fiesta de la cosecha(秋夕)

Palabra clave

추석 ( 秋夕 , Chuseok )

Ubicación de la enciclopedia

costumbres estacionales de Corea > OTOÑO > Agosto > Vacaciones estacionales

Autor KimMyungja(金明子)

Se refiere al festival de la cosecha del 15 del octavo mes lunar. Chuseok se traduce literalmente como noche de otoño, entendido como “la noche con la luna más brillante del otoño". Es también conocido como Gabae, Gabaeil, Gawi, Hangawi, Jungchu, Jungchujeol o Jungchugajeol. Entre estos, Gawi y Hangawi son términos vernáculos, mientras que Gabae proviene del antiguo sistema de escritura idu, que representaba el idioma coreano utilizando caracteres chinos.

Chuseok cae a mediados de otoño, o sea, en el momento culminante de la estación. En la sociedad agrícola tradicional, Chuseok corresponde a una temporada de reposo para los campesinos, quienes han tenido que trabajar sin respiro en el quinto mes lunar. De allí proviene el dicho “Un campesino en mayo es un filósofo en agosto”, significando que las duras jornadas de trabajo que los campesinos tenían que sufrir para conseguir una buena cosecha concluían prácticamente en el octavo mes lunar, tiempo, por tanto, de ocio para ellos. “Ojalá que todos los días fueran ni más ni menos como el día de Gawi”, famoso proverbio coreano que deja claro que Chuseok constituye uno de los periodos más queridos por el pueblo coreano, además de ser una de sus festividades más importantes. Con los cereales ya maduros, la gente de las regiones rurales podía permitirse una temporada de abundancia y de entretenimiento, por lo que era considerada como la mejor del año.

Chuseok es también el día de agradecimiento de la cosecha, en el que se celebran ritos de ofrenda a los antepasados o charye (lit. ofrenda de té) y se visitan las tumbas de los ancestros. En general, la gente visita estos sepulcros unos días antes de Chuseok para eliminar las malezas crecidas alrededor de los mismos durante el verano. El día del festival se inicia preparando las numerosas comidas que llenarán la mesa de ofrendas, donde nunca suelen faltar los songpyeon, pasteles hechos con la última cosecha de arroz, con rellenos dulces y del tamaño de un bocado. Luego de concluir esta ceremonia conmemorativa en honor de los antepasados, las familias se dirigen a las tumbas de los ancestros. La tradición de rendir culto a los antepasados de las últimas cuatro generaciones, es decir, padres, abuelos, bisabuelos y tatarabuelos, data de finales de la dinastía Joseon.

Entre las costumbres y ritos que se llevan a cabo este día, figura un rito llamado olbe simni de la provincia de Jeolla, nombre que alude al olbyeo cheonsin, literalmente traducido como “ofrendar arroz nuevo”. La palabra olbyeo significa arroz cosechado anticipadamente. Los campesinos de esta región separan el arroz tierno antes de iniciar la cosecha propiamente dicha y, en caso de que sus granos no hayan madurado, los tuestan ligeramente en una olla y los dejan secar antes de cocinarlos. Además de arroz cocido, las ofrendas a los ancestros incluyen corvina amarilla semidesecada, polluelos, nabos recién cosechados y algún tipo de licor, entre otras cosas, comidas todas que eran consumidas por los miembros de la familia una vez concluido el rito. Los postes de las puertas y los pilares de la casa donde tiene lugar el olbe simni son decorados generalmente con atados de espigas de plantas de arroz, sorgo, mijo menor, etc. Esta costumbre, también conocida como olge simni, suele acompañarse de banquetes a los que se invita a los vecinos a compartir alimentos y licor.

La gente de la provincia de Chungcheong del Sur practica en Chuseok una costumbre conocida como banbogi (reunirse a medio camino). La tradición consiste en pasar medio día con los parientes y amigos que viven lejos. Su nombre se origina del hecho de que todos los parientes se reúnen en un punto intermedio de sus respectivas aldeas y es una excelente ocasión para compartir novedades y saber de los familiares a los que no pueden frecuentar en las intensas jornadas de verano. Chuseok es, además, el día del retorno al hogar de los hijos que por alguna razón viven lejos de los padres, sea por estudio, trabajo o porque ya están casados y tienen sus propias familias. A esta costumbre se la denomina geunchin (visitar a los padres).

