adivinación basada en los cinco elementos(五行占)

Palabra clave

오행점 ( 五行占 , Ohaengjeom )

Ubicación de la enciclopedia

costumbres estacionales de Corea > Enero > Enero > Creencia popular

Autor LeeChanwook(李澯旭)

Ohaeng son los cinco elementos del pungsu (feng shui o geomancia): madera, fuego, tierra, metal y agua, los cuales sirven para elaborar los signos de adivinación que permiten predecir tanto la buena como la mala suerte que deparará el año. En Dongguk sesigi (Registro de las costumbres estacionales de Corea) se menciona la costumbre de adivinar la suerte del nuevo periodo en el día de Seol, el Año Nuevo Lunar, lo que significa que el ohaengjeom está arraigado desde tiempos antiguos en la vida del pueblo coreano.

Hay dos formas de efectuar este arte adivinatoria. La primera consiste en confeccionar cinco palitos de 2 a 3 centímetros de largo, los cuales se obtienen de las ramas de un jinjolero extendidas en dirección Este. Estos palitos, partidos longitudinalmente por la mitad y con ideogramas chinos en su parte anterior, representan los cinco elementos del universo. En la segunda forma, la cual es menos común que la primera, se reemplazan las ramas por cinco monedas, en cuyo reverso se escriben los cinco elementos u ohaeng. Las ramas o monedas se mezclan dentro de ambas manos mientras el adivino repite: “Que el mensaje del Cielo también pueda ser oído en la Tierra. Os invoco para que dejéis que fluya en mí el poder de leer ese mensaje. En el día de hoy (día, mes, año), fulano (nombre del interesado), que vive en (lugar) y con fecha de nacimiento tal (día, mes y año de nacimiento), os invoca para saber su porvenir durante este año, así que os pido que seais magnánimos y no le neguéis su deseo, iluminándome para así adivinar lo que le depara el destino.” Luego de repetir tres veces su conjuro, el adivino arroja simultáneamente los palitos o monedas que llevan escritos los caracteres correspondientes a los cinco elementos y procede a interpretar el destino del interesado para comunicarle los resultados de la adivinación. Dependiendo de la posición en la que caigan los palitos o monedas, ya sea por el anverso o por el reverso, resultan 31 combinaciones de seis tipos. Aplicando los principios de armonía e incompatibilidad, se interpretan las combinaciones de los cinco elementos. La primera combinación hace referencia a sanggwae (primer signo de adivinación), el segundo es junggwae (segundo signo de adivinación) y el tercero es hagwae (último signo de adivinación).

adivinación basada en los cinco elementos

adivinación basada en los cinco elementos
Ubicación de la enciclopedia

costumbres estacionales de Corea > Enero > Enero > Creencia popular

Autor LeeChanwook(李澯旭)

Ohaeng son los cinco elementos del pungsu (feng shui o geomancia): madera, fuego, tierra, metal y agua, los cuales sirven para elaborar los signos de adivinación que permiten predecir tanto la buena como la mala suerte que deparará el año. En Dongguk sesigi (Registro de las costumbres estacionales de Corea) se menciona la costumbre de adivinar la suerte del nuevo periodo en el día de Seol, el Año Nuevo Lunar, lo que significa que el ohaengjeom está arraigado desde tiempos antiguos en la vida del pueblo coreano. Hay dos formas de efectuar este arte adivinatoria. La primera consiste en confeccionar cinco palitos de 2 a 3 centímetros de largo, los cuales se obtienen de las ramas de un jinjolero extendidas en dirección Este. Estos palitos, partidos longitudinalmente por la mitad y con ideogramas chinos en su parte anterior, representan los cinco elementos del universo. En la segunda forma, la cual es menos común que la primera, se reemplazan las ramas por cinco monedas, en cuyo reverso se escriben los cinco elementos u ohaeng. Las ramas o monedas se mezclan dentro de ambas manos mientras el adivino repite: “Que el mensaje del Cielo también pueda ser oído en la Tierra. Os invoco para que dejéis que fluya en mí el poder de leer ese mensaje. En el día de hoy (día, mes, año), fulano (nombre del interesado), que vive en (lugar) y con fecha de nacimiento tal (día, mes y año de nacimiento), os invoca para saber su porvenir durante este año, así que os pido que seais magnánimos y no le neguéis su deseo, iluminándome para así adivinar lo que le depara el destino.” Luego de repetir tres veces su conjuro, el adivino arroja simultáneamente los palitos o monedas que llevan escritos los caracteres correspondientes a los cinco elementos y procede a interpretar el destino del interesado para comunicarle los resultados de la adivinación. Dependiendo de la posición en la que caigan los palitos o monedas, ya sea por el anverso o por el reverso, resultan 31 combinaciones de seis tipos. Aplicando los principios de armonía e incompatibilidad, se interpretan las combinaciones de los cinco elementos. La primera combinación hace referencia a sanggwae (primer signo de adivinación), el segundo es junggwae (segundo signo de adivinación) y el tercero es hagwae (último signo de adivinación).