Gongjuk

Ubicación de la enciclopedia

Artes Folclóricas de Corea

Autor HanNamsoo(韓男洙)

Un juego con un gongjuk (diábolo) que es lanzado y recibido con una cuerda.

Se cree que este juego fue diseñado a base del juego chino llamado dugongjuk (un juego con un tronco hueco de bambú), aunque no se sabe cuándo fue traído a Corea. Al gongjuk también se le conoce como «el juego del jukbangul (objeto con forma de reloj de arena)», «girar el jjukbangul (ortografía regional)», «recoger el jukbangul», «manipular el jukbangul», «lanzar el jukbangul» o simplemente como «el juego del carrete».

El juego de diábolo coreano utiliza comúnmente el diábolo de dos caras y no tiene mucha variedad de malabares, considerando la simplicidad de sus cuerdas y palillos. El chino, por otra parte, es una demostración artística que se expresa con sutileza y variedad, en base a la velocidad del impulso, la longitud de la cuerda, el modo de enrollar la cuerda, la dirección del artefacto, su peso y tamaño.

Los diábolos se categorizan en los de dos caras simétricas, los de un solo lado y los asimétricos. Los de un solo lado consisten en un palo con forma de manija unida al centro de un yunban (disco cónico); son más difíciles de balancear porque su peso está muy inclinado al lado del disco. Para efectuar tal acto, el eje debe disponerse justo en medio del artefacto, considerando el peso del disco y la distancia entre el centro del disco y el eje. El eje, la línea más importante al hacer girar el disco, debe ajustarse según la dirección y velocidad de los impulsos y tirones.

Los diábolos de dos caras simétricas consisten en dos conos unidos por medio de un eje creando una forma similar a la de un reloj de arena; son fáciles de hacer girar porque el peso de sus discos es igual en ambos lados. Si se reduce la velocidad o si se va enrollado por la cuerda, la persona que lo maneja debe controlar la altura y dirección con su mano derecha, desde este momento la mano izquierda se ajusta a la velocidad y movimientos de la mano derecha para que el disco se mantenga rectilíneo.

Los discos yunban son la clave de este artefacto, pues tienen agujeros alrededor de su circunferencia para producir un sonido de silbido. La fabricación de los agujeros consta de las siguientes fases: se pegan trozos de bambú cortados iguales para controlar el tamaño de los agujeros y el espacio entre ellos; se dejan secar los trozos adheridos con pegamento al interior del disco durante dos o tres días; se tapa el disco y se pone un objeto pesado sobre este para evitar que resulte despegado o torcido; y se deja secar una última vez. Una vez terminada su fabricación, se debe instalar en medio del eje. La fase final consiste en nivelar la superficie del disco para que se mantenga el equilibrio entre su circunferencia y la de los agujeros de sonido; se confirma el balance del peso del disco y se decora con dibujos.

Los agujeros de sonido se dividen en grandes y pequeños, para sonidos graves y agudos respectivamente. Para producir el mejor sonido, es importante mantener un equilibrio en las siguientes medidas: tamaño, márgenes, altura, densidad de los discos y balance del peso. Sin embargo, los discos cilíndricos y los agujeros de sonido del artefacto de dos caras prácticamente han desaparecido con la aparición de los diábolos de goma y plástico.

El diábolo asimétrico no sigue las formas estándares; su tamaño, peso, eje y palillos son muy poco tradicionales y los hay de diferentes formas y materiales, tales como los diábolos gigantes, los de tapa de recipiente de cerámica, los derivados de ruedas de bicicleta, los miniatura, hechos con cobre o hierro, o los de discos múltiples en una sola cuerda sin palillos.

Gongjuk

Gongjuk
Ubicación de la enciclopedia

Artes Folclóricas de Corea

Autor HanNamsoo(韓男洙)

Un juego con un gongjuk (diábolo) que es lanzado y recibido con una cuerda. Se cree que este juego fue diseñado a base del juego chino llamado dugongjuk (un juego con un tronco hueco de bambú), aunque no se sabe cuándo fue traído a Corea. Al gongjuk también se le conoce como «el juego del jukbangul (objeto con forma de reloj de arena)», «girar el jjukbangul (ortografía regional)», «recoger el jukbangul», «manipular el jukbangul», «lanzar el jukbangul» o simplemente como «el juego del carrete». El juego de diábolo coreano utiliza comúnmente el diábolo de dos caras y no tiene mucha variedad de malabares, considerando la simplicidad de sus cuerdas y palillos. El chino, por otra parte, es una demostración artística que se expresa con sutileza y variedad, en base a la velocidad del impulso, la longitud de la cuerda, el modo de enrollar la cuerda, la dirección del artefacto, su peso y tamaño. Los diábolos se categorizan en los de dos caras simétricas, los de un solo lado y los asimétricos. Los de un solo lado consisten en un palo con forma de manija unida al centro de un yunban (disco cónico); son más difíciles de balancear porque su peso está muy inclinado al lado del disco. Para efectuar tal acto, el eje debe disponerse justo en medio del artefacto, considerando el peso del disco y la distancia entre el centro del disco y el eje. El eje, la línea más importante al hacer girar el disco, debe ajustarse según la dirección y velocidad de los impulsos y tirones. Los diábolos de dos caras simétricas consisten en dos conos unidos por medio de un eje creando una forma similar a la de un reloj de arena; son fáciles de hacer girar porque el peso de sus discos es igual en ambos lados. Si se reduce la velocidad o si se va enrollado por la cuerda, la persona que lo maneja debe controlar la altura y dirección con su mano derecha, desde este momento la mano izquierda se ajusta a la velocidad y movimientos de la mano derecha para que el disco se mantenga rectilíneo. Los discos yunban son la clave de este artefacto, pues tienen agujeros alrededor de su circunferencia para producir un sonido de silbido. La fabricación de los agujeros consta de las siguientes fases: se pegan trozos de bambú cortados iguales para controlar el tamaño de los agujeros y el espacio entre ellos; se dejan secar los trozos adheridos con pegamento al interior del disco durante dos o tres días; se tapa el disco y se pone un objeto pesado sobre este para evitar que resulte despegado o torcido; y se deja secar una última vez. Una vez terminada su fabricación, se debe instalar en medio del eje. La fase final consiste en nivelar la superficie del disco para que se mantenga el equilibrio entre su circunferencia y la de los agujeros de sonido; se confirma el balance del peso del disco y se decora con dibujos. Los agujeros de sonido se dividen en grandes y pequeños, para sonidos graves y agudos respectivamente. Para producir el mejor sonido, es importante mantener un equilibrio en las siguientes medidas: tamaño, márgenes, altura, densidad de los discos y balance del peso. Sin embargo, los discos cilíndricos y los agujeros de sonido del artefacto de dos caras prácticamente han desaparecido con la aparición de los diábolos de goma y plástico. El diábolo asimétrico no sigue las formas estándares; su tamaño, peso, eje y palillos son muy poco tradicionales y los hay de diferentes formas y materiales, tales como los diábolos gigantes, los de tapa de recipiente de cerámica, los derivados de ruedas de bicicleta, los miniatura, hechos con cobre o hierro, o los de discos múltiples en una sola cuerda sin palillos.