Paso De Montaña De Tres Años(三年岭)

Palabra clave

삼년고개 ( 三年岭 , Samnyeongogae )

Ubicación de la enciclopedia

Literatura Popular de Corea > Cuento > Jeonseol

Autor CheonHyesook(千惠淑)

La leyenda “Samnyeongogae” cuenta la historia sobre un paso de montaña que lleva una maldición, que si un viajero tropieza o cae en el paso, morirá en menos de tres años.

Un hombre anciano iba de regreso a su casa, y cayó, cuando pasó por un paso llamado Samnyeonggogae que cruzaba una montaña situada en algún lugar de la provincia de Gyeongsang-do. En la desesperación de que él moriría en el plazo de tres años, el anciano llamó a sus nietos para dejar su testamento, pero su vecino, que era doctor le dijo que caer en el mismo sitio extendería su vida, cuantas más veces él cayera, más tiempo viviría en el mundo humano. Convencido, el anciano volvió al Samnyeongogae y cayó en el sendero repetidas veces rezando por la vida prolongada. Y luego, él oyó una voz desde el cielo, diciendo: “No te preocupes. Incluso Dongfangshuo (símbolo de longevidad) cayó en este paso mil veces”. En esta leyenda, la sabiduría del vecino del anciano que ayuda al anciano a tener una vida prolongada es a efecto de destacar la importancia de los mitos en cuanto al vuelco.

La narrativa se ha transformado, en el curso de la transmisión oral, en una fábula acerca de la eliminación de superstición, y en algunas versiones, el truco que hace al anciano regresar al paso de montaña, es propuesto por su hijo o nieto con el fin de enfatizar la piedad filial. Hay también algunas leyendas similares, transmitidas en los templos y cementerios de Japón cuya trama básica es prácticamente idéntica, excepto una parte donde el protagonista evita la maldición mediante la hechicería, no por una reversión de percepción. En Corea, el cuento Paso de Montaña de Tres Años se incluyó en los libros de texto escolares de educación básica por mucho tiempo, sirviendo como obstáculo para su transmisión oral y la narrativa no se ha desarrollado más. Pero su lugar en la tradición oral coreana sigue siendo importante en los relatos acerca de la vida extendida, niños sabios y piedad filial.

Paso De Montaña De Tres Años

Paso De Montaña De Tres Años
Ubicación de la enciclopedia

Literatura Popular de Corea > Cuento > Jeonseol

Autor CheonHyesook(千惠淑)

La leyenda “Samnyeongogae” cuenta la historia sobre un paso de montaña que lleva una maldición, que si un viajero tropieza o cae en el paso, morirá en menos de tres años. Un hombre anciano iba de regreso a su casa, y cayó, cuando pasó por un paso llamado Samnyeonggogae que cruzaba una montaña situada en algún lugar de la provincia de Gyeongsang-do. En la desesperación de que él moriría en el plazo de tres años, el anciano llamó a sus nietos para dejar su testamento, pero su vecino, que era doctor le dijo que caer en el mismo sitio extendería su vida, cuantas más veces él cayera, más tiempo viviría en el mundo humano. Convencido, el anciano volvió al Samnyeongogae y cayó en el sendero repetidas veces rezando por la vida prolongada. Y luego, él oyó una voz desde el cielo, diciendo: “No te preocupes. Incluso Dongfangshuo (símbolo de longevidad) cayó en este paso mil veces”. En esta leyenda, la sabiduría del vecino del anciano que ayuda al anciano a tener una vida prolongada es a efecto de destacar la importancia de los mitos en cuanto al vuelco. La narrativa se ha transformado, en el curso de la transmisión oral, en una fábula acerca de la eliminación de superstición, y en algunas versiones, el truco que hace al anciano regresar al paso de montaña, es propuesto por su hijo o nieto con el fin de enfatizar la piedad filial. Hay también algunas leyendas similares, transmitidas en los templos y cementerios de Japón cuya trama básica es prácticamente idéntica, excepto una parte donde el protagonista evita la maldición mediante la hechicería, no por una reversión de percepción. En Corea, el cuento Paso de Montaña de Tres Años se incluyó en los libros de texto escolares de educación básica por mucho tiempo, sirviendo como obstáculo para su transmisión oral y la narrativa no se ha desarrollado más. Pero su lugar en la tradición oral coreana sigue siendo importante en los relatos acerca de la vida extendida, niños sabios y piedad filial.