Guseulchigi

Guseulchigi

Ubicación de la enciclopedia

Artes Folclóricas de Corea > Juegos Folclóricos Coreanos

Autor LeeSangho(李相昊)

Un juego con canicas de cristal o de porcelana que se introducen en hoyos, se impulsan hacia un objetivo o se usan para adivinar si el número de ellas que esconde el adversario es par o impar.

El guseulchigi, o juego de las canicas, es un juego practicado sobre todo por los chicos durante el invierno, en el todo el país.

Las canicas se hacían con barro amasado en redondo y secado a la sombra o con piedras pequeñas y redondas sacadas de las orillas del arroyo. En algunas regiones se lo jugaba también con bellotas. Su práctica se extendió por el país en la época moderna, mayormente por la difusión del cristal y de la porcelana, sobre todo durante la época de ocupación japonesa. También se lo practicaban durante la guerra coreana con bolas del acero, pese a su escasez, extraídas de los cojinetes de coches o tanques destruidos, junto con canicas de cristal.

Las formas de juego variaban según la región y las costumbres, pero se les puede clasificar en cinco formatos.

① Bomdeulgi (la entrada a la primavera): en la cual se introducen en orden en hoyos excavados en la tierra. Si una canica entra al hoyo en un solo intento, se exclama «¡Entró!» y se continúa a los próximos hoyos. Pero si se fracasa, hay que esperar hasta que vuelva su propio turno y reintentar desde el mismo hoyo. Por otra parte, si la canica de un jugador toca las canicas de otras personas, esto también se considera un logro, que recibe el nombre de matchugi (el toque).

② Alkkagi (el saque de piedra): un formato más simple en el que: se determina el orden de los turnos y se consiguen puntos si se logra que las canicas propias hagan contacto con las de los otros.

③ El triángulo: en esta versión se dibuja un triángulo en el que los jugadores introducen sus canicas y aquel que haga salir del triángulo las canicas de los demás puede quedárselas. Pero si en el intento una de estas canicas regresa al interior del triángulo o se detiene encima de la línea, el jugador es eliminado del juego, rindiendo todas sus canicas a los demás, a lo cual se le conoce como tohagi (vomitar). La partida finaliza cuando todas las canicas hayan quedado afuera del triángulo o cuando todos los jugadores menos uno hayan sido eliminados, entonces se comienza una nueva partida.

④ Byeokchigi (golpear la muralla): existen dos formas propias de jugarlo. En una de ellas, se colocan las canicas contra la pared y en turnos se intenta hacer contacto con las canicas de otras personas, en cuyo caso las canicas tocadas se entregan al jugador que consiguió la hazaña.
La otra forma, llamada obusipbu (cinco pasos y diez pasos) se parece al jachigi (juego con palos parecido al béisbol) y se trata de golpear las canicas de otros jugadores lejos de la pared, ganando puntos según la distancia alcanzada.

⑤ Holjjak: se lleva a cabo entre dos personas, una de las cuales intenta adivinar si el número de canicas escondidas en el puño de su adversario es un número par o impar. Si su respuesta es correcta, puede llevárselas todas. Pero si es incorrecta, hay que entregar al adversario el mismo número de canicas de entre las propias. Hay otro juego parecido a este, llamado ssamchigi, en el que hay tres posibles resultados.

El juego de las canicas era popular hasta la década de los 70, sobre todo entre los chicos durante el invierno, pero dejó de ser así porque el valor de las canicas hoy en día está muy depreciado —es decir, las canicas en el pasado eran juguetes preciosos pero en la actualidad ya no es así y nadie intenta coleccionar las— por lo que se ha vuelto imposible jugar con ellas. Otra razón de su menor popularidad al día de hoy es que existen menos espacios libres para jugarlo.

Guseulchigi

Guseulchigi
Ubicación de la enciclopedia

Artes Folclóricas de Corea > Juegos Folclóricos Coreanos

Autor LeeSangho(李相昊)

Un juego con canicas de cristal o de porcelana que se introducen en hoyos, se impulsan hacia un objetivo o se usan para adivinar si el número de ellas que esconde el adversario es par o impar.

El guseulchigi, o juego de las canicas, es un juego practicado sobre todo por los chicos durante el invierno, en el todo el país.

Las canicas se hacían con barro amasado en redondo y secado a la sombra o con piedras pequeñas y redondas sacadas de las orillas del arroyo. En algunas regiones se lo jugaba también con bellotas. Su práctica se extendió por el país en la época moderna, mayormente por la difusión del cristal y de la porcelana, sobre todo durante la época de ocupación japonesa. También se lo practicaban durante la guerra coreana con bolas del acero, pese a su escasez, extraídas de los cojinetes de coches o tanques destruidos, junto con canicas de cristal.

Las formas de juego variaban según la región y las costumbres, pero se les puede clasificar en cinco formatos.

① Bomdeulgi (la entrada a la primavera): en la cual se introducen en orden en hoyos excavados en la tierra. Si una canica entra al hoyo en un solo intento, se exclama «¡Entró!» y se continúa a los próximos hoyos. Pero si se fracasa, hay que esperar hasta que vuelva su propio turno y reintentar desde el mismo hoyo. Por otra parte, si la canica de un jugador toca las canicas de otras personas, esto también se considera un logro, que recibe el nombre de matchugi (el toque).

② Alkkagi (el saque de piedra): un formato más simple en el que: se determina el orden de los turnos y se consiguen puntos si se logra que las canicas propias hagan contacto con las de los otros.

③ El triángulo: en esta versión se dibuja un triángulo en el que los jugadores introducen sus canicas y aquel que haga salir del triángulo las canicas de los demás puede quedárselas. Pero si en el intento una de estas canicas regresa al interior del triángulo o se detiene encima de la línea, el jugador es eliminado del juego, rindiendo todas sus canicas a los demás, a lo cual se le conoce como tohagi (vomitar). La partida finaliza cuando todas las canicas hayan quedado afuera del triángulo o cuando todos los jugadores menos uno hayan sido eliminados, entonces se comienza una nueva partida.

④ Byeokchigi (golpear la muralla): existen dos formas propias de jugarlo. En una de ellas, se colocan las canicas contra la pared y en turnos se intenta hacer contacto con las canicas de otras personas, en cuyo caso las canicas tocadas se entregan al jugador que consiguió la hazaña.
La otra forma, llamada obusipbu (cinco pasos y diez pasos) se parece al jachigi (juego con palos parecido al béisbol) y se trata de golpear las canicas de otros jugadores lejos de la pared, ganando puntos según la distancia alcanzada.

⑤ Holjjak: se lleva a cabo entre dos personas, una de las cuales intenta adivinar si el número de canicas escondidas en el puño de su adversario es un número par o impar. Si su respuesta es correcta, puede llevárselas todas. Pero si es incorrecta, hay que entregar al adversario el mismo número de canicas de entre las propias. Hay otro juego parecido a este, llamado ssamchigi, en el que hay tres posibles resultados.

El juego de las canicas era popular hasta la década de los 70, sobre todo entre los chicos durante el invierno, pero dejó de ser así porque el valor de las canicas hoy en día está muy depreciado —es decir, las canicas en el pasado eran juguetes preciosos pero en la actualidad ya no es así y nadie intenta coleccionar las— por lo que se ha vuelto imposible jugar con ellas. Otra razón de su menor popularidad al día de hoy es que existen menos espacios libres para jugarlo.