Geurimja Nori

Geurimja Nori

Ubicación de la enciclopedia

Artes Folclóricas de Corea > Juegos Folclóricos Coreanos

Autor LeeSangho(李相昊)

Un juego para divertirse haciendo aparecer sombras de varias formas en paredes o ventanas, moviendo las manos cerca de una vela o de una lámpara.

Se practicaba con mayor frecuencia antes de la difusión de la electricidad, en particular por las noches del invierno, ya fuera que participara una sola o varias personas. Las sombras generalmente imitan la forma de cosas reales tal y como son, en grande o en pequeño, pero, dependiendo de la dirección de la luz, también es posible crear una forma completamente nueva.

Las varias formas que toman las sombras proyectadas a causa del fuego, tras el inicio de su historia como parte de la vida humana, siempre han atraído la curiosidad de la gente. Empezando desde las imitaciones simples hasta su aprovechamiento más complejo con el uso de suplementos como papel o madera. Más tarde incluso se llegó crear la cultura del teatro con sombras, el cual desarrollo en Corea géneros como el del manseokjung nori (la función de los monjes ricos) y el pail nori (la función en celebración de buda). Este juego, que se desarrolló desde un formato simple hasta uno más sofisticado y artístico, sigue siendo una parte firme de la cultura hasta ahora.

Las habitaciones con velas o retroproyectores de diapositivas son espacios donde se aparecen las sombras con mayor frecuencia. En este ambiente, se pueden crear sombras de varias formas con una o dos manos. Al principio, se tiende a crearlas al azar y después de acostumbrase se suele intentar crear y adivinar formas reales o se puede competir para crear las sombras de ciertas formas elegidas, como figuras de animales u otras cosas familiares. También se pueden expresar formas no producibles con las manos mediante el uso de herramientas como madera o papel. Una vez que se tiene mayor destreza, se puede intentar desarrollar una función de teatro con sombras.

En occidente, la oscuridad se evadía por ser el símbolo del caos, del mal o de los fantasmas; mientras que, al contrario, a la claridad se le veneraba —por ejemplo, al faraón de Egipto se le llamaba «el hijo del sol». Pero no fue así en el oriente, donde hay muchas tradiciones relacionadas con la veneración de la luna. Un buen ejemplo es el uso más universal del calendario lunar.

Hoy en día, sin embargo, la electricidad ha eliminado no solo la oscuridad sino también las sombras, y como la oscuridad ya no es familiar para todos, se ha vuelto un objeto de temor para los niños. Ellos se alteran por la oscuridad que causa el mal tiempo, y en la vida rural apenas salen a la calle por la noche. Dadas tales situaciones, el juego de las sombras sería una buena herramienta para recuperar una parte de las tradiciones culturales y recuperar los sentidos perdidos.

Geurimja Nori

Geurimja Nori
Ubicación de la enciclopedia

Artes Folclóricas de Corea > Juegos Folclóricos Coreanos

Autor LeeSangho(李相昊)

Un juego para divertirse haciendo aparecer sombras de varias formas en paredes o ventanas, moviendo las manos cerca de una vela o de una lámpara.

Se practicaba con mayor frecuencia antes de la difusión de la electricidad, en particular por las noches del invierno, ya fuera que participara una sola o varias personas. Las sombras generalmente imitan la forma de cosas reales tal y como son, en grande o en pequeño, pero, dependiendo de la dirección de la luz, también es posible crear una forma completamente nueva.

Las varias formas que toman las sombras proyectadas a causa del fuego, tras el inicio de su historia como parte de la vida humana, siempre han atraído la curiosidad de la gente. Empezando desde las imitaciones simples hasta su aprovechamiento más complejo con el uso de suplementos como papel o madera. Más tarde incluso se llegó crear la cultura del teatro con sombras, el cual desarrollo en Corea géneros como el del manseokjung nori (la función de los monjes ricos) y el pail nori (la función en celebración de buda). Este juego, que se desarrolló desde un formato simple hasta uno más sofisticado y artístico, sigue siendo una parte firme de la cultura hasta ahora.

Las habitaciones con velas o retroproyectores de diapositivas son espacios donde se aparecen las sombras con mayor frecuencia. En este ambiente, se pueden crear sombras de varias formas con una o dos manos. Al principio, se tiende a crearlas al azar y después de acostumbrase se suele intentar crear y adivinar formas reales o se puede competir para crear las sombras de ciertas formas elegidas, como figuras de animales u otras cosas familiares. También se pueden expresar formas no producibles con las manos mediante el uso de herramientas como madera o papel. Una vez que se tiene mayor destreza, se puede intentar desarrollar una función de teatro con sombras.

En occidente, la oscuridad se evadía por ser el símbolo del caos, del mal o de los fantasmas; mientras que, al contrario, a la claridad se le veneraba —por ejemplo, al faraón de Egipto se le llamaba «el hijo del sol». Pero no fue así en el oriente, donde hay muchas tradiciones relacionadas con la veneración de la luna. Un buen ejemplo es el uso más universal del calendario lunar.

Hoy en día, sin embargo, la electricidad ha eliminado no solo la oscuridad sino también las sombras, y como la oscuridad ya no es familiar para todos, se ha vuelto un objeto de temor para los niños. Ellos se alteran por la oscuridad que causa el mal tiempo, y en la vida rural apenas salen a la calle por la noche. Dadas tales situaciones, el juego de las sombras sería una buena herramienta para recuperar una parte de las tradiciones culturales y recuperar los sentidos perdidos.