Goeulmodum

Goeulmodum

Ubicación de la enciclopedia

Artes Folclóricas de Corea > Juegos Folclóricos Coreanos

Autor LeeSangho(李相昊)

Un juego en el que los jugadores abren un libro en una página al azar y compiten ya sea formando nombres de pueblos usando las letras descubiertas en la página o contestando preguntas con respecto a estos lugares.

El goeulmodum es un juego que se creó para enseñar a los niños los nombres y las ubicaciones de los goeul (aldeas) en una época en la que aún no se habían desarrollado el transporte ni la comunicación a larga distancia. Sin embargo, no estaba muy difundido puesto que solo los niños que iban al seodang (escuela aldeana) podían leer letras chinas.

Más recientemente se jugaba con el mapa del país entero. En esta versión un jugador gritaba, por ejemplo, «¡Ciudad de Incheon!» y los demás la buscaban en el mapa; quienquiera que la encontrara gritaba entonces un nombre diferente. En otra versión, los jugadores combinan letras encontradas en una página de un libro al azar, para completar el nombre de algún pueblo. Por ejemplo, si abren el libro y descubren la frase «Señorita, alma bella, ¿quién es su dueño?», pueden combinar las letras s, e, u y l para hacer «Seúl», o pueden también formar «Busan» con las letras b, u, s, a y n. Esto, desde luego, es más difícil en el sistema de escritura coreano y más aún en el sistema antiguo. Así pues, el jugador que descubre el mayor número de nombres gana el juego. También hay una forma avanzada de jugarlo, en la que los jugadores que encuentran el nombre de un pueblo o una ciudad deben responder preguntas sobre ellos, por ejemplo, si un jugador encuentra «Yeongju», sus compañeros le preguntan «¿A qué provincia pertenece la ciudad de Yeongju?» y el jugador debe responder «A Gyeongsangbuk‑do» si no quiere perder el juego. Lo recomendable es que solo los mayores de 10 años jueguen esta variante, ya que esta requiere un mayor nivel de conocimiento de los lugares del país.

Existe otro juego relacionado que se llama namseungdo nori (el juego del mapa), que se realiza en un tablero que contiene los nombres de destinos turísticos y de cada provincia de Corea. Los jugadores tiran el dado o el yunmok (bastón pentagonal de madera) y mueven sus piezas de acuerdo con el número que salga. Este juego ayuda a conocer los nombres de las provincias y de los lugares turísticos. Según documentos escritos por occidentales que visitaron Corea a finales de la dinastía Joseon, a los coreanos les gustaba muchísimo viajar. En un caso particular, el libro Joseon: La tierra del sosiego matinal (Chosön: The Land of the Morning Calm) escrito por Percival Lowell, un viajero estadounidense, especifica que a los coreanos les encantaba viajar más aún que a los estadounidenses y que a los europeos de clase media. Se cree que este interés tan especial en los viajes esté muy ligado al juego de goeulmodum que practicaban en su infancia.

Goeulmodum

Goeulmodum
Ubicación de la enciclopedia

Artes Folclóricas de Corea > Juegos Folclóricos Coreanos

Autor LeeSangho(李相昊)

Un juego en el que los jugadores abren un libro en una página al azar y compiten ya sea formando nombres de pueblos usando las letras descubiertas en la página o contestando preguntas con respecto a estos lugares.

El goeulmodum es un juego que se creó para enseñar a los niños los nombres y las ubicaciones de los goeul (aldeas) en una época en la que aún no se habían desarrollado el transporte ni la comunicación a larga distancia. Sin embargo, no estaba muy difundido puesto que solo los niños que iban al seodang (escuela aldeana) podían leer letras chinas.

Más recientemente se jugaba con el mapa del país entero. En esta versión un jugador gritaba, por ejemplo, «¡Ciudad de Incheon!» y los demás la buscaban en el mapa; quienquiera que la encontrara gritaba entonces un nombre diferente. En otra versión, los jugadores combinan letras encontradas en una página de un libro al azar, para completar el nombre de algún pueblo. Por ejemplo, si abren el libro y descubren la frase «Señorita, alma bella, ¿quién es su dueño?», pueden combinar las letras s, e, u y l para hacer «Seúl», o pueden también formar «Busan» con las letras b, u, s, a y n. Esto, desde luego, es más difícil en el sistema de escritura coreano y más aún en el sistema antiguo. Así pues, el jugador que descubre el mayor número de nombres gana el juego. También hay una forma avanzada de jugarlo, en la que los jugadores que encuentran el nombre de un pueblo o una ciudad deben responder preguntas sobre ellos, por ejemplo, si un jugador encuentra «Yeongju», sus compañeros le preguntan «¿A qué provincia pertenece la ciudad de Yeongju?» y el jugador debe responder «A Gyeongsangbuk‑do» si no quiere perder el juego. Lo recomendable es que solo los mayores de 10 años jueguen esta variante, ya que esta requiere un mayor nivel de conocimiento de los lugares del país.

Existe otro juego relacionado que se llama namseungdo nori (el juego del mapa), que se realiza en un tablero que contiene los nombres de destinos turísticos y de cada provincia de Corea. Los jugadores tiran el dado o el yunmok (bastón pentagonal de madera) y mueven sus piezas de acuerdo con el número que salga. Este juego ayuda a conocer los nombres de las provincias y de los lugares turísticos. Según documentos escritos por occidentales que visitaron Corea a finales de la dinastía Joseon, a los coreanos les gustaba muchísimo viajar. En un caso particular, el libro Joseon: La tierra del sosiego matinal (Chosön: The Land of the Morning Calm) escrito por Percival Lowell, un viajero estadounidense, especifica que a los coreanos les encantaba viajar más aún que a los estadounidenses y que a los europeos de clase media. Se cree que este interés tan especial en los viajes esté muy ligado al juego de goeulmodum que practicaban en su infancia.