primer día del Año Nuevo Lunar(春节)

Palabra clave

( 春节 , Seol )

Ubicación de la enciclopedia

costumbres estacionales de Corea > Enero > Enero > Vacaciones estacionales

Autor KimMyungja(金明子)

Se denomina Seol o Seolnal al primer día del Año Nuevo Lunar. También recibe los nombres deWonil (primer día), Wondan (primera mañana), Wonjeong (primer mes), Wonsin (primera hora), Wonjo (primera mañana), Jeongjo (mañana del primer mes), Sesu (cabeza del año), Secho (comienzo del año), Yeondu (cabeza del año), Yeonsu (cabeza del año) y Yeonsi (comienzo del año). En el libro Goryeosa (Historia de Goryeo)se nombra al Seol como una de las nueve grandes ceremonias estacionales de ofrenda, junto con el Sangwon (alto comienzo, 15 del primer mes lunar), el Sangsa (primer día de la serpiente del año lunar, lit. día de la alta serpiente), el Hansik (día de la comida fría, centésimo quinto día tras el solsticio de invierno), el Dano (el primer quinto, 5 del quinto mes lunar), el Chuseok (fiesta de la cosecha, 15 del octavo mes lunar), el Junggu (día del doble nueve, 9 del noveno mes lunar), el Palgwan (día de ocho puertas, 15 del décimo mes lunar) y el Dongji (solsticio de invierno). En el período Joseon, el Seol era una de las cuatro grandes festividades del reino, junto con el Hansik, el Dano y el Chuseok.

En la mañana del primer día del Año Nuevo Lunar se realiza un rito de ofrenda a los antepasados o charye (lit. ofrenda de té), que preside el primogénito del linaje. La ceremonia está destinada a los antepasados de hasta la cuarta generación, pues a las generaciones anteriores se les rinde homenaje ante sus tumbas en las ceremonias estacionales o sije. Finalizado el charye, los familiares más próximos visitan las tumbas; aunque últimamente se prefiere realizar esta visita antes o después de Seol. En el período Joseon, también los ministros se arrodillaban ante el rey para ofrecerle las reverencias de año nuevo.

Por otra parte, el primer día del Año Nuevo Lunar se realiza en los hogares el antaek (lit. casa pacífica) con el fin de pedir por la paz y el bienestar de la familia. El antaek es el rito chamanista más típico de año nuevo. Se celebra en las casas particulares, a donde invitan a un chamán para que presida el acto. Es una ceremonia de mayores dimensiones que un gosa, que consiste en ofrecer un sacrificio a los espíritus para atraer la buena suerte y alejar las desgracias. En algunas regiones lo llaman hongsumaegi o hoengsumagi (protección contra los espíritus malignos) y las amas de casa acuden al chamán que frecuentan normalmente o lo invitan a casa para rezar con él, frotando las palmas de la mano. El rito puede realizarse también en la casa del chamán y, como consiste en protegerse de desgracias e imprevistos, se lleva a cabo con especial cuidado si se anuncia un año poco afortunado para alguno de los miembros de la familia. Terminado el hongsumaegi, se hace un muñeco de paja y en su interior se guarda un poco de dinero y un papel con la fecha y la hora de nacimiento de la persona por la que oran. A continuación se abandona el muñeco en una encrucijada de tres o cuatro caminos como un modo simbólico de alejar la mala suerte.

La comida más típica de sechan(comidas del primer día del Año Nuevo Lunar) es tteokguk, una sopa de pastel de arroz. Dicen que hay que tomar esta sopa si se quiere cumplir un año más. También existe la tradición de colgar un bokjori, que es un colador de la buena suerte hecho de bambú.

En el palacio real era costumbre ofrecerle al rey como presente una pintura de año nuevo o sehwa, en la que estaban representados el espíritu de la longevidad, el hada de la inmortalidad, las divinidades tutelares de cada día y otras divinidades taoístas que alejaban las desgracias. Sin embargo, en las casas comunes, lo normal es pegar en la puerta principal, papel hanji (papel tradicional coreano) con ideogramas chinos de “dragón” y “tigre”.