Songpyeon es el plato festivo más representativo de Chuseok, tal como el tteokguk (sopa de pastel de arroz) lo es para el día del Año Nuevo Lunar. Otros platos preparados en Chuseok para el rito de ofrenda a los ancestros son el toranguk (sopa de Colocacia esculenta), hwayangjeok (brochetas de seta pyogo o Lentinula edodes, raíz de doraji o Platycodon grandiflorum y carne de vaca, entre otros) y nureumjeok (brochetas de verduras y carne revestidas de harina de trigo y huevo y fritas en la sartén). Todos estos platos son compartidos entre familiares, parientes y vecinos luego del rito conmemorativo en honor de los ancestros.

Históricamente, los coreanos trataban de predecir la cosecha basándose en el tiempo que hacía durante las fechas de Chuseok, igual que en el día del Año Nuevo Lunar y el día de la primer luna llena del año o Jeongwol Daeboreum. En agosto lunar, mes en el que se celebra el Chuseok, suele caer el Baekno (rocío blanco), que es uno de los 24 períodos estacionales del ciclo solar y es la fecha alrededor de la cual las temperaturas empiezan a caer por debajo del punto de rocío. Si había escarcha antes de que llegara Baekno, se predecía un volumen mermado de cosecha. La lluvia en Chuseok también era interpretada como signo de escasez en la cosecha de cereales y un mal augurio para cosecha de la cebada de la próxima primavera. También se creía que si la luna llena de Chuseok se cubría de nubes y no se dejaba ver, las ranas no darían huevos, los conejos no se reproducirían y la producción de alforfón y otros cereales sería menor. Sin embargo, un cielo demasiado despejado también era de mal augurio para el rendimiento de la cebada. Según estas antiguas creencias campesinas, el tiempo ideal de Chuseok era un cielo parcialmente nublado, con el cual pronosticaban una abundante cosecha. En la sociedad agraria, la luna llena era símbolo de prosperidad y fertilidad, por tanto, la luna llena de Chuseok se asoció con la imagen de plantas cargadas de granos maduros. Las fases de la luna -de creciente a llena y de menguante a nueva- fueron consideradas como un ciclo vital, similar al ciclo agrícola. De ahí que se considerara que la vitalidad del universo llegaba a su punto culminante un día de luna llena, por eso este día de la luna llena en plena temporada de cosecha, es decir, en Chuseok, tenía tanta importancia para las comunidades agrarias.

fiesta de la cosecha

fiesta de la cosecha
Ubicación de la enciclopedia

costumbres estacionales de Corea > OTOÑO > Agosto > Vacaciones estacionales

Autor KimMyungja(金明子)

