Suyeong Nongcheong Nori

Ubicación de la enciclopedia

Artes Folclóricas de Corea

Autor BaeDosik(裵桃植)

Un juego folclórico para ludificar las actividades agrícolas de las asambleas comunitarias en la región costera de Suyeong, Busan, durante la dinastía Joseon.

Suyeong es una región con tierra fértil y pesca abundante, gracias a su ubicación donde se encuentran el río y el mar. Por eso, los habitantes de esta región gozaban de buenos cultivos, a la vez que vivían tanto de actividades agrícolas como pesqueras. Dada la vasta extensión del área de cultivo a la vera del río, la gente de la región se vio en la necesidad de organizarse con el propósito realizar las actividades de cultivo con mayor eficacia. De este modo se instauraron las asambleas comunitarias llamadas nongcheong, para discutir sobre los asuntos de la agricultura. Estas organizaciones tenían su sede situada en la parte central de cada región, en la que ejercían sus funciones administrativas y también guardaban las herramientas de trabajo. Sus miembros incluían a todos los habitantes con capacidad de trabajar, los cuales estaban bajo el mando de un director que les guiaba. Este director y sus asistentes recibían el nombre de haengsu y dogam, respectivamente. Bajo su mandato, se encontraba el sucheonggak, quien era el encargado de supervisar todos los trabajos agriculturales. Por último, había un escribano con la función de registrar las actividades importantes.

A causa de la amplitud de esta región, se daban dificultades al ahora de manejar todos los trabajos de forma unificada. Por este motivo, existían dos centros: uno para el norte y otro para el sur. En cuanto a los trabajos agrícolas, estos eran principalmente efectuados por hombres, pero las mujeres y los niños también ayudaban cuando se trasplantaban los semilleros de arroz. Las mujeres participantes concurrían por separado a un centro llamado naebangcheong, y los niños se reunían en los centros mogicheong. Tanto al inicio como al final de los trabajos, todo el mundo se reunía al escuchar la señal del yeonggak, una corneta tallada de madera de paulownia también llamada ttaengari. Entonces, los miembros del nongcheong se movilizaban en una forma muy organizada siguiendo las órdenes del director.

El trabajo de mayor urgencia e importancia era la trasplantación de los semilleros de arroz, el desgranado de cebada y la cosecha. El orden en que se realizaban tales trabajos era dictado según los tiempos estimados y la costumbre. Sin embargo, a veces la política se entrometía y era necesario seguir las órdenes de las personas con mayor influencia. Los miembros de estas uniones se movilizaban también para realizar otros trabajos colectivos como el corte del césped o la reparación de las rutas. Para no aburrirse durante estos trabajos menores, y para darles más eficacia, se crearon canciones de música folclóricas. Esto no quiere decir que se perdiera el orden: Las reglas de trabajo debían observarse y su violación siempre era penalizada. Al tratarse de una región agrícola y pesquera cercana a una gran urbe, sus centros administrativos continuaron existiendo hasta principios de los 60. De ahí que sea tan fácil conocer y recrear los cantos, herramientas y vestimentas utilizadas durante su fiesta de labranza.

Este evento comenzaba con «la canción de la poda», entonada al cortar la hierba necesaria para hacer fertilizantes, luego seguía «la canción del arado» mientras se emparejaba el arrozal y así se continuaba con títulos como «la canción del trasplante del arroz», «la canción de la escarda» y «la canción de la cosecha ». Al terminar estas actividades, ya con tiempo libre, se organizaban otros eventos de entretenimiento como las luchas de toros y bailes con canciones que a pesar tener un tono divertido reflejaban la dura y triste realidad de la vida con sus ritmos lentos.

Suyeong Nongcheong Nori

Suyeong Nongcheong Nori
Ubicación de la enciclopedia

Artes Folclóricas de Corea

Autor BaeDosik(裵桃植)

Un juego folclórico para ludificar las actividades agrícolas de las asambleas comunitarias en la región costera de Suyeong, Busan, durante la dinastía Joseon. Suyeong es una región con tierra fértil y pesca abundante, gracias a su ubicación donde se encuentran el río y el mar. Por eso, los habitantes de esta región gozaban de buenos cultivos, a la vez que vivían tanto de actividades agrícolas como pesqueras. Dada la vasta extensión del área de cultivo a la vera del río, la gente de la región se vio en la necesidad de organizarse con el propósito realizar las actividades de cultivo con mayor eficacia. De este modo se instauraron las asambleas comunitarias llamadas nongcheong, para discutir sobre los asuntos de la agricultura. Estas organizaciones tenían su sede situada en la parte central de cada región, en la que ejercían sus funciones administrativas y también guardaban las herramientas de trabajo. Sus miembros incluían a todos los habitantes con capacidad de trabajar, los cuales estaban bajo el mando de un director que les guiaba. Este director y sus asistentes recibían el nombre de haengsu y dogam, respectivamente. Bajo su mandato, se encontraba el sucheonggak, quien era el encargado de supervisar todos los trabajos agriculturales. Por último, había un escribano con la función de registrar las actividades importantes. A causa de la amplitud de esta región, se daban dificultades al ahora de manejar todos los trabajos de forma unificada. Por este motivo, existían dos centros: uno para el norte y otro para el sur. En cuanto a los trabajos agrícolas, estos eran principalmente efectuados por hombres, pero las mujeres y los niños también ayudaban cuando se trasplantaban los semilleros de arroz. Las mujeres participantes concurrían por separado a un centro llamado naebangcheong, y los niños se reunían en los centros mogicheong. Tanto al inicio como al final de los trabajos, todo el mundo se reunía al escuchar la señal del yeonggak, una corneta tallada de madera de paulownia también llamada ttaengari. Entonces, los miembros del nongcheong se movilizaban en una forma muy organizada siguiendo las órdenes del director. El trabajo de mayor urgencia e importancia era la trasplantación de los semilleros de arroz, el desgranado de cebada y la cosecha. El orden en que se realizaban tales trabajos era dictado según los tiempos estimados y la costumbre. Sin embargo, a veces la política se entrometía y era necesario seguir las órdenes de las personas con mayor influencia. Los miembros de estas uniones se movilizaban también para realizar otros trabajos colectivos como el corte del césped o la reparación de las rutas. Para no aburrirse durante estos trabajos menores, y para darles más eficacia, se crearon canciones de música folclóricas. Esto no quiere decir que se perdiera el orden: Las reglas de trabajo debían observarse y su violación siempre era penalizada. Al tratarse de una región agrícola y pesquera cercana a una gran urbe, sus centros administrativos continuaron existiendo hasta principios de los 60. De ahí que sea tan fácil conocer y recrear los cantos, herramientas y vestimentas utilizadas durante su fiesta de labranza. Este evento comenzaba con «la canción de la poda», entonada al cortar la hierba necesaria para hacer fertilizantes, luego seguía «la canción del arado» mientras se emparejaba el arrozal y así se continuaba con títulos como «la canción del trasplante del arroz», «la canción de la escarda» y «la canción de la cosecha ». Al terminar estas actividades, ya con tiempo libre, se organizaban otros eventos de entretenimiento como las luchas de toros y bailes con canciones que a pesar tener un tono divertido reflejaban la dura y triste realidad de la vida con sus ritmos lentos.