vecino. Entonces, los niños de ambos pueblos compiten para quemar la mayor parte del pueblo vecino más allá de su frontera, lo que les ofrece la mejor motivación para llevar a cabo la lucha de las antorchas. Al percatarse de la luz de la luna llena, los participantes que se encontraban haciendo jwibul en su propia aldea, se disponen a provocar al pueblo vecino con burlas.

El hwaetbulssaum es liderado por los jóvenes considerados como los más valientes, quienes van agitando sus antorchas atacando y defendiendo. Cuando un equipo se encuentra perdiendo la batalla, más gente de su pueblo se une para revertir la situación. Pero esto también hace que más jóvenes del pueblo decidan participar. Es así como finalmente se desarrolla una confrontación total entre dos pueblos vecinos, como una guerra regional.

En caso de que los jóvenes de cada pueblo tomen la iniciativa, la lucha se desarrolla tras la subida a la montaña o a la colina al tiempo que sale la luna. Justo con la salida de la luna, todos inician la agitación de sus antorchas, insultando al pueblo vecino y burlándose también. Asimismo, se disfruta de música folclórica y bailes para aumentar el entretenimiento. Mientras tanto, los bandos están preparándose para luchar e invaden el área de su adversario sacudiendo las antorchas por encima de sus cabezas. Algunos de ellos se adelantan empuñando una antorcha en cada mano como si se tratase de un baile con espadas. Cuando ambos equipos se acercan bastante, tienen lugar peleas físicas blandiendo las antorchas. La atmosfera da la impresión de ser bastante agresiva, por los tantos gritos, puñetazos, patadas y sacudidas tan fuertes de antorchas que en ocasiones llegan a quemar los trajes de los participantes.

Cuando la antorcha se vuelve brasas, se arroja al equipo adversario y se prepara una nueva. Algunos sufren de quemaduras en la piel o en el pelo por culpa de las antorchas, pero aun cuando los trajes se queman, la lucha nunca se termina sino hasta que la última antorcha se apague. En ese momento, la gente de ambas aldeas se reúne en el campo con más música campesina para dar ánimos asu pueblo. Al término de la lucha, el perdedor es el equipo con más lesiones o el que haya perdido más antorchas por su adversario o el que tenga el área de base en ocupación.

Los juegos como el daljiptaeugi, el jwibul nori, y el hwaetbulssaum son costumbres folclóricas con un propósito chamánico de brindar más energía a la productividad de la tierra, expulsar a todos los malos demonios y, por supuesto, tener una buena cosecha. La lucha de las antorchas es un gran festival comunitario iniciado como una forma de jwibul nori por la noche del Jeongwol Daeboerum de la mano de los niños, hasta que se desarrolló como formato de combate mano a mano entre dos pueblos vecinos. Las luchas primero eran organizadas por los niños y fue solo más tarde que se unieron los jóvenes y los adultos. Con todo esto, la lucha tiene dos funciones sociales. La primera es la adivinación de la fortuna de cada pueblo para el año entrante y la posibilidad de tener buenas cosechas, según el tamaño de las llamas producidas. La segunda función es la prevención de las plagas en los cultivos, erradicando a los roedores por medio del fuego alrededor de la frontera de la aldea. Además, esta costumbre tiene un elemento festivo, que permite expresar el orgullo de la comunidad y consolidar la solidaridad entre los participantes por medio de la competición contra sus vecinos. Por último, la lucha sirve para fomentar en los adolescentes la valentía, el temple, la mentalidad de cooperación y la solidaridad.

Hwaetbulssaum

Hwaetbulssaum
Palabra clave

횃불싸움 ( Hwaetbul Ssaum )

Ubicación de la enciclopedia

Artes Folclóricas de Corea > Juegos Folclóricos Coreanos

Autor NamSungjin(南聖辰)

Una competencia con antorchas realizada por niños en campos y montañas de zonas rurales al anochecer del Jeongwol Deboreum (día del primer plenilunio).

La lucha de las antorchas, o hwaetbulssaum, generalmente se realiza junto con otras ceremonias como el jwibul nori (la quema del campo), el dalmaji (el recibimiento de la luna), y el daljiptaeugi (la quema de la casa de la luna), el día del Jeongwol Daeboreum, celebrado el 14 o 15 del primer mes del calendario lunar. Esta competencia se practicaba más en las villas rurales donde había muchas montañas y, cuando la lucha se extiende por todas partes de la región, el área entera se llena con antorchas, dándole un paisaje bélico.

