Ahuyentar A Ladrón Con Una Historia

Palabra clave

이야기로 쫓은 도둑 ( Chasing Away the Thief With a Story )

Ubicación de la enciclopedia

Literatura Popular de Corea > Cuento > Mindam

Autor SimWoojang(沈愚章)

Este cuento narra una historia cuyo contenido por casualidad coincide con las acciones de un ladrón, lo que asusta y ahuyenta a él.

Había una vez vivía una pareja envejecida en una aldea remota. Un día, la esposa anciana se sintió aburrida y le pidió a su esposo ir a comprarle una historia. Entonces, el esposo se puso en camino llevando una ropa de cáñamo para obtener una historia a cambio de la ropa. Él, se encontró con un hombre trabajando en el campo, y le pidió al trabajador venderle una historia. Pero al trabajador no se le ocurrió ninguna historia, por tanto describió la cigüeña que había visto como “saltando para bajar al suelo” y “echando un vistazo aquí y allá”, también “recogiendo algo para comer”, a veces “dirigiendo su mirada” hacia el suelo.

El esposo le pagó y le contó la historia a su esposa. En ese momento, un ladrón, con intensión robar el calderón de la pareja anciana saltó por encima de la valla y después de echar un vistazo al interior de la casa, recogió los frijoles rojos calientes del calderón para comerlos, y luego, miró fijamente al interior de la habitación. Todas las acciones del ladrón coincidieron con la historia que había oído por casualidad, lo que le hizo entrar en pánico y huir. En las variaciones de esta narrativa, el esposo compra una historia de un vendedor de sal que visita la casa o un estudiante que aprende la historia de un profesor incompetente y ahuyenta a un ladrón recitando la historia en la casa.

En las otras versiones, el animal observado en el campo es una garza, faisán o sapo. También hay una versión en la que el ladrón aparece de nuevo al día siguiente, fingiendo ser un vendedor de carne o frutas para ver si la pareja se entera de lo que ha pasado, y l malentiende otra vez las palabras de la pareja y huye nuevamente. Hay un adagio que dice “terminarás pobre si te gustan las historias”, lo que significa que disfrutar mucho de las historias puede empeorar el rendimiento laboral de la gente, pero este relato refuta el citado dicho representando la narración de cuentos como un acto que puede traer algo práctico.

Ahuyentar A Ladrón Con Una Historia

Ahuyentar A Ladrón Con Una Historia
Ubicación de la enciclopedia

Literatura Popular de Corea > Cuento > Mindam

Autor SimWoojang(沈愚章)

Este cuento narra una historia cuyo contenido por casualidad coincide con las acciones de un ladrón, lo que asusta y ahuyenta a él. Había una vez vivía una pareja envejecida en una aldea remota. Un día, la esposa anciana se sintió aburrida y le pidió a su esposo ir a comprarle una historia. Entonces, el esposo se puso en camino llevando una ropa de cáñamo para obtener una historia a cambio de la ropa. Él, se encontró con un hombre trabajando en el campo, y le pidió al trabajador venderle una historia. Pero al trabajador no se le ocurrió ninguna historia, por tanto describió la cigüeña que había visto como “saltando para bajar al suelo” y “echando un vistazo aquí y allá”, también “recogiendo algo para comer”, a veces “dirigiendo su mirada” hacia el suelo. El esposo le pagó y le contó la historia a su esposa. En ese momento, un ladrón, con intensión robar el calderón de la pareja anciana saltó por encima de la valla y después de echar un vistazo al interior de la casa, recogió los frijoles rojos calientes del calderón para comerlos, y luego, miró fijamente al interior de la habitación. Todas las acciones del ladrón coincidieron con la historia que había oído por casualidad, lo que le hizo entrar en pánico y huir. En las variaciones de esta narrativa, el esposo compra una historia de un vendedor de sal que visita la casa o un estudiante que aprende la historia de un profesor incompetente y ahuyenta a un ladrón recitando la historia en la casa. En las otras versiones, el animal observado en el campo es una garza, faisán o sapo. También hay una versión en la que el ladrón aparece de nuevo al día siguiente, fingiendo ser un vendedor de carne o frutas para ver si la pareja se entera de lo que ha pasado, y l malentiende otra vez las palabras de la pareja y huye nuevamente. Hay un adagio que dice “terminarás pobre si te gustan las historias”, lo que significa que disfrutar mucho de las historias puede empeorar el rendimiento laboral de la gente, pero este relato refuta el citado dicho representando la narración de cuentos como un acto que puede traer algo práctico.