Baekjung Nori

Ubicación de la enciclopedia

Artes Folclóricas de Corea > Juegos Folclóricos Coreanos

Autor ChoJunghyun(曺鼎鉉)

Una costumbre festiva de los agricultores en el festival de Baekjung, el decimoquinto día del séptimo mes en el calendario lunar, también conocido como el día de todos los espíritus.

La fiesta del Baekjung es una tradición para divertirse por un día y celebrar la unidad del pueblo. Se lleva a cabo a principios y mediados de julio en el calendario lunar, tras el fin de todas las actividades agrícolas de importancia. En este día, se unen los aldeanos para realizar trabajos de reparación de las rutas y de limpieza de los pozos. También disfrutan juntos de cenas con comida preparada por todas las casas del pueblo. A principios del séptimo mes del calendario lunar, los jornaleros se reúnen para determinar las fechas para la fiesta del Baekjung. En su preparación, se limpian las calles y se corta el césped en los días anteriores, y en el día de celebración se limpia el agua de los pozos del pueblo. Además, ante los pozos, se celebran ritos ancestrales con ofrendas. Para preparar las aguas del pozo se buscan las manos de la persona considerada como la más integra y más honesta en la aldea, quien será la primera en sacar el agua. Por la mañana, en la casa de los patrones que emplearon a los jornaleros se comida y bebida para estos. A veces, incluso se les regala una casaca de cáñamo. En las casas más ricas o con los mejores trabajadores se suele servir comida de manera más abundante. Luego, los trabajadores comparan la comida recibida y aquellos mejor servidos se sienten orgullosos, mientras que los demás expresan su resentimiento. En pocas palabras, la cantidad de comida servida es una reflexión de la estima y el afecto que sus patrones tienen para con ellos. La fiesta del Baekjung continúa desde la mañana hasta el anochecer y los trabajadores charlan compartiendo las comidas que les llevan. Los temas de conversación solían ser de lamentación o de quiénes habían sido tratados mal por sus patrones, se hablaba de los sufrimientos durante los trabajos agrícolas, y de chismes del pueblo. Por el carácter negativo de los cuentos, el tono era también ruidoso y enfadoso. Ya bajo la influencia del alcohol, se tocaban instrumentos de música campesina, y se gozaba haciendo bullicio; mientras unos tocan, otros bailan.

El día del Baekjung, se dan muchos eventos al mismo tiempo. Primero, hay un servicio en el que se ofrendan frutas después de arreglar las tumbas ancestrales. Después, se corta el arroz poco crecido para presentarlo en el santuario. Los siervos descansaban por un día y recibían su paga, con la que podían ir al mercado a comprar licor, comida y demás para darse gusto. Así nació el término baekjungjang, que literalmente significa el mercado del día del Baekjung, un día en el que el mercado se llenaba de gente haciendo muchísimas compras. Los agricultores se pasan el resto del día absortos en la música vernácula o practicando el ssireum — lucha libre tradicional de Corea. Tales celebraciones del Baekjung eran más activas en las regiones del sur‑centro. Además, el Baekjung es el día en que se reconoce a los siervos de las casas con la mayor cosecha, quienes luego se montan a una vaca y se pasean jugando por la aldea para recibir consuelo por todo su trabajo duro, permitiéndoseles disfrutar durante todo aquel día.

Este evento forma parte de las fiestas para celebrar la finalización de todos los trabajos agrícolas, un ritual de conclusión al que se le llamaba homissisi, seseoyeon, o jangwollye. Aun así, el evento más central es la degustación de comida y vino en la casa de los patrones, para recompensar a todos los trabajadores. La situación en la provincia de Jeju, una gran isla por debajo de la península coreana, se define según sus propias características; ellos no tienen temporada baja y suelen trabajar más en el mar que en la tierra. Para ellos, dado en la fecha del Baekjung se produce la mayor cosecha de pescados gordos, la pesca continúa bajo la iluminación de las antorchas. Se dice que en la montaña Halla, la más alta en Corea del Sur, hay un espíritu montañés llamado Baekjung Wasal, que crea una onda viento debido a sus celos al ver que la gente cosecha frutas o granos maduros; entonces para consolarlo, se le dedican varios ritos.

