Acto de quema de la Casa de la Luna(烧月亮屋)

Palabra clave

송천달집태우기 ( 烧月亮屋 )

Ubicación de la enciclopedia

Creencias Populares de Corea > Creencia aldea > Ritual

Autor PyoInju(表仁柱)

Daljiptaeugi es un ritual efectuado para orar por la buena cosecha y la paz en el pueblo mediante el acto de quemar la daljip que significa “casa de la luna” hecha con bambú y ramas de pino cuando la luna se alza en el día de Jeongwoldaeboreum, el día 15 del primer mes del calendario lunar.

Hacer una daljip es un acto de enclausurar la deidad lunar en la casa en el mismo sentido que la deidad tutelar del pueblo está enclausurada en un santuario. El acto de quemar el daljip se ve como un intento para maximizar la fuerza vital de todos los seres vivos del Universo por causa de la unión entre dos tipos de energías del fuego: el Yin que está representada por la luna y el Yang que es la energía del sol. La primera luna llena del año se considera que su poder mágico llega al nivel más alto. A razón de esto, muchas costumbres relacionadas a la luna se practican justamente en el primer mes del calendario lunar.

En el 15 de enero del calendario lunar, cuando se oye la músida de agricultores alrededor de las 2 o 3 de la tarde, los aldeanos estarán listos para ir a recolectar bambú y ramas de pino bajo instrucciones del líder. Al regresar a la aldea, ellos empiezan a elaborar una casa de la luna en un lugar donde se puede observar la villa de un vistazo.

Como paso siguiente, erigen un tallo de bambú que lleva hojas tapado por un techo cónico de paja con una puerta que se abre hacia el este. Los aldeanos traen paja para acumularla dentro de la daljip y ponen ramas de pino sobre la acumulación de paja como la capa superior, tras lo cual ofrecen oraciones. Y luego, los lugareños interpretan la música tradicional de agricultores dando vueltas alededor del daljip.

Cuando la luna se levanta sobre las montañas, un aldeano dice “la luna está subiendo” en voz alta, entonces el líder del pueblo hace un fuego dentro y fuera del daljip. Junto con el rugido de la multitud gritando “la luna ha subido ya, ¡quémala!”, el sonido atornoador de la música de percusión, el crujido de bambú y ramas de pino y el sonido del fuego sacuden el cielo y la tierra.

Se cree que las llamas que se eleva más alto que aquellas del pueblo vecino traerán una buena cosecha, a cuausa de esto, la competencia puede ser feroz. En cambio, se piensa que el crujido de bambú ahuyenta la mala suerte, por lo cual los aldeanos intentan echar la mayor cantidad de tallos de bambú posible al fuego. Además, Las perspectivas para la próxima cosecha se determinan por la dirección en la que se derrumbe la daljip después de quemarse. La daljiptaeugi es un ritual simbólico para orar por una buena cosecha y evitar que venga la mala suerte por medio de la eliminación de impurezas con fuego.

Acto de quema de la Casa de la Luna

Acto de quema de la Casa de la Luna
Ubicación de la enciclopedia

Creencias Populares de Corea > Creencia aldea > Ritual

Autor PyoInju(表仁柱)

Daljiptaeugi es un ritual efectuado para orar por la buena cosecha y la paz en el pueblo mediante el acto de quemar la daljip que significa “casa de la luna” hecha con bambú y ramas de pino cuando la luna se alza en el día de Jeongwoldaeboreum, el día 15 del primer mes del calendario lunar. Hacer una daljip es un acto de enclausurar la deidad lunar en la casa en el mismo sentido que la deidad tutelar del pueblo está enclausurada en un santuario. El acto de quemar el daljip se ve como un intento para maximizar la fuerza vital de todos los seres vivos del Universo por causa de la unión entre dos tipos de energías del fuego: el Yin que está representada por la luna y el Yang que es la energía del sol. La primera luna llena del año se considera que su poder mágico llega al nivel más alto. A razón de esto, muchas costumbres relacionadas a la luna se practican justamente en el primer mes del calendario lunar. En el 15 de enero del calendario lunar, cuando se oye la músida de agricultores alrededor de las 2 o 3 de la tarde, los aldeanos estarán listos para ir a recolectar bambú y ramas de pino bajo instrucciones del líder. Al regresar a la aldea, ellos empiezan a elaborar una casa de la luna en un lugar donde se puede observar la villa de un vistazo. Como paso siguiente, erigen un tallo de bambú que lleva hojas tapado por un techo cónico de paja con una puerta que se abre hacia el este. Los aldeanos traen paja para acumularla dentro de la daljip y ponen ramas de pino sobre la acumulación de paja como la capa superior, tras lo cual ofrecen oraciones. Y luego, los lugareños interpretan la música tradicional de agricultores dando vueltas alededor del daljip. Cuando la luna se levanta sobre las montañas, un aldeano dice “la luna está subiendo” en voz alta, entonces el líder del pueblo hace un fuego dentro y fuera del daljip. Junto con el rugido de la multitud gritando “la luna ha subido ya, ¡quémala!”, el sonido atornoador de la música de percusión, el crujido de bambú y ramas de pino y el sonido del fuego sacuden el cielo y la tierra. Se cree que las llamas que se eleva más alto que aquellas del pueblo vecino traerán una buena cosecha, a cuausa de esto, la competencia puede ser feroz. En cambio, se piensa que el crujido de bambú ahuyenta la mala suerte, por lo cual los aldeanos intentan echar la mayor cantidad de tallos de bambú posible al fuego. Además, Las perspectivas para la próxima cosecha se determinan por la dirección en la que se derrumbe la daljip después de quemarse. La daljiptaeugi es un ritual simbólico para orar por una buena cosecha y evitar que venga la mala suerte por medio de la eliminación de impurezas con fuego.