Sugeondolligi

Ubicación de la enciclopedia

Artes Folclóricas de Corea

Autor BaekMinyoung(白旻永)

Un juego en que los niños se sientan formando un círculo y cantan una canción mientras que un participante es designado para recorrer el exterior del círculo buscando a su sucesor.

En algunas regiones este juego se llama sugeonchatgi (la búsqueda del pañuelo) y es muy accesible por la posibilidad de realizarlo en cualquier lugar donde haya espacio para que muchas personas puedan sentarse juntas. Además, su forma de juego no es difícil, lo que lo hace una actividad ideal para las excursiones grupales.

Algunos dicen que este juego se originó en Inglaterra, donde hay una canción que dice: «Escribí una carta a mi amado, pero se me cayó en el camino, alguien aquí la encontró y se la guardó en el bolsillo». Se dice que la letra de la canción es un reflejo de la tradición del matrimonio forzado en una época más antigua. De cualquier forma, el juego del pañuelo logró establecerse en Corea como una tradición.

Hay tres formas de jugarlo. En la primera se elige a un participante a través de piedra, papel o tijera para designarlo como el seleccionador y los demás se sientan en círculo. Si hay muchos miembros, se pueden elegir dos o tres seleccionadores, para aumentar la intensidad del juego. El seleccionador lleva un pañuelo en la mano y circula alrededor de los demás para dejar el pañuelo a las espaldas de uno de ellos. Esto debe hacerse con cuidado para que el elegido no note que le ha tocado el pañuelo. Mientras el seleccionador continúa su recorrido, los niños cantan todos juntos y de vez en cuando verifican con sus manos por la espalda que no les hayan dejado el pañuelo. Quien lo descubra, debe correr y atrapar al seleccionador antes de que este lo toque a él, de lo contrario pasará a ser el próximo seleccionador.

Por otra parte, si el seleccionador completa una vuelta al círculo y nadie nota la presencia del pañuelo, la persona que no logró detectarlo recibe un castigo como cantar, bailar o hacer algo ridículo, etc.

En la segunda forma, los participantes se sientan en círculo con las rodillas por delante y el seleccionador de coloca en el centro. En esta versión, los participantes hacen pasar el pañuelo a escondidas de persona a persona por debajo de sus rodillas. El seleccionador debe entonces adivinar la ubicación del pañuelo; si se equivoca, recibe un castigo, pero si acierta, el castigo es para quien tenía el pañuelo.

A diferencia de los primeros dos formatos, en la tercera y última forma no hay un seleccionador.

En esta, los niños se sientan en círculo y cantan una canción mientras que de mano en mano van pasando el pañuelo a la persona de al lado, siguiendo el ritmo de la música. Aquel que deje caer el pañuelo a mitad de la canción o aquel que lo tenga al terminar esta debe cumplir un castigo.

Gracias a que no hacen falta herramientas ni espacios especiales para jugarlo, cualquier persona puede disfrutar del sugeondolligi sin importar su edad ni su sexo. Además de que las ganas de evitar los castigos aumentan el entusiasmo entre los jugadores y ayuda al acondicionamiento físico, gracias a la actividad implicada en perseguir a los adversarios. Otro beneficio del juego es la mejora en la harmonía colectiva, conseguida a través de la actividad en conjunto, que a su vez facilita el aprendizaje de las canciones.

Sugeondolligi

Sugeondolligi
Ubicación de la enciclopedia

Artes Folclóricas de Corea

Autor BaekMinyoung(白旻永)

Un juego en que los niños se sientan formando un círculo y cantan una canción mientras que un participante es designado para recorrer el exterior del círculo buscando a su sucesor. En algunas regiones este juego se llama sugeonchatgi (la búsqueda del pañuelo) y es muy accesible por la posibilidad de realizarlo en cualquier lugar donde haya espacio para que muchas personas puedan sentarse juntas. Además, su forma de juego no es difícil, lo que lo hace una actividad ideal para las excursiones grupales. Algunos dicen que este juego se originó en Inglaterra, donde hay una canción que dice: «Escribí una carta a mi amado, pero se me cayó en el camino, alguien aquí la encontró y se la guardó en el bolsillo». Se dice que la letra de la canción es un reflejo de la tradición del matrimonio forzado en una época más antigua. De cualquier forma, el juego del pañuelo logró establecerse en Corea como una tradición. Hay tres formas de jugarlo. En la primera se elige a un participante a través de piedra, papel o tijera para designarlo como el seleccionador y los demás se sientan en círculo. Si hay muchos miembros, se pueden elegir dos o tres seleccionadores, para aumentar la intensidad del juego. El seleccionador lleva un pañuelo en la mano y circula alrededor de los demás para dejar el pañuelo a las espaldas de uno de ellos. Esto debe hacerse con cuidado para que el elegido no note que le ha tocado el pañuelo. Mientras el seleccionador continúa su recorrido, los niños cantan todos juntos y de vez en cuando verifican con sus manos por la espalda que no les hayan dejado el pañuelo. Quien lo descubra, debe correr y atrapar al seleccionador antes de que este lo toque a él, de lo contrario pasará a ser el próximo seleccionador. Por otra parte, si el seleccionador completa una vuelta al círculo y nadie nota la presencia del pañuelo, la persona que no logró detectarlo recibe un castigo como cantar, bailar o hacer algo ridículo, etc. En la segunda forma, los participantes se sientan en círculo con las rodillas por delante y el seleccionador de coloca en el centro. En esta versión, los participantes hacen pasar el pañuelo a escondidas de persona a persona por debajo de sus rodillas. El seleccionador debe entonces adivinar la ubicación del pañuelo; si se equivoca, recibe un castigo, pero si acierta, el castigo es para quien tenía el pañuelo. A diferencia de los primeros dos formatos, en la tercera y última forma no hay un seleccionador. En esta, los niños se sientan en círculo y cantan una canción mientras que de mano en mano van pasando el pañuelo a la persona de al lado, siguiendo el ritmo de la música. Aquel que deje caer el pañuelo a mitad de la canción o aquel que lo tenga al terminar esta debe cumplir un castigo. Gracias a que no hacen falta herramientas ni espacios especiales para jugarlo, cualquier persona puede disfrutar del sugeondolligi sin importar su edad ni su sexo. Además de que las ganas de evitar los castigos aumentan el entusiasmo entre los jugadores y ayuda al acondicionamiento físico, gracias a la actividad implicada en perseguir a los adversarios. Otro beneficio del juego es la mejora en la harmonía colectiva, conseguida a través de la actividad en conjunto, que a su vez facilita el aprendizaje de las canciones.