En la madrugada del primer día del Año Nuevo Lunar, se sale a caminar por las calles para escuchar algún sonido. Si se escucha el canto de una urraca, es un presagio auspicioso; pero si es un cuervo, se piensa que es de mal agüero. Se cree también que en la noche del primer día del año baja del cielo un espíritu llamado Yagwanggwi (espíritu nocturno brillante). Este se prueba los zapatos que encuentra en las puertas de las casas y se lleva los que mejor le quedan. Entonces, ese año, la persona que se queda sin sus zapatos tendrá mala suerte. En algunas regiones esta costumbre se celebra en Jeongwol Daeboreum(día de la Gran Luna Llena, 15 del primer mes lunar) o al día siguiente, llamado “Día de los fantasmas”. Para evitar que el espíritu se lleve los zapatos, esa noche la gente los esconde o bien los deja boca abajo. Además, con el fin de alejar a los malos espíritus, cuelgan en el techo tamices y aventadores (utensilio para separar el grano de la paja) o bien queman por la tarde semillas de pimiento o algodón para que desprendan mal olor.

Por otra parte, se dice que si se juega en el subibaja el primer día del año, se puede pasar todo ese año sin hongos en los pies. Asimismo, las cometas son otra de las diversiones de la gente desde los últimos días del año lunar hasta la Gran Luna Llena del año nuevo. Este día se escribe sobre el cuerpo y las colas de las cometas frases como “Adiós al infortunio”, “Adiós al infortunio y bienvenida a la buena fortuna”, y las vuelan muy lejospara alejar la mala suerte. En cambio, nunca lo hacían después del día de la Gran Luna Llena porque se creía que podía atraer la mala suerte.

La ropa que visten en Seol, tanto hombre como mujeres, reciben el nombre de seolbim. En el libro Gyeongdo japji (Crónica de la capital), se le llama sejang (galas de año nuevo) y en el libro Yeoryang sesigi (Almanaque de costumbres y festividades estacionales de la capital), sebieum.

La razón de esta concentración de costumbres estacionales en torno al Año Nuevo Lunar se debe a que es una época de descanso de las tareas agrícolas y un período sagrado por ser el comienzo de año y, como tal, se cree que se cumplen todos los deseos que se pidan.

Audio

more

primer día del Año Nuevo Lunar

primer día del Año Nuevo Lunar
Ubicación de la enciclopedia

costumbres estacionales de Corea > Enero > Enero > Vacaciones estacionales

Autor KimMyungja(金明子)

