Origen De Doce Animales Del Zodiaco

Palabra clave

열두 띠 유래 ( Origin of Twelve Animal Signs )

Ubicación de la enciclopedia

Literatura Popular de Corea > Cuento > Jeonseol

Autor CheonJinki(千鎭基)

“Yeolduttiyurae” es la leyenda que cuenta los orígenes de sibiji que significa “doce signos animales del zodiaco tradicional -rata, buey, tigre, dragón, serpiente, caballo, cabra, mono, gallo, perro y cerdo- y cómo ellos fueron seleccionados y dispuestos por actual orden.

Hace mucho, mucho tiempo, el rey del cielo quería designar a los animales para posiciones oficiales. Tras haber examinado los criterios de selección, él anunció que podrían asumir a un puesto oficial los animales que llegaran primero a la puerta celestial el primer día de enero del calendario lunar. Al escuchar la noticia, cada animal empezó a hacer un entrenamiento de velocidad. El buey trabajaba más duro, y la rata, siendo el animal más pequeño y débil entre otros, no podría llegar a la puerta temprano, así que la rata se pegó en el cuerpo del buey. Cuando el día llegó, los animales corrieron hacia la puerta, y el buey, gracias a su diligencia, ocupó el primer lugar, pero la rata saltó del cuerpo del buey y pasó por la puerta primero. El buey estaba enojado, pero no tenía otra manera más que situarse en el segundo puesto. Además, existen muchas otras narrativas relacionadas con los animales del zodiaco, incluyendo aquellas sobe su anatomía o diferentes características que ellos poseen.

También hay varios cuentos que explican el orden de animales del zodiaco, que se basa en el número de sus dedos o su tiempo más activo del día -por ejemplo, las horas más activas de la rata son entre la 11 pm y la 1 am; y las horas más activas del buey son entre la 1 am y las 3 am cuando los bueyes rumian preparándose para arar campos por la mañana. El zodiaco tradicional asiático fue basado en las constelaciones al primero para registrar el patrón de la circulación natural, incluyendo los movimientos de constelaciones y el cambio de temporadas. A mediados de la dinastía Han, el sistema llegó a ser asociado con los animales, que apareció en el libro 《Lunheng》 escrito por Wangchong a finales de Han: “寅 es de la madera y del tigre; 戌 es de la tierra y del perro; 丑 y 未 también son de la tierra, pero 丑 es del buey mientras 未 es de la cabra, lo que significa que el perro, buey y cabra se rinden al tigre; 亥 es del agua y del cerdo; 巳 es del fuego y de la serpiente; 子 también es del agua, pero de la rata; 午 también es del fuego y del caballo; el agua se gana al fuego, por tanto el cerdo puede comer la serpiente, y el agua daña al fuego, entonces si el caballo come los excrementos de la rata, sufrirá de la distensión abdominal”. De este modo, los doce animales del zodiaco pudieron organizarse conceptualmente, con un carácter chino designado a cada uno de los doce animales. Todos los coreanos poseen un siglo del animal, con lo que se cree que este signo determinará su destino, personalidad y talento, y la leyenda del origen de estos signos del zodiaco nos permite echar un vistazo a esta cultural.

Origen De Doce Animales Del Zodiaco

Origen De Doce Animales Del Zodiaco
Ubicación de la enciclopedia

Literatura Popular de Corea > Cuento > Jeonseol

Autor CheonJinki(千鎭基)

“Yeolduttiyurae” es la leyenda que cuenta los orígenes de sibiji que significa “doce signos animales del zodiaco tradicional -rata, buey, tigre, dragón, serpiente, caballo, cabra, mono, gallo, perro y cerdo- y cómo ellos fueron seleccionados y dispuestos por actual orden. Hace mucho, mucho tiempo, el rey del cielo quería designar a los animales para posiciones oficiales. Tras haber examinado los criterios de selección, él anunció que podrían asumir a un puesto oficial los animales que llegaran primero a la puerta celestial el primer día de enero del calendario lunar. Al escuchar la noticia, cada animal empezó a hacer un entrenamiento de velocidad. El buey trabajaba más duro, y la rata, siendo el animal más pequeño y débil entre otros, no podría llegar a la puerta temprano, así que la rata se pegó en el cuerpo del buey. Cuando el día llegó, los animales corrieron hacia la puerta, y el buey, gracias a su diligencia, ocupó el primer lugar, pero la rata saltó del cuerpo del buey y pasó por la puerta primero. El buey estaba enojado, pero no tenía otra manera más que situarse en el segundo puesto. Además, existen muchas otras narrativas relacionadas con los animales del zodiaco, incluyendo aquellas sobe su anatomía o diferentes características que ellos poseen. También hay varios cuentos que explican el orden de animales del zodiaco, que se basa en el número de sus dedos o su tiempo más activo del día -por ejemplo, las horas más activas de la rata son entre la 11 pm y la 1 am; y las horas más activas del buey son entre la 1 am y las 3 am cuando los bueyes rumian preparándose para arar campos por la mañana. El zodiaco tradicional asiático fue basado en las constelaciones al primero para registrar el patrón de la circulación natural, incluyendo los movimientos de constelaciones y el cambio de temporadas. A mediados de la dinastía Han, el sistema llegó a ser asociado con los animales, que apareció en el libro 《Lunheng》 escrito por Wangchong a finales de Han: “寅 es de la madera y del tigre; 戌 es de la tierra y del perro; 丑 y 未 también son de la tierra, pero 丑 es del buey mientras 未 es de la cabra, lo que significa que el perro, buey y cabra se rinden al tigre; 亥 es del agua y del cerdo; 巳 es del fuego y de la serpiente; 子 también es del agua, pero de la rata; 午 también es del fuego y del caballo; el agua se gana al fuego, por tanto el cerdo puede comer la serpiente, y el agua daña al fuego, entonces si el caballo come los excrementos de la rata, sufrirá de la distensión abdominal”. De este modo, los doce animales del zodiaco pudieron organizarse conceptualmente, con un carácter chino designado a cada uno de los doce animales. Todos los coreanos poseen un siglo del animal, con lo que se cree que este signo determinará su destino, personalidad y talento, y la leyenda del origen de estos signos del zodiaco nos permite echar un vistazo a esta cultural.