Baekjung Nori

Baekjung Nori
Ubicación de la enciclopedia

Artes Folclóricas de Corea > Juegos Folclóricos Coreanos

Autor ChoJunghyun(曺鼎鉉)

Una costumbre festiva de los agricultores en el festival de Baekjung, el decimoquinto día del séptimo mes en el calendario lunar, también conocido como el día de todos los espíritus.

La fiesta del Baekjung es una tradición para divertirse por un día y celebrar la unidad del pueblo. Se lleva a cabo a principios y mediados de julio en el calendario lunar, tras el fin de todas las actividades agrícolas de importancia. En este día, se unen los aldeanos para realizar trabajos de reparación de las rutas y de limpieza de los pozos. También disfrutan juntos de cenas con comida preparada por todas las casas del pueblo. A principios del séptimo mes del calendario lunar, los jornaleros se reúnen para determinar las fechas para la fiesta del Baekjung. En su preparación, se limpian las calles y se corta el césped en los días anteriores, y en el día de celebración se limpia el agua de los pozos del pueblo. Además, ante los pozos, se celebran ritos ancestrales con ofrendas. Para preparar las aguas del pozo se buscan las manos de la persona considerada como la más integra y más honesta en la aldea, quien será la primera en sacar el agua. Por la mañana, en la casa de los patrones que emplearon a los jornaleros se comida y bebida para estos. A veces, incluso se les regala una casaca de cáñamo. En las casas más ricas o con los mejores trabajadores se suele servir comida de manera más abundante. Luego, los trabajadores comparan la comida recibida y aquellos mejor servidos se sienten orgullosos, mientras que los demás expresan su resentimiento. En pocas palabras, la cantidad de comida servida es una reflexión de la estima y el afecto que sus patrones tienen para con ellos. La fiesta del Baekjung continúa desde la mañana hasta el anochecer y los trabajadores charlan compartiendo las comidas que les llevan. Los temas de conversación solían ser de lamentación o de quiénes habían sido tratados mal por sus patrones, se hablaba de los sufrimientos durante los trabajos agrícolas, y de chismes del pueblo. Por el carácter negativo de los cuentos, el tono era también ruidoso y enfadoso. Ya bajo la influencia del alcohol, se tocaban instrumentos de música campesina, y se gozaba haciendo bullicio; mientras unos tocan, otros bailan.

El día del Baekjung, se dan muchos eventos al mismo tiempo. Primero, hay un servicio en el que se ofrendan frutas después de arreglar las tumbas ancestrales. Después, se corta el arroz poco crecido para presentarlo en el santuario. Los siervos descansaban por un día y recibían su paga, con la que podían ir al mercado a comprar licor, comida y demás para darse gusto. Así nació el término baekjungjang, que literalmente significa el mercado del día del Baekjung, un día en el que el mercado se llenaba de gente haciendo muchísimas compras. Los agricultores se pasan el resto del día absortos en la música vernácula o practicando el ssireum — lucha libre tradicional de Corea. Tales celebraciones del Baekjung eran más activas en las regiones del sur‑centro. Además, el Baekjung es el día en que se reconoce a los siervos de las casas con la mayor cosecha, quienes luego se montan a una vaca y se pasean jugando por la aldea para recibir consuelo por todo su trabajo duro, permitiéndoseles disfrutar durante todo aquel día.

Este evento forma parte de las fiestas para celebrar la finalización de todos los trabajos agrícolas, un ritual de conclusión al que se le llamaba homissisi, seseoyeon, o jangwollye. Aun así, el evento más central es la degustación de comida y vino en la casa de los patrones, para recompensar a todos los trabajadores. La situación en la provincia de Jeju, una gran isla por debajo de la península coreana, se define según sus propias características; ellos no tienen temporada baja y suelen trabajar más en el mar que en la tierra. Para ellos, dado en la fecha del Baekjung se produce la mayor cosecha de pescados gordos, la pesca continúa bajo la iluminación de las antorchas. Se dice que en la montaña Halla, la más alta en Corea del Sur, hay un espíritu montañés llamado Baekjung Wasal, que crea una onda viento debido a sus celos al ver que la gente cosecha frutas o granos maduros; entonces para consolarlo, se le dedican varios ritos.