Gangneung Sacheon Hapyeong Dapgyo Nori

Gangneung Sacheon Hapyeong Dapgyo Nori

Ubicación de la enciclopedia

Artes Folclóricas de Corea > Juegos Folclóricos Coreanos

Autor JangJungryong(張正龍)

Una costumbre de desear una buena cosecha cruzando un puente el día 6 del segundo mes lunar en Hapyeong, Sacheon‑myeon, Gangneung, Gangwon‑do.

El cruce del puente de Hapyeong empieza con un darigut (ritual chamánico en un puente) frente a una puerta hecha de ramas de árbol con una altura de unos 5 m, que se encuentra a la entrada del puente. Esta puerta de ramas recibe el nombre de solmun y tiene un significado chamánico que presuntamente funciona como prevención de la mala suerte. Tanto los participantes del cruce del puente como los de la lucha con antorchas deben pasar sin falta por esta puerta para poder participar en el evento.

El darigut marca el comienzo del daribapgi (cruce ritual de los puentes) de esta aldea, que se lleva a cabo durante el Jomsangnal (sexto día del segundo mes lunar). El conductor de la banda de la música campesina llega al templo Seonghwangdang y hace reverencia con ofrendas, tras lo cual recita la plegaria gosaban, que empieza diciendo «Ven a nosotros, dios Seonang, vamos a servirte en este día…». Luego, se realiza una peregrinación hacia el puente del pueblo, liderada por el nonggisu (abanderado), a quien le sigue la trompeta, el conductor de la banda y el resto de los músicos, con todo el mundo por detrás. A la llegada a la entrada del puente, el líder de los músicos grita «¡Dios Sullyeongsu danos una buena cosecha este año en que cruzamos este puente!». Entonces, los jegwan (sacerdotes) colocan varias ofrendas, que incluyen una cabeza de vaca, y los pobladores hacen una reverencia. Luego, el sangsoe (percusionista que toca una especie de gong) ejecuta un ritmo y encabeza una canción con letra que dice «¡Qué puente tan bien hecho! ¡Vamos a cruzarlo!». Después, el resto de la gente responde en coro. Con la llegada de la banda a la mitad del puente, se reza a la luna con las palabras «Por favor, que este cruce de puente el día de Jomsangnal nos traiga un año de cosecha abundante» y se siguen con el cruce del puente. Los pobladores llevan sus antorchas y se siguen a la banda de la música cruzando el puente mientras van rezando para escapar de la mala suerte por todo el año y para tener unas piernas saludables.

La segunda fase de este evento es el soejeolgeum o soegyeorum, un duelo musical entre el sangsoe de la aldea de Hapyeong y la de Jilli. En este duelo, ambos percusionistas emplean cada uno de los 12 ritmos tradicionales, demostrando con ostentación todas sus habilidades. Estos ritmos incluyen el ilche, el ichae, el samchae, el sachae, el gillori, el gutgeori y el gusikgillori. Los ritmos son rápidos en compases simples de 3/4 y 4/4 y se distinguen por combinar siete u ocho patrones rítmicos, cada uno de cuales usan entre 7 y 8 notas. En su turno, cada sangsoe repite cada uno de los ritmos por un largo tiempo. La tercera fase es el seokjeon, una batalla de piedras entre dos equipos practicada generalmente el día 15 del primer mes lunar. En la aldea de Hapyeong esta lucha se jugaba arrojando piedras pequeñas del tamaño de una nuez, pero actualmente no se lo practica más por su peligro, ya que en el pasado había muchos heridos por este evento.

La cuarta fase la compone la lucha de antorchas. En esta, los jóvenes del pueblo crean antorchas usando paja y tréboles según el número de los miembros de su familia. Temprano por la noche, salen al campo con una banda de música para preparar la base del equipo de cada aldea.

Al salir la luna, el líder del equipo grita primero «¡Sullyeongsu!» y su adversario responde «¡Kkolaekkolae (una expresión burlona)!» y luego se intercambian insultos. Unos minutos después, con el son de la música campesina, los participantes se atan toallas a la frente y salen con sus antorchas encendidas. Un equipo grita «¡Al ataque!» y ambos equipos se baten blandiendo las antorchas e intentando tumbar a los miembros del equipo adversario, produciendo poco a poco a los rendidos. El equipo con más rendidos es el perdedor. El juego entonces concluye con la extinción de todas las antorchas. A menudo, los jóvenes juegan contra otros jóvenes mientras que los niños lo hacen entre sí. Tradicionalmente, se cree que la aldea perdedora encontrará una mala cosecha, mientras que a la ganadora disfrutaría de la abundancia. Al terminar la batalla, por último, la gente de ambas aldeas cruza el puente para crear una fogata con lo que queda de las antorchas y todo el mundo regresa al pueblo para trasnocharse celebrando. Dado que la temporada de cultivo empieza al día siguiente, este evento es el último divertimiento y descanso de la temporada baja. Antiguamente, se preparaba un licor de arroz fermentado arroz llamado jomsangju como regalo para los músicos. Para producirlo, originalmente se iba de casa en casa recolectando donaciones en forma de ingredientes, pero más adelante pasó a ser la responsabilidad de las casas más afluentes. Además, en el pasado había un recinto llamado chogunbang o dobang, en el que los músicos podían divertirse.

