Tabúes Sobre El Embarazo, Parto Y Posparto(出産禁忌)

Palabra clave

출산금기 ( 出産禁忌 )

Ubicación de la enciclopedia

Ritos de Paso de Corea > 일생의례 > Chulsaenguirye

Autor CheonHyesook(千惠淑)

Tabúes sobre el embarazo, parto y postparto que deben ser respetados por la embarazada y sus familiares.

Anteriormente, se creía que el parto estaba expuesto a impurezas, lo que causaba la preocupación por la pérdida del embarazo. Los tabúes sobre el embarazo, parto y postparto o chulsangeumgi eran como herramientas para calmar la ansiedad y evitar incidentes inesperados. El chulsangeumgi está dividido en dos partes: sanjeongeumgi o tabúes para el embarazo; y sanhugeumgi o tabúes para el postparto. La mayoría parte del chulsangeumgi se relaciona con la alimentación en el embarazo.

Las embarazadas deben seguir una dieta estricta. Hay muchos alimentos prohibidos para embarazadas, entre los cuales los más comunes son la carne de pato, carne de perro, carne de conejo, calamar y carne de cerdo. La razón de la prohibición de dichos alimentos es que anteriormente, se creía que la carne de pato haría que el bebé tuviera las manos y pies con forma de pata de pato; carne de conejo causaría la fisura palatina o los ojos rojos en el bebé; la carne de cerdo haría al bebé tener un cuerpo hinchado; el huevo podría causar los forúnculos en el cuerpo del bebé; y la embarazada que come el calamar tendría un bebé que naciera sin huesos. Estos tabúes relativos a la alimentación se basan en las formas o características de los ingredientes sin tener absolutamente ninguna evidencia científica. A pesar de esto, los tabúes para el embarazo se han mantenido hasta la fecha, porque el estado emocional en el embarazo afecta directamente a la salud del bebé.

Aparte de los tabúes mencionados anteriormente, a las embarazadas no se le permite consumir los alimentos utilizados en el funerario, alimentos que tienen una forma fea o huelen mal, ya que estos alimentos con considerados como comida “impura”.

Asimismo, hay las acciones prohibidas para las embarazadas, tales como saltar por el colador, fuego y tablero para cortar y sentarse sobre la escoba. Estos tabúes tienen su origen en la creencia anterior que saltar por el escobar y el fuego podría ralentizar el parto y causar las convulsiones en los niños respectivamente; y sentarse sobre la escoba haría a las embarazadas tener gemelos.

También, para las embarazadas, se les prohíbe visitar las casas quemadas y asistir a los funerales y fiestas. Dado que las embarazadas deben ser protegidas en términos de seguridad e higiene. No solo las embarazadas, sino también sus familiares tienen que respetar los citados tabúes.

Quienes tienen una familiar embarazada no van a los lugares donde confluye la gente como el funeral y nunca pronuncian las palabras relativas a la distocia, aborto y muerte. La matanza de animales y el uso de hachas u hoces al cortar árboles tampoco están permitidos para las familias de las embarazadas. Asimismo, se cree que si la familia de la embarazada repara la chimenea o fogón de casa en el último mes del embarazo, el bebé nacerá con paladar hendido; y si la puerta se repara, la embarazada tendrá problemas durante el parto. Prestar los objetos utensilios o salsa de soja a otros es otro tabú que las embarazadas y sus familiares deben evitar, porque prestar algo a otros durante el embarazo podrá hacer al bebé llevar una vida pobre.

Cuando se acerca el momento del parto, se elige la sala del parto, y se determina una dirección auspiciosa para evitar las direcciones de mala suerte. Una vez nacido el bebé, se extiende la cuerda tranzada de paja llamada geumjul para separar la sala del parto del mundo. Estas acciones también son asociadas con el chulsangeumgi.

Existen también varios tabúes del postparto. Las madres lactantes no deben comer alimentos duros, fríos, picantes o blandos, con la creencia de que la comida dura, gacha de arroz, nabo, calabaza y tofú dañan los dientes; el agua fría inflama el cuerpo; comida picante produce el dolor de estómago; y el pollo reduce la producción de leche materna.

La prohibición de estos alimentos para las madres que han dado a luz recientemente es para la recuperación después del parto y el aumento de la cantidad de leche materna, basándose en las experiencias y conocimientos que se han transmitido de generación en generación. Además, hay la creencia de que, en cado de que una persona que no está invitada entre en la casa, la madre lactante producirá poca leche materna, o el recién nacido será peludo.

El chulsangeumgi es similar al taegyo en muchos aspectos. Especialmente, los dos comparten el mismo propósito de desear que los bebés nazcan sanos y crezcan como buena persona mediante la prohibición de ciertos alimentos y acciones para las embarazadas y sus familiares. A pesar de ello, hay una gran diferencia. El taegyo se centra más en la educación emocional desde el útero materno, mientras que el chulsangeumgi es considerado como un tipo de hechicería que se practica para evitar posibles impurezas e incidentes inesperados durante el embarazo, parto y postparto.

