combate de antorchas

Palabra clave

횃불싸움 ( Hwaetbul Ssaum )

Ubicación de la enciclopedia

costumbres estacionales de Corea > Enero > Enero > Vacaciones estacionales

Autor JooIntaek(朱仁鐸)
Fecha de la renovación 2019-01-28

Juego folclórico de combate con antorchas que se hacía entre aldeas vecinas el día de la Gran Luna Llena o Jeongwol Daeborum (15 del primer mes lunar). Se celebra en la decimoquinta noche del primer mes lunar o la noche anterior, junto con el jwibul nori (juego de la quema de ratones), el dalmaji (lit. bienvenida a la luna) y el dalmaji taeugi (lit. quema de la casa de la luna). La cantidad de personas que realizan este juego no está definida, ya que depende de las dimensiones de las aldeas participantes. La costumbre es particularmente popular en las provincias de Jeolla y Chungcheong (sur y oeste de la península coreana).
Las antorchas se fabrican varios días antes de la Gran Luna Llena. Se hacen o bien envolviendo escobas viejas, tallos de cáñamo, ramas de lespedeza o cañas de bambú con paja o bien atando ramas de artemisa hasta formar palos de un metro de largo. Llegada la noche de la Gran Luna Llena, los chicos encienden las antorchas y juegan a prender fuego a los pastizales y a las malezas de los campos o jwibul. Cuando el fuego llega hasta los pastizales de la aldea vecina, los niños compiten para extender las llamas más allá de sus límites, lo cual termina en un hwaetbul ssaum. El juego se transforma en un combate de antorchas porque existe la costumbre de predecir el éxito o no de las cosechas de ese año según las dimensiones del fuego. Como las aldeas compiten para ampliar la extensión y la intensidad del jwibul, acaba al final convirtiéndose en una pelea de antorchas o hwaetbul ssaum.
Los niños más valientes encabezan el ataque blandiendo a un lado y a otro las antorchas, con el fin de hacer retrocer a sus oponentes del pueblo vecino. Los jóvenes se unen al combate si ven que los niños de su pueblo están perdiendo terreno, lo que ocasiona que intervengan también los jóvenes del otro bando. El combate de antorchas puede iniciarse también de esta otra manera: los chicos juegan a prender fuego a la maleza dentro de su respectiva aldea hasta que sale la luna llena, entonces se dirigen a los límites del poblado para burlar y enrabietar a los de la aldea vecina con el propósito de incitarlos a la pelea.
Este juego dejó de celebrarse a partir de la Guerra de Corea, aunque hubo algunos lugares que continuaron celebrándolo hasta la década de los 60. Por influencia del mundo occidental se reemplazaron las antorchas por latas vacías, llenas de ramas resinosas de pino o de algodón mojado en aceite, a las que se prendía fuego y las giraba en el aire.

combate de antorchas

combate de antorchas
Ubicación de la enciclopedia

costumbres estacionales de Corea > Enero > Enero > Vacaciones estacionales

Autor JooIntaek(朱仁鐸)
Fecha de la renovación 2019-01-28

Juego folclórico de combate con antorchas que se hacía entre aldeas vecinas el día de la Gran Luna Llena o Jeongwol Daeborum (15 del primer mes lunar). Se celebra en la decimoquinta noche del primer mes lunar o la noche anterior, junto con el jwibul nori (juego de la quema de ratones), el dalmaji (lit. bienvenida a la luna) y el dalmaji taeugi (lit. quema de la casa de la luna). La cantidad de personas que realizan este juego no está definida, ya que depende de las dimensiones de las aldeas participantes. La costumbre es particularmente popular en las provincias de Jeolla y Chungcheong (sur y oeste de la península coreana).Las antorchas se fabrican varios días antes de la Gran Luna Llena. Se hacen o bien envolviendo escobas viejas, tallos de cáñamo, ramas de lespedeza o cañas de bambú con paja o bien atando ramas de artemisa hasta formar palos de un metro de largo. Llegada la noche de la Gran Luna Llena, los chicos encienden las antorchas y juegan a prender fuego a los pastizales y a las malezas de los campos o jwibul. Cuando el fuego llega hasta los pastizales de la aldea vecina, los niños compiten para extender las llamas más allá de sus límites, lo cual termina en un hwaetbul ssaum. El juego se transforma en un combate de antorchas porque existe la costumbre de predecir el éxito o no de las cosechas de ese año según las dimensiones del fuego. Como las aldeas compiten para ampliar la extensión y la intensidad del jwibul, acaba al final convirtiéndose en una pelea de antorchas o hwaetbul ssaum.Los niños más valientes encabezan el ataque blandiendo a un lado y a otro las antorchas, con el fin de hacer retrocer a sus oponentes del pueblo vecino. Los jóvenes se unen al combate si ven que los niños de su pueblo están perdiendo terreno, lo que ocasiona que intervengan también los jóvenes del otro bando. El combate de antorchas puede iniciarse también de esta otra manera: los chicos juegan a prender fuego a la maleza dentro de su respectiva aldea hasta que sale la luna llena, entonces se dirigen a los límites del poblado para burlar y enrabietar a los de la aldea vecina con el propósito de incitarlos a la pelea.Este juego dejó de celebrarse a partir de la Guerra de Corea, aunque hubo algunos lugares que continuaron celebrándolo hasta la década de los 60. Por influencia del mundo occidental se reemplazaron las antorchas por latas vacías, llenas de ramas resinosas de pino o de algodón mojado en aceite, a las que se prendía fuego y las giraba en el aire.