Gudeok Mangkke Teodajigi

Gudeok Mangkke Teodajigi

Ubicación de la enciclopedia

Artes Folclóricas de Corea > Juegos Folclóricos Coreanos

Autor OhSegil(吳世吉)

Un juego folclórico para fortalecer los cimientos en lugares donde se van a instalar los pilares y los muros de las casas o de los edificios tradicionales.

El mangkke es una herramienta utilizada para compactar la tierra de terrenos frágiles. Se fabrica atando cuatro o cinco agarraderas hechas de cuerda a un hierro o a una piedra grande. Durante el juego del mangkke teodajigi se prefiere del uso del mangkke de piedra. El prensado de la tierra lo realizan los trabajadores estirando las cuerdas para alzar el mangkke y dejarlo caer con fuerza.

Para aplanar la base de las casas se utiliza un mangkke pequeño, mientras que el más grande se reserva para consolidar la base de los pilares. Los más pequeños están hechos con piedras con una altura de unos 20 cm, un diámetro de 1 m, y un peso de unos 90 kg. Las redes que los envuelven son resistentes y llevan cuerdas para tirar de ellos, cada una de las cuales es sujetada por una o dos personas, para un total de entre 4 y 8 personas. El mangkke más grande tiene una altura de unos 30 cm, un diámetro de 120 cm, y un peso de unos 150 kg, y la red que lo envuelve cuenta con cinco cuerdas para tirar de él, cada una sujetada por entre 3 y 5 personas. Este evento es amenizado por músicos campesinos que tocan un conjunto de instrumentos musicales y herramientas de trabajo compuesto por: dos kkwaenggwari (instrumentos metálicos percutidos), dos jing (gong coreano), dos daebuk (especie de bombos), dos janggu (tambores), dos garae (layas tradicionales), cuatro cuévanos, cuatro azadas y cuatro palas.

El proceso y las partes de esta ceremonia son las siguientes:

① Localización de bases: con ayuda de la teoría del feng shui, se determina la ubicación de los cimientos de la casa. Con esta teoría se contempla la dirección de la casa del candidato, hasta que se encuentre el lugar que producirá mayor éxito y producción de bienes. Tras los rezos a Obangsin (el dios de las cinco direcciones), se recomienda el lugar para ejecutar el prensado de la tierra.

② Rituales: Tras seleccionar la ubicación de los cimientos, empiezan las construcciones, pero no sin antes celebrar los debidos rituales. En este rito se declara el inicio de la construcción de la casa a todos los dioses relacionados con ella. A diferencia de otros ritos parecidos, en esta ceremonia se veneran especialmente al dios que se encargan de cinco las direcciones, por mandato de los oficiales nobles. Para las veneraciones, se sirve la carne de la cabeza de un cerdo, arroz, abadejo, tartas cocidas al vapor, manzanas, azufaifas, castañas, caquis, etc.; solo en la isla de Jeju se sirve makgeolli (vino de arroz).
Por otra parte, antes de empezar las construcciones, los carpinteros hacen rituales llamados motang, como sus mesas de trabajo, en los que preparan comida encima de estas mesas y anuncian el inicio de las construcciones a los dioses encargados del mantenimiento de las casas.

③ Nivelación: Tras terminar los ritos, se empieza a nivelar el terreno de la casa por medio de unas herramientas llamadas garae (layas tradicionales). En esta fase, se entona una canción relacionada con este trabajo, llamada Garae Sori. La canción comienza con la suplicación del dueño a los trabajadores para que den lo mejor de sí y luego los trabajadores contestan en coro.

④ Trabajos con mangkke: Habiendo nivelado el terreno para la casa, empieza el robustecimiento con el mangkke pequeño. Terminado esto, se decide dónde se colocarán las piedras angulares, se excavan unos hoyos de alrededor de 90 centímetros y se llenan con unos 20 o 30 cm de piedrecillas y arena, luego, se agrega agua y se procede a su prensado con los mangkke de mayor tamaño. Este proceso de llenado con grava y prensado de grava se repite 6 o 7 veces más hasta que se produzcan sonidos metálicos. Durante todo este proceso, las canciones entonadas tienen el propósito primario de aliviar el cansancio de tanto trabajo y también transmiten significados de plegarias a los dioses guardianes de las casas, al dios de las cinco direcciones y a otros espíritus.

⑤ Conclusión: Al terminar todos los trabajos de preparamiento de los cimientos, los trabajadores se reúnen para relajarse gozando de licores y tentempiés, mientras cantan la canción Kwaejina Chingchingnane. Se desconoce el significado de esta canción, pero debe estar relacionado con la alegría y el ritmo.

