Gicha Nori

Gicha Nori

Ubicación de la enciclopedia

Artes Folclóricas de Corea > Juegos Folclóricos Coreanos

Autor LeeSangho(李相昊)

Un juego en que un grupo de personas imitan los movimientos de un tren, sujetándose de cuerdas de paja que pueden ser de diversos largos.

Es un juego inventado por el deseo de los niños de imitar algo sorprendente, en un contexto similar al de los juegos llamados gamatagi (la montadura del palanquín) y maltagi (la montadura del caballo). Con la introducción del tren, al fin de la época de la dinastía de Joseon, se comenzó a difundir la práctica de imitar a los trenes a modo de juego.

Fue en septiembre del año 1899 que el tren fue introducido a Corea por primera vez, poco después del establecimiento de la línea Gyeongin, que se vinculaba la zona de Noryangjin en el centro de Seúl y el puerto de Jemulpo, situado dentro de Incheon. Al año siguiente, se completó el puente del río de Han, y en los años siguientes se abrieron las líneas de Gyeongbuk (en 1905), Gyeongui (en 1906), Gyeongwon y Honam (ambas en 1914), por lo que el tren ya circulaba por todo el país y terminó por convertirse en el principal objeto de la atención popular hasta el mediados de la época de la ocupación japonesa. Como los niños ya estaban familiarizados con otro juego parecido, el kkorittagi (El juego de cortar el rabo), el juego del tren se estableció rápidamente como parte del género. Su historia no es muy larga y se desarrolló sustancialmente desde la época de la ocupación.

Antes de empezar el juego, primero se fabrica una forma oval conectando las cuerdas de paja, las mismas utilizadas para secar la ropa y para saltar la comba. El ganador del piedra, papel o tijera se encarga del rol del conductor, el cual después se va intercambiando por turnos. Para formar el tren, primero el conductor se cuelga la cuerda de paja por encima del ombligo y la sujeta con ambas manos, luego, los demás niños van entrando y se sujetan con ambas manos, hasta que el último participante se cuelga la cuerda tras la espalda para tensarla, teniendo cuidado de mantener cierta distancia entre los participantes para no causar caídas.

Una vez listo, todos avanzan agarrando las cuerdas con las dos manos para mantenerlas tensas, mientras repiten el sonido «chic chic poc poc» en imitación del tren. Todo el pueblo se convierte en su espacio de juego, ya que en todas sus esquinas se establecen paradas virtuales en las que el conductor da señales de bajada y los demás se comportan como pasajeros.

El hecho de que este juego se siga practicando hasta ahora demuestra el nivel de entretenimiento de algo tan sencillo como vincularse con cuerdas y moverse al mismo tiempo. En la vida cotidiana, tales situaciones apenas suceden. Además, el juego del tren es ideal para los niños que aun disfrutan de estímulos pequeños.

Gicha Nori

Gicha Nori
Ubicación de la enciclopedia

Artes Folclóricas de Corea > Juegos Folclóricos Coreanos

Autor LeeSangho(李相昊)

Un juego en que un grupo de personas imitan los movimientos de un tren, sujetándose de cuerdas de paja que pueden ser de diversos largos.

Es un juego inventado por el deseo de los niños de imitar algo sorprendente, en un contexto similar al de los juegos llamados gamatagi (la montadura del palanquín) y maltagi (la montadura del caballo). Con la introducción del tren, al fin de la época de la dinastía de Joseon, se comenzó a difundir la práctica de imitar a los trenes a modo de juego.

Fue en septiembre del año 1899 que el tren fue introducido a Corea por primera vez, poco después del establecimiento de la línea Gyeongin, que se vinculaba la zona de Noryangjin en el centro de Seúl y el puerto de Jemulpo, situado dentro de Incheon. Al año siguiente, se completó el puente del río de Han, y en los años siguientes se abrieron las líneas de Gyeongbuk (en 1905), Gyeongui (en 1906), Gyeongwon y Honam (ambas en 1914), por lo que el tren ya circulaba por todo el país y terminó por convertirse en el principal objeto de la atención popular hasta el mediados de la época de la ocupación japonesa. Como los niños ya estaban familiarizados con otro juego parecido, el kkorittagi (El juego de cortar el rabo), el juego del tren se estableció rápidamente como parte del género. Su historia no es muy larga y se desarrolló sustancialmente desde la época de la ocupación.

Antes de empezar el juego, primero se fabrica una forma oval conectando las cuerdas de paja, las mismas utilizadas para secar la ropa y para saltar la comba. El ganador del piedra, papel o tijera se encarga del rol del conductor, el cual después se va intercambiando por turnos. Para formar el tren, primero el conductor se cuelga la cuerda de paja por encima del ombligo y la sujeta con ambas manos, luego, los demás niños van entrando y se sujetan con ambas manos, hasta que el último participante se cuelga la cuerda tras la espalda para tensarla, teniendo cuidado de mantener cierta distancia entre los participantes para no causar caídas.

Una vez listo, todos avanzan agarrando las cuerdas con las dos manos para mantenerlas tensas, mientras repiten el sonido «chic chic poc poc» en imitación del tren. Todo el pueblo se convierte en su espacio de juego, ya que en todas sus esquinas se establecen paradas virtuales en las que el conductor da señales de bajada y los demás se comportan como pasajeros.

El hecho de que este juego se siga practicando hasta ahora demuestra el nivel de entretenimiento de algo tan sencillo como vincularse con cuerdas y moverse al mismo tiempo. En la vida cotidiana, tales situaciones apenas suceden. Además, el juego del tren es ideal para los niños que aun disfrutan de estímulos pequeños.