Biseokchigi

Ubicación de la enciclopedia

Artes Folclóricas de Corea > Juegos Folclóricos Coreanos

Autor LeeSangho(李相昊)

Un juego que consiste en erguir una piedra del tamaño de la mano y tratar de derribarla lanzando otra piedra desde cierta distancia, en ocasiones realizando otros movimientos peculiares.

El biseokchigi fue en su momento el juego predilecto de los chicos varones en toda la nación. El origen de su nombre es incierto, pero se tienen dos teorías principales: una dice que se derivó de la práctica de patear o lanzar rocas a las inmerecidas lápidas honoríficas de oficiales corruptos; la otra dice que la palabra biseok no se refiere a las lápidas monumentales sino a su homónimo que literalmente significa piedra voladora. Examinando al origen del juego, y dado que juegos similares han existido desde hace largo tiempo, pareciera que la segunda teoría se acerca más a la verdad.

Para jugar al biseokchigi, dos equipos se forman en líneas paralelas a una distancia mutua que puede variar desde dos hasta cinco metros, dependiendo de las edades de los participantes y su experiencia en el juego. Se establece el orden de los turnos y comienza la primera fase del juego, en la que hay que tumbar todas las «lápidas» colocadas en la línea del oponente. El número de las lápidas es igual al número de los miembros de cada equipo. Para poder avanzar a la siguiente fase, hay que acertar a todas las lápidas del equipo adversario; de no tener éxito, se debe ceder el turno a estos. Cuando solo unos de los miembros lo logran, los que fallaron se eliminan y los sobrevivientes deben reintentar tumbar con las lápidas que siguen de pie. Si lo logran, los eliminados se reincorporan al juego y todo el equipo continúa en las siguientes fases; de lo contrario, el turno pasa a manos de sus adversarios. Igualmente, la eliminación se aplica si se derrumban las lápidas propias o si se tocan las lápidas del equipo oponente con los pies u otra parte del cuerpo. Existe también una regla llamada banbi, que se aplica cuando las lápidas de ambos equipos caen al mismo tiempo, en cuyo caso las piedras vuelven a erguirse y la ronda se repite. Después de la primera ronda, los niveles consiguientes contienen ciertas variaciones interregionales.

Estas variantes incluyen los lanzamientos con salto, doble salto y triple salto, así como lanzamientos con un pie levantado, con la piedra apoyada en el empeine, con la piedra entre los tobillos, entre las rodillas, encima del abdomen, sobre la cabeza, en la mejilla e incluso lanzamientos con los ojos cerrados, entre otros.

Eso no es todo, los distintos movimientos usados en cada fase eran bautizados con diversos nombres; por ejemplo, el lanzamiento con la piedra bajo el brazo se llama «el repartidor de periódico», y el que se hace con los brazos extendidos es «el avión».

Los nombres de estas fases pueden llegar a ser muy ingeniosos: «Los pasos de ladrón» es un movimiento con la piedra sobre el dorso de los pies, por lo que se debe andar despacio y con cuidado, «los saltos del conejo» se caracteriza por dar saltos sin dejar caer las piedras metidas entre los tobillos, «el patrón barrigón », sacando la barriga para colocar la piedra sobre esta, «la medalla de honor» porque la piedra sobre los hombros se asemeja a una insignia militar, «el vendedor de tteok (pastel coreano de arroz)» con la piedra sobre la cabeza, etc. La gracia de estos nombres y los gestos requeridos en cada etapa del juego revelan el ingenio de los niños.

Biseokchigi

Biseokchigi
Ubicación de la enciclopedia

Artes Folclóricas de Corea > Juegos Folclóricos Coreanos

Autor LeeSangho(李相昊)

Un juego que consiste en erguir una piedra del tamaño de la mano y tratar de derribarla lanzando otra piedra desde cierta distancia, en ocasiones realizando otros movimientos peculiares.

El biseokchigi fue en su momento el juego predilecto de los chicos varones en toda la nación. El origen de su nombre es incierto, pero se tienen dos teorías principales: una dice que se derivó de la práctica de patear o lanzar rocas a las inmerecidas lápidas honoríficas de oficiales corruptos; la otra dice que la palabra biseok no se refiere a las lápidas monumentales sino a su homónimo que literalmente significa piedra voladora. Examinando al origen del juego, y dado que juegos similares han existido desde hace largo tiempo, pareciera que la segunda teoría se acerca más a la verdad.

Para jugar al biseokchigi, dos equipos se forman en líneas paralelas a una distancia mutua que puede variar desde dos hasta cinco metros, dependiendo de las edades de los participantes y su experiencia en el juego. Se establece el orden de los turnos y comienza la primera fase del juego, en la que hay que tumbar todas las «lápidas» colocadas en la línea del oponente. El número de las lápidas es igual al número de los miembros de cada equipo. Para poder avanzar a la siguiente fase, hay que acertar a todas las lápidas del equipo adversario; de no tener éxito, se debe ceder el turno a estos. Cuando solo unos de los miembros lo logran, los que fallaron se eliminan y los sobrevivientes deben reintentar tumbar con las lápidas que siguen de pie. Si lo logran, los eliminados se reincorporan al juego y todo el equipo continúa en las siguientes fases; de lo contrario, el turno pasa a manos de sus adversarios. Igualmente, la eliminación se aplica si se derrumban las lápidas propias o si se tocan las lápidas del equipo oponente con los pies u otra parte del cuerpo. Existe también una regla llamada banbi, que se aplica cuando las lápidas de ambos equipos caen al mismo tiempo, en cuyo caso las piedras vuelven a erguirse y la ronda se repite. Después de la primera ronda, los niveles consiguientes contienen ciertas variaciones interregionales.

Estas variantes incluyen los lanzamientos con salto, doble salto y triple salto, así como lanzamientos con un pie levantado, con la piedra apoyada en el empeine, con la piedra entre los tobillos, entre las rodillas, encima del abdomen, sobre la cabeza, en la mejilla e incluso lanzamientos con los ojos cerrados, entre otros.

Eso no es todo, los distintos movimientos usados en cada fase eran bautizados con diversos nombres; por ejemplo, el lanzamiento con la piedra bajo el brazo se llama «el repartidor de periódico», y el que se hace con los brazos extendidos es «el avión».

Los nombres de estas fases pueden llegar a ser muy ingeniosos: «Los pasos de ladrón» es un movimiento con la piedra sobre el dorso de los pies, por lo que se debe andar despacio y con cuidado, «los saltos del conejo» se caracteriza por dar saltos sin dejar caer las piedras metidas entre los tobillos, «el patrón barrigón », sacando la barriga para colocar la piedra sobre esta, «la medalla de honor» porque la piedra sobre los hombros se asemeja a una insignia militar, «el vendedor de tteok (pastel coreano de arroz)» con la piedra sobre la cabeza, etc. La gracia de estos nombres y los gestos requeridos en cada etapa del juego revelan el ingenio de los niños.