Gudeok Mangkke Teodajigi

Gudeok Mangkke Teodajigi
Ubicación de la enciclopedia

Artes Folclóricas de Corea > Juegos Folclóricos Coreanos

Autor OhSegil(吳世吉)

Un juego folclórico para fortalecer los cimientos en lugares donde se van a instalar los pilares y los muros de las casas o de los edificios tradicionales.

El mangkke es una herramienta utilizada para compactar la tierra de terrenos frágiles. Se fabrica atando cuatro o cinco agarraderas hechas de cuerda a un hierro o a una piedra grande. Durante el juego del mangkke teodajigi se prefiere del uso del mangkke de piedra. El prensado de la tierra lo realizan los trabajadores estirando las cuerdas para alzar el mangkke y dejarlo caer con fuerza.

Para aplanar la base de las casas se utiliza un mangkke pequeño, mientras que el más grande se reserva para consolidar la base de los pilares. Los más pequeños están hechos con piedras con una altura de unos 20 cm, un diámetro de 1 m, y un peso de unos 90 kg. Las redes que los envuelven son resistentes y llevan cuerdas para tirar de ellos, cada una de las cuales es sujetada por una o dos personas, para un total de entre 4 y 8 personas. El mangkke más grande tiene una altura de unos 30 cm, un diámetro de 120 cm, y un peso de unos 150 kg, y la red que lo envuelve cuenta con cinco cuerdas para tirar de él, cada una sujetada por entre 3 y 5 personas. Este evento es amenizado por músicos campesinos que tocan un conjunto de instrumentos musicales y herramientas de trabajo compuesto por: dos kkwaenggwari (instrumentos metálicos percutidos), dos jing (gong coreano), dos daebuk (especie de bombos), dos janggu (tambores), dos garae (layas tradicionales), cuatro cuévanos, cuatro azadas y cuatro palas.

El proceso y las partes de esta ceremonia son las siguientes:

① Localización de bases: con ayuda de la teoría del feng shui, se determina la ubicación de los cimientos de la casa. Con esta teoría se contempla la dirección de la casa del candidato, hasta que se encuentre el lugar que producirá mayor éxito y producción de bienes. Tras los rezos a Obangsin (el dios de las cinco direcciones), se recomienda el lugar para ejecutar el prensado de la tierra.

② Rituales: Tras seleccionar la ubicación de los cimientos, empiezan las construcciones, pero no sin antes celebrar los debidos rituales. En este rito se declara el inicio de la construcción de la casa a todos los dioses relacionados con ella. A diferencia de otros ritos parecidos, en esta ceremonia se veneran especialmente al dios que se encargan de cinco las direcciones, por mandato de los oficiales nobles. Para las veneraciones, se sirve la carne de la cabeza de un cerdo, arroz, abadejo, tartas cocidas al vapor, manzanas, azufaifas, castañas, caquis, etc.; solo en la isla de Jeju se sirve makgeolli (vino de arroz).
Por otra parte, antes de empezar las construcciones, los carpinteros hacen rituales llamados motang, como sus mesas de trabajo, en los que preparan comida encima de estas mesas y anuncian el inicio de las construcciones a los dioses encargados del mantenimiento de las casas.

③ Nivelación: Tras terminar los ritos, se empieza a nivelar el terreno de la casa por medio de unas herramientas llamadas garae (layas tradicionales). En esta fase, se entona una canción relacionada con este trabajo, llamada Garae Sori. La canción comienza con la suplicación del dueño a los trabajadores para que den lo mejor de sí y luego los trabajadores contestan en coro.

④ Trabajos con mangkke: Habiendo nivelado el terreno para la casa, empieza el robustecimiento con el mangkke pequeño. Terminado esto, se decide dónde se colocarán las piedras angulares, se excavan unos hoyos de alrededor de 90 centímetros y se llenan con unos 20 o 30 cm de piedrecillas y arena, luego, se agrega agua y se procede a su prensado con los mangkke de mayor tamaño. Este proceso de llenado con grava y prensado de grava se repite 6 o 7 veces más hasta que se produzcan sonidos metálicos. Durante todo este proceso, las canciones entonadas tienen el propósito primario de aliviar el cansancio de tanto trabajo y también transmiten significados de plegarias a los dioses guardianes de las casas, al dios de las cinco direcciones y a otros espíritus.

⑤ Conclusión: Al terminar todos los trabajos de preparamiento de los cimientos, los trabajadores se reúnen para relajarse gozando de licores y tentempiés, mientras cantan la canción Kwaejina Chingchingnane. Se desconoce el significado de esta canción, pero debe estar relacionado con la alegría y el ritmo.