Sossaum

Palabra clave

소싸움 ( Sossaum )

Ubicación de la enciclopedia

Artes Folclóricas de Corea

Autor BaeDosik(裵桃植)

Una lucha entre toros que solía ser organizada por los niños cuyo trabajo era llevar a los animales a pastar, pero que en la actualidad es un espectáculo realizado en estadios con toros criados por expertos para ese propósito.

Se desconoce la historia de las luchas de toros debido a la falta de registros sobre el tema. Aunque dado que los seres humanos han criado toros desde hace unos tres mil años, se considera que la historia de las luchas de toros tiene una antigüedad similar.

En el pasado, eran los niños quienes sacaban a pastar a los toros y, al ver que en ocasiones la alta concentración de estos animales en la misma área resultaba en choques entre ellos, los niños comenzaron a organizar batallas entre sus propios toros a modo de diversión.

El arma más grande en esta justa son los cuernos del toro, aunque el entrenamiento es igualmente importante, pues una buena alimentación sin entrenamiento produciría animales gordos que no servirían para luchar. Por esta razón, las casas con toros de lucha no dejaban pasar un día sin entrenar. Estos entrenamientos incluían actividades para incrementar la fuerza física, como correr por las veredas o tirar de neumáticos viejos llenos de piedras o cemento u otras cargas pesadas para fomentar la resistencia.

El toro de lucha debe ser fuerte, así que no se le da el mismo forraje que a los animales usados para la labranza, sino que con regularidad se les suministran alimentos ricos en nutrición y, antes de ir a la batalla, se les dan también medicinas revitalizadoras, analgésicos y calmantes, con el propósito de aliviar los dolores sufridos por los choques con sus adversarios.

El evento empieza con la medición del peso de los toros para designarlos a la categoría adecuada: la primera, de más de 730 kilos; la segunda, de entre 641 y 729 kilos, o la tercera, de menos de 640 kilos. Entonces, dos toros de la misma categoría salen juntos a la arena y se miran fijamente —a lo que se le conoce como nunssaum (la lucha de miradas). Luego, los toros comienzan a luchar siguiendo las incitaciones de sus dueños, quienes continúan dando gritos de apoyo durante el transcurso de la pelea. La duración de estas peleas suele ser de 20 o 30 minutos, aunque pueden llegar a durar más de una hora, hasta que el ganador sea declarado por los dogam (jueces y administradores de la arena). La decisión se toma cuando uno de los dos toros huye o cae al suelo. Las señales típicas de que un toro está a punto de abandonar la batalla incluyen la respiración agitada, la defecación y la salivación excesiva. Cuando un toro pierde la voluntad de pelear, normalmente busca un lugar a donde huir y baja el rabo.

La clave para ganar está en la fuerza, pues con esta se puede vencer hasta los contrincantes con la mejor técnica; desde luego, tener ambas sería lo mejor.

A pesar de que en el pasado era posible observar las luchas de toros que ocurrían de manera espontánea en el campo, hoy en día su crianza en establos para la producción de carne ha hecho que tales batallas desparezcan. En su lugar, se organizan eventos de lucha entre toros bien entrenados por expertos para entretener a la audiencia. Los toros ganadores de estos eventos reciben muchas compensaciones y su valor monetario llega al máximo.

El sossaum es un juego folclórico con mucha tradición. En épocas en las que no había muchas distracciones para divertirse, este juego ofrecía a los habitantes locales una buena oportunidad para recrearse. El entusiasmo generado por la enorme bestia atacando a su oponente con sus imponentes cuernos hacía que todos se estremecieran. Tal vez sea por esos buenos recuerdos que este juego no ha sido olvidado por la gente, incluso en estos días en que hay tantas opciones de entretenimiento.

Sossaum

Sossaum
Ubicación de la enciclopedia

Artes Folclóricas de Corea

Autor BaeDosik(裵桃植)

Una lucha entre toros que solía ser organizada por los niños cuyo trabajo era llevar a los animales a pastar, pero que en la actualidad es un espectáculo realizado en estadios con toros criados por expertos para ese propósito. Se desconoce la historia de las luchas de toros debido a la falta de registros sobre el tema. Aunque dado que los seres humanos han criado toros desde hace unos tres mil años, se considera que la historia de las luchas de toros tiene una antigüedad similar. En el pasado, eran los niños quienes sacaban a pastar a los toros y, al ver que en ocasiones la alta concentración de estos animales en la misma área resultaba en choques entre ellos, los niños comenzaron a organizar batallas entre sus propios toros a modo de diversión. El arma más grande en esta justa son los cuernos del toro, aunque el entrenamiento es igualmente importante, pues una buena alimentación sin entrenamiento produciría animales gordos que no servirían para luchar. Por esta razón, las casas con toros de lucha no dejaban pasar un día sin entrenar. Estos entrenamientos incluían actividades para incrementar la fuerza física, como correr por las veredas o tirar de neumáticos viejos llenos de piedras o cemento u otras cargas pesadas para fomentar la resistencia. El toro de lucha debe ser fuerte, así que no se le da el mismo forraje que a los animales usados para la labranza, sino que con regularidad se les suministran alimentos ricos en nutrición y, antes de ir a la batalla, se les dan también medicinas revitalizadoras, analgésicos y calmantes, con el propósito de aliviar los dolores sufridos por los choques con sus adversarios. El evento empieza con la medición del peso de los toros para designarlos a la categoría adecuada: la primera, de más de 730 kilos; la segunda, de entre 641 y 729 kilos, o la tercera, de menos de 640 kilos. Entonces, dos toros de la misma categoría salen juntos a la arena y se miran fijamente —a lo que se le conoce como nunssaum (la lucha de miradas). Luego, los toros comienzan a luchar siguiendo las incitaciones de sus dueños, quienes continúan dando gritos de apoyo durante el transcurso de la pelea. La duración de estas peleas suele ser de 20 o 30 minutos, aunque pueden llegar a durar más de una hora, hasta que el ganador sea declarado por los dogam (jueces y administradores de la arena). La decisión se toma cuando uno de los dos toros huye o cae al suelo. Las señales típicas de que un toro está a punto de abandonar la batalla incluyen la respiración agitada, la defecación y la salivación excesiva. Cuando un toro pierde la voluntad de pelear, normalmente busca un lugar a donde huir y baja el rabo. La clave para ganar está en la fuerza, pues con esta se puede vencer hasta los contrincantes con la mejor técnica; desde luego, tener ambas sería lo mejor. A pesar de que en el pasado era posible observar las luchas de toros que ocurrían de manera espontánea en el campo, hoy en día su crianza en establos para la producción de carne ha hecho que tales batallas desparezcan. En su lugar, se organizan eventos de lucha entre toros bien entrenados por expertos para entretener a la audiencia. Los toros ganadores de estos eventos reciben muchas compensaciones y su valor monetario llega al máximo. El sossaum es un juego folclórico con mucha tradición. En épocas en las que no había muchas distracciones para divertirse, este juego ofrecía a los habitantes locales una buena oportunidad para recrearse. El entusiasmo generado por la enorme bestia atacando a su oponente con sus imponentes cuernos hacía que todos se estremecieran. Tal vez sea por esos buenos recuerdos que este juego no ha sido olvidado por la gente, incluso en estos días en que hay tantas opciones de entretenimiento.