Mugunghwa Kochi Pieotseumnida

Mugunghwa Kochi Pieotseumnida

Ubicación de la enciclopedia

Artes Folclóricas de Corea > Juegos Folclóricos Coreanos

Autor LeeSangho(李相昊)

Un juego en el que el perseguidor cierra los ojos y se coloca de espaldas a los perseguidos, quienes se acercan a este poco a poco para tocarle y salir corriendo. La frase «Han florecido las rosas mugunghwa» se utiliza para comenzar el juego.

Debido a la poca literatura existente respecto al mugunghwa kochi pieotseumnida, se presume que es de creación reciente. Sin embargo, hoy día se sigue jugando mucho ya que no se necesita más que suficiente espacio para moverse, además de que es fácil y divertido.

Aunque este juego tiene su forma propia, a veces se mezcla con otros más activos, o se grita su nombre para proporcionar información en otros juegos. Por ejemplo, antes de comenzar otros juegos, se grita la misma frase «Han florecido las rosas mugunghwa» con un brazo levantado para señalar que uno es el perseguidor. También se usa esta frase para contar del uno al diez, ya que diez es el número de sílabas que la conforman en coreano. El juego se desarrolla así:

Primero, se elige al perseguidor a través de piedra, papel o tijera, y este se para de espaldas a los demás frente a la pared. Segundo, los perseguidos se preparan en la línea de salida a una distancia de entre cinco y diez metros desde la posición del perseguidor. Tercero, el perseguidor grita la frase «¡Han florecido las rosas mugunghwa!» manteniendo la vista hacia la pared hasta que termina de pronunciar la frase completa.

En ese momento se da la vuelta y los participantes deben mantenerse quietos. Si alguno de ellos se mueve, se convierte en un preso del perseguidor. Los presos deben sujetar la mano del perseguidor o de otro preso. El perseguidor continúa gritando la misma frase y los perseguidos aprovechan los intervalos entre cada grito para acercarse poco a poco a este y tocarle. Para que esto no suceda, el perseguidor intenta variar el ritmo de repetición de la frase. Con más repetición de la frase, la distancia entre chicos y gallina se estrecha y los presos se aumentan prolongando su cola. A medida que el juego progresa, la distancia entre perseguidor y perseguidos disminuye y el número de presos aumenta.

Una vez que la distancia se ha acortado lo suficiente, el participante más cercano al perseguidor toca la mano que le vincula con los presos para liberarlos y todos huyen del perseguidor hacia la línea inicial de partida.

El perseguidor intenta atrapar a los perseguidos antes de que logren cruzar la línea. El primero en ser atrapado se vuelve sustituye al perseguidor en la próxima ronda, a no ser que nadie sea capturado, en cuyo caso el juego sigue sin cambios.

La mayor diversión de este juego son las tácticas de huida y persecución. En los momentos en que el perseguidor intenta mirar atrás para descubrir a alguien moviéndose, los perseguidos se detienen de golpe y titubeantes, lo que invariablemente provoca risas.

Recientemente han surgido variaciones de este juego. En algunas, por ejemplo, loe perseguidos deben imitar al perseguido mientras este pronuncia la frase y quienes no lo hagan correctamente son capturados. En otra variación, el perseguidor grita una frase modificada ordenando a los demás a que bailen o canten según corresponda. Alternativamente, se puede cambiar la frase por «Han florecido las rosas de la abuela» y los participantes deben imitar a personas mayores, o se puede decir «Han florecido las rosas miniatura» para hacer que los perseguidos se sienten.

En estos días en que los chicos rara vez tienen la iniciativa de proponer un juego, este es uno de los pocos que siguen siendo disfrutados, siendo los más pequeños quienes suelen jugarlo aún más que los niños mayores.

Mugunghwa Kochi Pieotseumnida

Mugunghwa Kochi Pieotseumnida
Ubicación de la enciclopedia

Artes Folclóricas de Corea > Juegos Folclóricos Coreanos

Autor LeeSangho(李相昊)

Un juego en el que el perseguidor cierra los ojos y se coloca de espaldas a los perseguidos, quienes se acercan a este poco a poco para tocarle y salir corriendo. La frase «Han florecido las rosas mugunghwa» se utiliza para comenzar el juego.

Debido a la poca literatura existente respecto al mugunghwa kochi pieotseumnida, se presume que es de creación reciente. Sin embargo, hoy día se sigue jugando mucho ya que no se necesita más que suficiente espacio para moverse, además de que es fácil y divertido.

Aunque este juego tiene su forma propia, a veces se mezcla con otros más activos, o se grita su nombre para proporcionar información en otros juegos. Por ejemplo, antes de comenzar otros juegos, se grita la misma frase «Han florecido las rosas mugunghwa» con un brazo levantado para señalar que uno es el perseguidor. También se usa esta frase para contar del uno al diez, ya que diez es el número de sílabas que la conforman en coreano. El juego se desarrolla así:

Primero, se elige al perseguidor a través de piedra, papel o tijera, y este se para de espaldas a los demás frente a la pared. Segundo, los perseguidos se preparan en la línea de salida a una distancia de entre cinco y diez metros desde la posición del perseguidor. Tercero, el perseguidor grita la frase «¡Han florecido las rosas mugunghwa!» manteniendo la vista hacia la pared hasta que termina de pronunciar la frase completa.

En ese momento se da la vuelta y los participantes deben mantenerse quietos. Si alguno de ellos se mueve, se convierte en un preso del perseguidor. Los presos deben sujetar la mano del perseguidor o de otro preso. El perseguidor continúa gritando la misma frase y los perseguidos aprovechan los intervalos entre cada grito para acercarse poco a poco a este y tocarle. Para que esto no suceda, el perseguidor intenta variar el ritmo de repetición de la frase. Con más repetición de la frase, la distancia entre chicos y gallina se estrecha y los presos se aumentan prolongando su cola. A medida que el juego progresa, la distancia entre perseguidor y perseguidos disminuye y el número de presos aumenta.

Una vez que la distancia se ha acortado lo suficiente, el participante más cercano al perseguidor toca la mano que le vincula con los presos para liberarlos y todos huyen del perseguidor hacia la línea inicial de partida.

El perseguidor intenta atrapar a los perseguidos antes de que logren cruzar la línea. El primero en ser atrapado se vuelve sustituye al perseguidor en la próxima ronda, a no ser que nadie sea capturado, en cuyo caso el juego sigue sin cambios.

La mayor diversión de este juego son las tácticas de huida y persecución. En los momentos en que el perseguidor intenta mirar atrás para descubrir a alguien moviéndose, los perseguidos se detienen de golpe y titubeantes, lo que invariablemente provoca risas.

Recientemente han surgido variaciones de este juego. En algunas, por ejemplo, loe perseguidos deben imitar al perseguido mientras este pronuncia la frase y quienes no lo hagan correctamente son capturados. En otra variación, el perseguidor grita una frase modificada ordenando a los demás a que bailen o canten según corresponda. Alternativamente, se puede cambiar la frase por «Han florecido las rosas de la abuela» y los participantes deben imitar a personas mayores, o se puede decir «Han florecido las rosas miniatura» para hacer que los perseguidos se sienten.

En estos días en que los chicos rara vez tienen la iniciativa de proponer un juego, este es uno de los pocos que siguen siendo disfrutados, siendo los más pequeños quienes suelen jugarlo aún más que los niños mayores.