Se denomina Seol o Seolnal al primer día del Año Nuevo Lunar. También recibe los nombres deWonil (primer día), Wondan (primera mañana), Wonjeong (primer mes), Wonsin (primera hora), Wonjo (primera mañana), Jeongjo (mañana del primer mes), Sesu (cabeza del año), Secho (comienzo del año), Yeondu (cabeza del año), Yeonsu (cabeza del año) y Yeonsi (comienzo del año). En el libro Goryeosa (Historia de Goryeo)se nombra al Seol como una de las nueve grandes ceremonias estacionales de ofrenda, junto con el Sangwon (alto comienzo, 15 del primer mes lunar), el Sangsa (primer día de la serpiente del año lunar, lit. día de la alta serpiente), el Hansik (día de la comida fría, centésimo quinto día tras el solsticio de invierno), el Dano (el primer quinto, 5 del quinto mes lunar), el Chuseok (fiesta de la cosecha, 15 del octavo mes lunar), el Junggu (día del doble nueve, 9 del noveno mes lunar), el Palgwan (día de ocho puertas, 15 del décimo mes lunar) y el Dongji (solsticio de invierno). En el período Joseon, el Seol era una de las cuatro grandes festividades del reino, junto con el Hansik, el Dano y el Chuseok. En la mañana del primer día del Año Nuevo Lunar se realiza un rito de ofrenda a los antepasados o charye (lit. ofrenda de té), que preside el primogénito del linaje. La ceremonia está destinada a los antepasados de hasta la cuarta generación, pues a las generaciones anteriores se les rinde homenaje ante sus tumbas en las ceremonias estacionales o sije. Finalizado el charye, los familiares más próximos visitan las tumbas; aunque últimamente se prefiere realizar esta visita antes o después de Seol. En el período Joseon, también los ministros se arrodillaban ante el rey para ofrecerle las reverencias de año nuevo. Por otra parte, el primer día del Año Nuevo Lunar se realiza en los hogares el antaek (lit. casa pacífica) con el fin de pedir por la paz y el bienestar de la familia. El antaek es el rito chamanista más típico de año nuevo. Se celebra en las casas particulares, a donde invitan a un chamán para que presida el acto. Es una ceremonia de mayores dimensiones que un gosa, que consiste en ofrecer un sacrificio a los espíritus para atraer la buena suerte y alejar las desgracias. En algunas regiones lo llaman hongsumaegi o hoengsumagi (protección contra los espíritus malignos) y las amas de casa acuden al chamán que frecuentan normalmente o lo invitan a casa para rezar con él, frotando las palmas de la mano. El rito puede realizarse también en la casa del chamán y, como consiste en protegerse de desgracias e imprevistos, se lleva a cabo con especial cuidado si se anuncia un año poco afortunado para alguno de los miembros de la familia. Terminado el hongsumaegi, se hace un muñeco de paja y en su interior se guarda un poco de dinero y un papel con la fecha y la hora de nacimiento de la persona por la que oran. A continuación se abandona el muñeco en una encrucijada de tres o cuatro caminos como un modo simbólico de alejar la mala suerte. La comida más típica de sechan(comidas del primer día del Año Nuevo Lunar) es tteokguk, una sopa de pastel de arroz. Dicen que hay que tomar esta sopa si se quiere cumplir un año más. También existe la tradición de colgar un bokjori, que es un colador de la buena suerte hecho de bambú. En el palacio real era costumbre ofrecerle al rey como presente una pintura de año nuevo o sehwa, en la que estaban representados el espíritu de la longevidad, el hada de la inmortalidad, las divinidades tutelares de cada día y otras divinidades taoístas que alejaban las desgracias. Sin embargo, en las casas comunes, lo normal es pegar en la puerta principal, papel hanji (papel tradicional coreano) con ideogramas chinos de “dragón” y “tigre”. En la madrugada del primer día del Año Nuevo Lunar, se sale a caminar por las calles para escuchar algún sonido. Si se escucha el canto de una urraca, es un presagio auspicioso; pero si es un cuervo, se piensa que es de mal agüero. Se cree también que en la noche del primer día del año baja del cielo un espíritu llamado Yagwanggwi (espíritu nocturno brillante). Este se prueba los zapatos que encuentra en las puertas de las casas y se lleva los que mejor le quedan. Entonces, ese año, la persona que se queda sin sus zapatos tendrá mala suerte. En algunas regiones esta costumbre se celebra en Jeongwol Daeboreum(día de la Gran Luna Llena, 15 del primer mes lunar) o al día siguiente, llamado “Día de los fantasmas”. Para evitar que el espíritu se lleve los zapatos, esa noche la gente los esconde o bien los deja boca abajo. Además, con el fin de alejar a los malos espíritus, cuelgan en el techo tamices y aventadores (utensilio para separar el grano de la paja) o bien queman por la tarde semillas de pimiento o algodón para que desprendan mal olor. Por otra parte, se dice que si se juega en el subibaja el primer día del año, se puede pasar todo ese año sin hongos en los pies. Asimismo, las cometas son otra de las diversiones de la gente desde los últimos días del año lunar hasta la Gran Luna Llena del año nuevo. Este día se escribe sobre el cuerpo y las colas de las cometas frases como “Adiós al infortunio”, “Adiós al infortunio y bienvenida a la buena fortuna”, y las vuelan muy lejospara alejar la mala suerte. En cambio, nunca lo hacían después del día de la Gran Luna Llena porque se creía que podía atraer la mala suerte. La ropa que visten en Seol, tanto hombre como mujeres, reciben el nombre de seolbim. En el libro Gyeongdo japji (Crónica de la capital), se le llama sejang (galas de año nuevo) y en el libro Yeoryang sesigi (Almanaque de costumbres y festividades estacionales de la capital), sebieum. La razón de esta concentración de costumbres estacionales en torno al Año Nuevo Lunar se debe a que es una época de descanso de las tareas agrícolas y un período sagrado por ser el comienzo de año y, como tal, se cree que se cumplen todos los deseos que se pidan.