Tablilla Provisional

Palabra clave

혼백 ( 魂帛 )

Ubicación de la enciclopedia

Ritos de Paso de Corea > 일생의례 > Sangnye | Jangnye

Autor KimMiyoung(金美榮)
Fecha de la renovación 2019-01-16

Trozo de tela blanca considerada que representa el espíritu del difunto, utilizada antes de que la tablilla espiritual se elabore.
El término “honbaek” se refiere a un tipo de entidades sagradas provisionales donde pueden permanecer los espíritus de los muertos. En los ritos funerarios, se utilizan tres entidades sagradas diferentes, pasando por tres etapas hasta que el espíritu del difunto se enclaustre por completo en su tablilla espiritual llamada sinju.
En la primera etapa, se realiza el ritual de invocación al espíritu del difunto, gritando el nombre del fallecido tras su muerte y agitando uno de sus vestidos, para que el espíritu del difunto venga y permanezca en su vestido. En el confucianismo, el humano se define como criatura compuesta por el espíritu llamado hon y el cuerpo conocido como baek. Así que una persona viva tiene su hon y su baek unidos. Y la muerte ocurre cuando el hon se separa del baek. Una vez muerta una persona, su hon va al cielo y su baek se queda en la tierra.
En este momento, la familia de luto lleva a cabo el chohon para que el hon del difunto no vaya al cielo y permanezca en la tierra. La segunda etapa es elaborar un honbaek para que el espíritu del difunto se enclaustre en ella. De esta manera, el espíritu del fallecido se traslada del vestido al honbaek. En la tercera etapa, se enclaustra el espíritu del fallecido para siembre en un sinju después del entierro. Este sinju fabricado antes del traslado del féretro al cementerio se coloca junto con el honbaek en la tumba. En este caso, como el espíritu del difunto todavía se queda en el honbaek, el sinju guardado en una casa debe ponerse detrás del honbaek.
Al llegar al lugar de sepultura, se efectúa el ritual para trasladar el espíritu del fallecido del honbaek al sinju. En este momento, el espíritu se mueve y se encierra en el sinju. Desde entones, la ubicación del sinju y del honbaek deben cambiar para que el sinju se sitúe por delante del honbaek. Después del entierro, el sinju y el honbaek son llevados a la casa del difunto en la que se hace el ritual llamado uje.
Al finalizar el uje, el honbaek se entierra en un lugar limpio. En algunos casos, el honbaek se quema o se entierra al lado de la tumba. Por otra parte, las familias que no elaboran sinju utilizan el honbaek durante todo el período de luto que dura tres años.
Hay dos tipos del honbaek: sokbaek; y gyeolbaek. El sokbaek es el honbaek hecho de un rollo de tela de algodón cuyos extremos están atados. Cada uno de los extremos atados debe estar orientado al otro. El gyeolbaek es una tira larga de algodón, doblada en forma de persona. No obstante, el honbaek puede ser de papel de morera, mangas o cinta de sujeción de la camisa usada por el difunto. Hoy en día, el material más usado para elaborar el honbaek es el cáñamo y ramio.

Tablilla Provisional

Tablilla Provisional
Ubicación de la enciclopedia

Ritos de Paso de Corea > 일생의례 > Sangnye | Jangnye

Autor KimMiyoung(金美榮)
Fecha de la renovación 2019-01-16

Trozo de tela blanca considerada que representa el espíritu del difunto, utilizada antes de que la tablilla espiritual se elabore. El término “honbaek” se refiere a un tipo de entidades sagradas provisionales donde pueden permanecer los espíritus de los muertos. En los ritos funerarios, se utilizan tres entidades sagradas diferentes, pasando por tres etapas hasta que el espíritu del difunto se enclaustre por completo en su tablilla espiritual llamada sinju. En la primera etapa, se realiza el ritual de invocación al espíritu del difunto, gritando el nombre del fallecido tras su muerte y agitando uno de sus vestidos, para que el espíritu del difunto venga y permanezca en su vestido. En el confucianismo, el humano se define como criatura compuesta por el espíritu llamado hon y el cuerpo conocido como baek. Así que una persona viva tiene su hon y su baek unidos. Y la muerte ocurre cuando el hon se separa del baek. Una vez muerta una persona, su hon va al cielo y su baek se queda en la tierra. En este momento, la familia de luto lleva a cabo el chohon para que el hon del difunto no vaya al cielo y permanezca en la tierra. La segunda etapa es elaborar un honbaek para que el espíritu del difunto se enclaustre en ella. De esta manera, el espíritu del fallecido se traslada del vestido al honbaek. En la tercera etapa, se enclaustra el espíritu del fallecido para siembre en un sinju después del entierro. Este sinju fabricado antes del traslado del féretro al cementerio se coloca junto con el honbaek en la tumba. En este caso, como el espíritu del difunto todavía se queda en el honbaek, el sinju guardado en una casa debe ponerse detrás del honbaek. Al llegar al lugar de sepultura, se efectúa el ritual para trasladar el espíritu del fallecido del honbaek al sinju. En este momento, el espíritu se mueve y se encierra en el sinju. Desde entones, la ubicación del sinju y del honbaek deben cambiar para que el sinju se sitúe por delante del honbaek. Después del entierro, el sinju y el honbaek son llevados a la casa del difunto en la que se hace el ritual llamado uje. Al finalizar el uje, el honbaek se entierra en un lugar limpio. En algunos casos, el honbaek se quema o se entierra al lado de la tumba. Por otra parte, las familias que no elaboran sinju utilizan el honbaek durante todo el período de luto que dura tres años. Hay dos tipos del honbaek: sokbaek; y gyeolbaek. El sokbaek es el honbaek hecho de un rollo de tela de algodón cuyos extremos están atados. Cada uno de los extremos atados debe estar orientado al otro. El gyeolbaek es una tira larga de algodón, doblada en forma de persona. No obstante, el honbaek puede ser de papel de morera, mangas o cinta de sujeción de la camisa usada por el difunto. Hoy en día, el material más usado para elaborar el honbaek es el cáñamo y ramio.