Gangneung Sacheon Hapyeong Dapgyo Nori

Gangneung Sacheon Hapyeong Dapgyo Nori
Ubicación de la enciclopedia

Artes Folclóricas de Corea > Juegos Folclóricos Coreanos

Autor JangJungryong(張正龍)

Una costumbre de desear una buena cosecha cruzando un puente el día 6 del segundo mes lunar en Hapyeong, Sacheon‑myeon, Gangneung, Gangwon‑do.

El cruce del puente de Hapyeong empieza con un darigut (ritual chamánico en un puente) frente a una puerta hecha de ramas de árbol con una altura de unos 5 m, que se encuentra a la entrada del puente. Esta puerta de ramas recibe el nombre de solmun y tiene un significado chamánico que presuntamente funciona como prevención de la mala suerte. Tanto los participantes del cruce del puente como los de la lucha con antorchas deben pasar sin falta por esta puerta para poder participar en el evento.

El darigut marca el comienzo del daribapgi (cruce ritual de los puentes) de esta aldea, que se lleva a cabo durante el Jomsangnal (sexto día del segundo mes lunar). El conductor de la banda de la música campesina llega al templo Seonghwangdang y hace reverencia con ofrendas, tras lo cual recita la plegaria gosaban, que empieza diciendo «Ven a nosotros, dios Seonang, vamos a servirte en este día…». Luego, se realiza una peregrinación hacia el puente del pueblo, liderada por el nonggisu (abanderado), a quien le sigue la trompeta, el conductor de la banda y el resto de los músicos, con todo el mundo por detrás. A la llegada a la entrada del puente, el líder de los músicos grita «¡Dios Sullyeongsu danos una buena cosecha este año en que cruzamos este puente!». Entonces, los jegwan (sacerdotes) colocan varias ofrendas, que incluyen una cabeza de vaca, y los pobladores hacen una reverencia. Luego, el sangsoe (percusionista que toca una especie de gong) ejecuta un ritmo y encabeza una canción con letra que dice «¡Qué puente tan bien hecho! ¡Vamos a cruzarlo!». Después, el resto de la gente responde en coro. Con la llegada de la banda a la mitad del puente, se reza a la luna con las palabras «Por favor, que este cruce de puente el día de Jomsangnal nos traiga un año de cosecha abundante» y se siguen con el cruce del puente. Los pobladores llevan sus antorchas y se siguen a la banda de la música cruzando el puente mientras van rezando para escapar de la mala suerte por todo el año y para tener unas piernas saludables.

La segunda fase de este evento es el soejeolgeum o soegyeorum, un duelo musical entre el sangsoe de la aldea de Hapyeong y la de Jilli. En este duelo, ambos percusionistas emplean cada uno de los 12 ritmos tradicionales, demostrando con ostentación todas sus habilidades. Estos ritmos incluyen el ilche, el ichae, el samchae, el sachae, el gillori, el gutgeori y el gusikgillori. Los ritmos son rápidos en compases simples de 3/4 y 4/4 y se distinguen por combinar siete u ocho patrones rítmicos, cada uno de cuales usan entre 7 y 8 notas. En su turno, cada sangsoe repite cada uno de los ritmos por un largo tiempo. La tercera fase es el seokjeon, una batalla de piedras entre dos equipos practicada generalmente el día 15 del primer mes lunar. En la aldea de Hapyeong esta lucha se jugaba arrojando piedras pequeñas del tamaño de una nuez, pero actualmente no se lo practica más por su peligro, ya que en el pasado había muchos heridos por este evento.

La cuarta fase la compone la lucha de antorchas. En esta, los jóvenes del pueblo crean antorchas usando paja y tréboles según el número de los miembros de su familia. Temprano por la noche, salen al campo con una banda de música para preparar la base del equipo de cada aldea.

Al salir la luna, el líder del equipo grita primero «¡Sullyeongsu!» y su adversario responde «¡Kkolaekkolae (una expresión burlona)!» y luego se intercambian insultos. Unos minutos después, con el son de la música campesina, los participantes se atan toallas a la frente y salen con sus antorchas encendidas. Un equipo grita «¡Al ataque!» y ambos equipos se baten blandiendo las antorchas e intentando tumbar a los miembros del equipo adversario, produciendo poco a poco a los rendidos. El equipo con más rendidos es el perdedor. El juego entonces concluye con la extinción de todas las antorchas. A menudo, los jóvenes juegan contra otros jóvenes mientras que los niños lo hacen entre sí. Tradicionalmente, se cree que la aldea perdedora encontrará una mala cosecha, mientras que a la ganadora disfrutaría de la abundancia. Al terminar la batalla, por último, la gente de ambas aldeas cruza el puente para crear una fogata con lo que queda de las antorchas y todo el mundo regresa al pueblo para trasnocharse celebrando. Dado que la temporada de cultivo empieza al día siguiente, este evento es el último divertimiento y descanso de la temporada baja. Antiguamente, se preparaba un licor de arroz fermentado arroz llamado jomsangju como regalo para los músicos. Para producirlo, originalmente se iba de casa en casa recolectando donaciones en forma de ingredientes, pero más adelante pasó a ser la responsabilidad de las casas más afluentes. Además, en el pasado había un recinto llamado chogunbang o dobang, en el que los músicos podían divertirse.