Tabúes Sobre El Embarazo, Parto Y Posparto

Tabúes Sobre El Embarazo, Parto Y Posparto
Ubicación de la enciclopedia

Ritos de Paso de Corea > 일생의례 > Chulsaenguirye

Autor CheonHyesook(千惠淑)

Tabúes sobre el embarazo, parto y postparto que deben ser respetados por la embarazada y sus familiares. Anteriormente, se creía que el parto estaba expuesto a impurezas, lo que causaba la preocupación por la pérdida del embarazo. Los tabúes sobre el embarazo, parto y postparto o chulsangeumgi eran como herramientas para calmar la ansiedad y evitar incidentes inesperados. El chulsangeumgi está dividido en dos partes: sanjeongeumgi o tabúes para el embarazo; y sanhugeumgi o tabúes para el postparto. La mayoría parte del chulsangeumgi se relaciona con la alimentación en el embarazo. Las embarazadas deben seguir una dieta estricta. Hay muchos alimentos prohibidos para embarazadas, entre los cuales los más comunes son la carne de pato, carne de perro, carne de conejo, calamar y carne de cerdo. La razón de la prohibición de dichos alimentos es que anteriormente, se creía que la carne de pato haría que el bebé tuviera las manos y pies con forma de pata de pato; carne de conejo causaría la fisura palatina o los ojos rojos en el bebé; la carne de cerdo haría al bebé tener un cuerpo hinchado; el huevo podría causar los forúnculos en el cuerpo del bebé; y la embarazada que come el calamar tendría un bebé que naciera sin huesos. Estos tabúes relativos a la alimentación se basan en las formas o características de los ingredientes sin tener absolutamente ninguna evidencia científica. A pesar de esto, los tabúes para el embarazo se han mantenido hasta la fecha, porque el estado emocional en el embarazo afecta directamente a la salud del bebé. Aparte de los tabúes mencionados anteriormente, a las embarazadas no se le permite consumir los alimentos utilizados en el funerario, alimentos que tienen una forma fea o huelen mal, ya que estos alimentos con considerados como comida “impura”. Asimismo, hay las acciones prohibidas para las embarazadas, tales como saltar por el colador, fuego y tablero para cortar y sentarse sobre la escoba. Estos tabúes tienen su origen en la creencia anterior que saltar por el escobar y el fuego podría ralentizar el parto y causar las convulsiones en los niños respectivamente; y sentarse sobre la escoba haría a las embarazadas tener gemelos. También, para las embarazadas, se les prohíbe visitar las casas quemadas y asistir a los funerales y fiestas. Dado que las embarazadas deben ser protegidas en términos de seguridad e higiene. No solo las embarazadas, sino también sus familiares tienen que respetar los citados tabúes. Quienes tienen una familiar embarazada no van a los lugares donde confluye la gente como el funeral y nunca pronuncian las palabras relativas a la distocia, aborto y muerte. La matanza de animales y el uso de hachas u hoces al cortar árboles tampoco están permitidos para las familias de las embarazadas. Asimismo, se cree que si la familia de la embarazada repara la chimenea o fogón de casa en el último mes del embarazo, el bebé nacerá con paladar hendido; y si la puerta se repara, la embarazada tendrá problemas durante el parto. Prestar los objetos utensilios o salsa de soja a otros es otro tabú que las embarazadas y sus familiares deben evitar, porque prestar algo a otros durante el embarazo podrá hacer al bebé llevar una vida pobre. Cuando se acerca el momento del parto, se elige la sala del parto, y se determina una dirección auspiciosa para evitar las direcciones de mala suerte. Una vez nacido el bebé, se extiende la cuerda tranzada de paja llamada geumjul para separar la sala del parto del mundo. Estas acciones también son asociadas con el chulsangeumgi. Existen también varios tabúes del postparto. Las madres lactantes no deben comer alimentos duros, fríos, picantes o blandos, con la creencia de que la comida dura, gacha de arroz, nabo, calabaza y tofú dañan los dientes; el agua fría inflama el cuerpo; comida picante produce el dolor de estómago; y el pollo reduce la producción de leche materna. La prohibición de estos alimentos para las madres que han dado a luz recientemente es para la recuperación después del parto y el aumento de la cantidad de leche materna, basándose en las experiencias y conocimientos que se han transmitido de generación en generación. Además, hay la creencia de que, en cado de que una persona que no está invitada entre en la casa, la madre lactante producirá poca leche materna, o el recién nacido será peludo. El chulsangeumgi es similar al taegyo en muchos aspectos. Especialmente, los dos comparten el mismo propósito de desear que los bebés nazcan sanos y crezcan como buena persona mediante la prohibición de ciertos alimentos y acciones para las embarazadas y sus familiares. A pesar de ello, hay una gran diferencia. El taegyo se centra más en la educación emocional desde el útero materno, mientras que el chulsangeumgi es considerado como un tipo de hechicería que se practica para evitar posibles impurezas e incidentes inesperados durante el embarazo, parto y postparto.