Desde unos días antes del evento, los niños y los jóvenes preparan la cantidad necesaria de antorchas utilizando materiales como bambú, tréboles, tallos de cáñamo, tallos de absenta, resina del pino, etc., los cuales se atan juntos y se colocan en la punta del palo que será el mango de la antorcha. En la versión de esta lucha celebrada en la región suroeste del país, a veces se fabrican las antorchas con trigo sumergido en residuos de miel, o con una bola de algodón enaceitado enrollado en un palo. Estos materiales posibilitan que la llama continúe ardiendo a pesar de que se mueva la antorcha de lado a lado.

La lucha se celebra entre las aldeas y el número de los participantes varía según el tamaño de la población de cada una. Por la noche del Jeongwol Daeboreum, los niños salen llevando sus antorchas y dan giros sujetándolas con ambas manos con los brazos extendidos para quemar el campo a modo de jwibul (la quema del campo para erradicar malos insectos y hierbajos). El fuego de las antorchas enciende la parte de la hierba seca para que el jwibul se realice sobre el campo y se extienda hasta llegar a la frontera con el pueblo vecino. Entonces, los niños de ambos pueblos compiten para quemar la mayor parte del pueblo vecino más allá de su frontera, lo que les ofrece la mejor motivación para llevar a cabo la lucha de las antorchas. Al percatarse de la luz de la luna llena, los participantes que se encontraban haciendo jwibul en su propia aldea, se disponen a provocar al pueblo vecino con burlas.

El hwaetbulssaum es liderado por los jóvenes considerados como los más valientes, quienes van agitando sus antorchas atacando y defendiendo. Cuando un equipo se encuentra perdiendo la batalla, más gente de su pueblo se une para revertir la situación. Pero esto también hace que más jóvenes del pueblo decidan participar. Es así como finalmente se desarrolla una confrontación total entre dos pueblos vecinos, como una guerra regional.

En caso de que los jóvenes de cada pueblo tomen la iniciativa, la lucha se desarrolla tras la subida a la montaña o a la colina al tiempo que sale la luna. Justo con la salida de la luna, todos inician la agitación de sus antorchas, insultando al pueblo vecino y burlándose también. Asimismo, se disfruta de música folclórica y bailes para aumentar el entretenimiento. Mientras tanto, los bandos están preparándose para luchar e invaden el área de su adversario sacudiendo las antorchas por encima de sus cabezas. Algunos de ellos se adelantan empuñando una antorcha en cada mano como si se tratase de un baile con espadas. Cuando ambos equipos se acercan bastante, tienen lugar peleas físicas blandiendo las antorchas. La atmosfera da la impresión de ser bastante agresiva, por los tantos gritos, puñetazos, patadas y sacudidas tan fuertes de antorchas que en ocasiones llegan a quemar los trajes de los participantes.

Cuando la antorcha se vuelve brasas, se arroja al equipo adversario y se prepara una nueva. Algunos sufren de quemaduras en la piel o en el pelo por culpa de las antorchas, pero aun cuando los trajes se queman, la lucha nunca se termina sino hasta que la última antorcha se apague. En ese momento, la gente de ambas aldeas se reúne en el campo con más música campesina para dar ánimos asu pueblo. Al término de la lucha, el perdedor es el equipo con más lesiones o el que haya perdido más antorchas por su adversario o el que tenga el área de base en ocupación.

Los juegos como el daljiptaeugi, el jwibul nori, y el hwaetbulssaum son costumbres folclóricas con un propósito chamánico de brindar más energía a la productividad de la tierra, expulsar a todos los malos demonios y, por supuesto, tener una buena cosecha. La lucha de las antorchas es un gran festival comunitario iniciado como una forma de jwibul nori por la noche del Jeongwol Daeboerum de la mano de los niños, hasta que se desarrolló como formato de combate mano a mano entre dos pueblos vecinos. Las luchas primero eran organizadas por los niños y fue solo más tarde que se unieron los jóvenes y los adultos. Con todo esto, la lucha tiene dos funciones sociales. La primera es la adivinación de la fortuna de cada pueblo para el año entrante y la posibilidad de tener buenas cosechas, según el tamaño de las llamas producidas. La segunda función es la prevención de las plagas en los cultivos, erradicando a los roedores por medio del fuego alrededor de la frontera de la aldea. Además, esta costumbre tiene un elemento festivo, que permite expresar el orgullo de la comunidad y consolidar la solidaridad entre los participantes por medio de la competición contra sus vecinos. Por último, la lucha sirve para fomentar en los adolescentes la valentía, el temple, la mentalidad de cooperación y la solidaridad.