Se refiere al festival de la cosecha del 15 del octavo mes lunar. Chuseok se traduce literalmente como noche de otoño, entendido como “la noche con la luna más brillante del otoño". Es también conocido como Gabae, Gabaeil, Gawi, Hangawi, Jungchu, Jungchujeol o Jungchugajeol. Entre estos, Gawi y Hangawi son términos vernáculos, mientras que Gabae proviene del antiguo sistema de escritura idu, que representaba el idioma coreano utilizando caracteres chinos. Chuseok cae a mediados de otoño, o sea, en el momento culminante de la estación. En la sociedad agrícola tradicional, Chuseok corresponde a una temporada de reposo para los campesinos, quienes han tenido que trabajar sin respiro en el quinto mes lunar. De allí proviene el dicho “Un campesino en mayo es un filósofo en agosto”, significando que las duras jornadas de trabajo que los campesinos tenían que sufrir para conseguir una buena cosecha concluían prácticamente en el octavo mes lunar, tiempo, por tanto, de ocio para ellos. “Ojalá que todos los días fueran ni más ni menos como el día de Gawi”, famoso proverbio coreano que deja claro que Chuseok constituye uno de los periodos más queridos por el pueblo coreano, además de ser una de sus festividades más importantes. Con los cereales ya maduros, la gente de las regiones rurales podía permitirse una temporada de abundancia y de entretenimiento, por lo que era considerada como la mejor del año. Chuseok es también el día de agradecimiento de la cosecha, en el que se celebran ritos de ofrenda a los antepasados o charye (lit. ofrenda de té) y se visitan las tumbas de los ancestros. En general, la gente visita estos sepulcros unos días antes de Chuseok para eliminar las malezas crecidas alrededor de los mismos durante el verano. El día del festival se inicia preparando las numerosas comidas que llenarán la mesa de ofrendas, donde nunca suelen faltar los songpyeon, pasteles hechos con la última cosecha de arroz, con rellenos dulces y del tamaño de un bocado. Luego de concluir esta ceremonia conmemorativa en honor de los antepasados, las familias se dirigen a las tumbas de los ancestros. La tradición de rendir culto a los antepasados de las últimas cuatro generaciones, es decir, padres, abuelos, bisabuelos y tatarabuelos, data de finales de la dinastía Joseon. Entre las costumbres y ritos que se llevan a cabo este día, figura un rito llamado olbe simni de la provincia de Jeolla, nombre que alude al olbyeo cheonsin, literalmente traducido como “ofrendar arroz nuevo”. La palabra olbyeo significa arroz cosechado anticipadamente. Los campesinos de esta región separan el arroz tierno antes de iniciar la cosecha propiamente dicha y, en caso de que sus granos no hayan madurado, los tuestan ligeramente en una olla y los dejan secar antes de cocinarlos. Además de arroz cocido, las ofrendas a los ancestros incluyen corvina amarilla semidesecada, polluelos, nabos recién cosechados y algún tipo de licor, entre otras cosas, comidas todas que eran consumidas por los miembros de la familia una vez concluido el rito. Los postes de las puertas y los pilares de la casa donde tiene lugar el olbe simni son decorados generalmente con atados de espigas de plantas de arroz, sorgo, mijo menor, etc. Esta costumbre, también conocida como olge simni, suele acompañarse de banquetes a los que se invita a los vecinos a compartir alimentos y licor. La gente de la provincia de Chungcheong del Sur practica en Chuseok una costumbre conocida como banbogi (reunirse a medio camino). La tradición consiste en pasar medio día con los parientes y amigos que viven lejos. Su nombre se origina del hecho de que todos los parientes se reúnen en un punto intermedio de sus respectivas aldeas y es una excelente ocasión para compartir novedades y saber de los familiares a los que no pueden frecuentar en las intensas jornadas de verano. Chuseok es, además, el día del retorno al hogar de los hijos que por alguna razón viven lejos de los padres, sea por estudio, trabajo o porque ya están casados y tienen sus propias familias. A esta costumbre se la denomina geunchin (visitar a los padres). Songpyeon es el plato festivo más representativo de Chuseok, tal como el tteokguk (sopa de pastel de arroz) lo es para el día del Año Nuevo Lunar. Otros platos preparados en Chuseok para el rito de ofrenda a los ancestros son el toranguk (sopa de Colocacia esculenta), hwayangjeok (brochetas de seta pyogo o Lentinula edodes, raíz de doraji o Platycodon grandiflorum y carne de vaca, entre otros) y nureumjeok (brochetas de verduras y carne revestidas de harina de trigo y huevo y fritas en la sartén). Todos estos platos son compartidos entre familiares, parientes y vecinos luego del rito conmemorativo en honor de los ancestros. Históricamente, los coreanos trataban de predecir la cosecha basándose en el tiempo que hacía durante las fechas de Chuseok, igual que en el día del Año Nuevo Lunar y el día de la primer luna llena del año o Jeongwol Daeboreum. En agosto lunar, mes en el que se celebra el Chuseok, suele caer el Baekno (rocío blanco), que es uno de los 24 períodos estacionales del ciclo solar y es la fecha alrededor de la cual las temperaturas empiezan a caer por debajo del punto de rocío. Si había escarcha antes de que llegara Baekno, se predecía un volumen mermado de cosecha. La lluvia en Chuseok también era interpretada como signo de escasez en la cosecha de cereales y un mal augurio para cosecha de la cebada de la próxima primavera. También se creía que si la luna llena de Chuseok se cubría de nubes y no se dejaba ver, las ranas no darían huevos, los conejos no se reproducirían y la producción de alforfón y otros cereales sería menor. Sin embargo, un cielo demasiado despejado también era de mal augurio para el rendimiento de la cebada. Según estas antiguas creencias campesinas, el tiempo ideal de Chuseok era un cielo parcialmente nublado, con el cual pronosticaban una abundante cosecha. En la sociedad agraria, la luna llena era símbolo de prosperidad y fertilidad, por tanto, la luna llena de Chuseok se asoció con la imagen de plantas cargadas de granos maduros. Las fases de la luna -de creciente a llena y de menguante a nueva- fueron consideradas como un ciclo vital, similar al ciclo agrícola. De ahí que se considerara que la vitalidad del universo llegaba a su punto culminante un día de luna llena, por eso este día de la luna llena en plena temporada de cosecha, es decir, en Chuseok, tenía tanta importancia para las comunidades agrarias.